Directora General: CARMEN LIRA SAADE
Director Fundador: CARLOS PAYAN VELVER  
Domingo 24 de febrero de 2008 Num: 677

Portada

Presentación

Bazar de asombros
HUGO GUTIÉRREZ VEGA

De un ciego resplandor
CHRISTIAN BARRAGÁN

Sic Transit
ATHOS DIMOULÁS

Vagabundos en la
propia tierra

JUAN MANUEL GARCÍA

Judíos
EDGAR AGUILAR

W. G. Sebald,
El viajero y el tiempo

ESTHER ANDRADI

Sherlock Holmes:
121 años de un mito

ADRIÁN MEDINA LIBERTY

Leer

Columnas:
Galería
ALEJANDRO MICHELENA

Las Rayas de la Cebra
VERÓNICA MURGUíA

Bemol Sostenido
ALONSO ARREOLA

Cinexcusas
LUIS TOVAR

Corporal
MANUEL STEPHENS

El Mono de Alambre
NOÉ MORALES MUÑOZ

Cabezalcubo
JORGE MOCH

Mentiras Transparentes
FELIPE GARRIDO

Al Vuelo
ROGELIO GUEDEA


Directorio
Núm. anteriores
jsemanal@jornada.com.mx

 

Alonso Arreola
alarreo@yahoo.com

NatGeo Music… sin pasaporte

¿Sabía usted que la agooda es la música callejera de Sierra Leona, que la iskista es una danza etiope en la que sobresalen los movimientos de hombros y pecho, que el orutu es un instrumento de una sola cuerda nacido en Kenya, o que la zarb es el principal tambor en las artes percusivas de la antigua Persia? Pues bien, estas son algunas de las cosas que podrá conocer si visita el glosario dentro del impresionante sitio del NatGeo Music Chanel, el nuevo lanzamiento de la National Geographic Society (nationalgeographic.com).

Recordemos que esta sociedad –mucho más que una revista– fue fundada en 1888 por Gardiner Greene Hubbard con la misión de “apoyar y difundir el conocimiento geográfico, promoviendo la conservación de las fuentes culturales, históricas y naturales del mundo”. Así, hoy cuenta con casi nueve millones de miembros y mantiene su sede en Washington, sosteniendo su reputación como una de las más importantes e innovadoras instituciones no lucrativas en el campo de la ciencia.

Bien conocida por la publicación de libros e impresos varios, y por la organización de exposiciones fotográficas trascendentales en la concienciación global, tiempo ha que extendió su campo de acción a la televisión, radio e internet de numerosos países, haciendo hincapié en la naturaleza o la sociedad humana; asimismo, ha contribuido económicamente a la realización de exhibiciones itinerantes, como la del Rey Tut, y al mantenimiento de su propio museo gratuito en Estados Unidos, así como a expediciones e investigaciones tipo el descubrimiento del Titanic, excavaciones en Machu Pichu, vuelos sobre el Polo Sur, exploraciones de Jacques-Yves Cousteau o la extracción de dinosaurios en los suelos de China.

Con todo, no fue sino hasta el pasado 15 de octubre de 2007 cuando la National Geographic estrenó en Italia su proyecto televisivo NatGeo Music, un encomiable esfuerzo por mostrar los sonidos urbanos y tradicionales de países o géneros normalmente excluidos del mercado popular. Ventana a un espectro insondable, este canal (el 407 de Cablevisión en México) cuenta con doce programas, las veinticuatro horas del día –sin la interrupción de anuncios externos– tales como The Mixer, Fresh Juice, Music Nomad, Fusions, From A To Zanzibar, Untz , Sessions Mickey, We Love Latinos, VJ For A Day, Song Rising, Place Jam Africa y We Love Legends.


Lila Downs

Llevando a sus televidentes a través de un verdadero viaje musical, NatGeo ofrece videos, conciertos, entrevistas y documentales “enfocándose en historias que hacen de la música un vehículo para el mejor entendimiento y apreciación de la comunidad global”. De artistas afamados como Ben Harper, Bebel Gilberto, K'naan, Michael Franti, Gogol Bordello, Gilberto Gil y Youssou N'Dour a lo más desconocido de las calles de Estambul, sobresalen en su abanico esas mini cápsulas llamadas Short Trips en las que, dentro de un par de minutos, podemos atestiguar un comparativo entre fiestas de barrio de Venezuela, Buenos Aires y Kingston, lo mismo que el funcionamiento de una fábrica de instrumentos en Salvador de Bahía, el hacer de un guitarrista callejero de los Balcanes o el arte de los encantadores de serpientes en Marrakesh.

Celebrando la diversidad, en media hora podemos escuchar a una banda italiana de pop, a un extraordinario conjunto de hip-hop de la República Checa, a un extravagante combo de acid-jazz de la Isla de Guadalupe, a un ingenuo intérprete de R&B de Montreal, y a leyendas como Bob Marley, Ibrahim Ferrer con Omara Portuondo, Juan Luis Guerra o el Gotan Project franco-argentino. Ahora que si hablamos de lo mexicano, según analizamos en su sitio en internet, tienen la mira puesta en una selección curiosa, medio fuera de foco, pero sin duda un paso honesto hacia el conocimiento de nuestra oferta. Ahí están Banda La Michoacana, Lila Downs, Vicente Fernández, Astrid Hadad, Los Camperos de Valles, Los de Abajo, Los Tigres del Norte, Mariachi Vargas, Lucha Reyes, Juan Reynoso, Graciana Silva y Chavela Vargas.

Finalmente, si usted es de ésos que aman la música por encima de géneros y procedencias, si es de quienes disfrutan sorprendiéndose con la arbitraria selección de gente en la que confía, si tiene la posibilidad de pagar televisión por cable y si desea superar la terrible frontera que esos monstruos tradicionales han levantado para proteger sus intereses financieros (hablamos de MTV, Telehit, VH1 e incluso de Film & Arts, Much Music, HBO Music o Sundance Chanel), entonces le recomendamos conectarse con NatGeo Music. No necesitará visas en el pasaporte ni le harán preguntas sobre sus ingresos o inclinaciones religiosas; no le mirarán los zapatos ni juzgarán la dirección de su mirada para ver si de verdad quiere vacacionar con su familia; no le repetirán tres veces las mismas preguntas para atraparlo en sus variables respuestas; en NatGeo sólo le recordarán que, de muchas y melodiosas formas, está usted acompañado.