Directora General: CARMEN LIRA SAADE
Director Fundador: CARLOS PAYAN VELVER  
Domingo 24 de febrero de 2008 Num: 677

Portada

Presentación

Bazar de asombros
HUGO GUTIÉRREZ VEGA

De un ciego resplandor
CHRISTIAN BARRAGÁN

Sic Transit
ATHOS DIMOULÁS

Vagabundos en la
propia tierra

JUAN MANUEL GARCÍA

Judíos
EDGAR AGUILAR

W. G. Sebald,
El viajero y el tiempo

ESTHER ANDRADI

Sherlock Holmes:
121 años de un mito

ADRIÁN MEDINA LIBERTY

Leer

Columnas:
Galería
ALEJANDRO MICHELENA

Las Rayas de la Cebra
VERÓNICA MURGUíA

Bemol Sostenido
ALONSO ARREOLA

Cinexcusas
LUIS TOVAR

Corporal
MANUEL STEPHENS

El Mono de Alambre
NOÉ MORALES MUÑOZ

Cabezalcubo
JORGE MOCH

Mentiras Transparentes
FELIPE GARRIDO

Al Vuelo
ROGELIO GUEDEA


Directorio
Núm. anteriores
jsemanal@jornada.com.mx

 

Hugo Gutiérrez Vega

APUNTES SOBRE EL TEATRO EN MÉXICO (X Y ÚLTIMA)

Sergio Magaña es, tal vez, nuestro dramaturgo más complicado y rico en matices. Magaña ha intentado todos los géneros y ha logrado, en buena medida, resultados espléndidos. No teme al melodrama, género amado por la sensibilidad popular, y lo asume hasta sus últimas consecuencias. Los signos del Zodíaco muestra todos los matices de este autor múltiple. En esta obra la vida y la muerte, la realidad y el deseo se confunden y giran en un laberinto barroco. Muchos creyeron ver en Los signos del Zodíaco una pieza testimonial y naturalista. Va mucho más allá. Rebasa el cuadro de costumbres y penetra en el interior de los entes de ficción que son reales a fuerza de inventados, de recreados atormentada y líricamente. Magaña es autor de un teatro épico muy malicioso y efectista, en el mejor sentido de la palabra. Su Moctezuma II termina donde empiezan los españoles y se hunde el imperio azteca. Es, además, autor de piezas breves de carácter poético, de comedias musicales como Rentas congeladas y Santísima, en las cuales la vida política y social del país es objeto de una disección valiente y sarcástica. En Santísima –basada en la Santa , de Federico Gambia, novela cumbre del naturalismo mexicano de principios de siglo, mito literario y testimonio de una moral social– el burdel que recuerda, a veces, a El balcón, de Genet, va más allá de la anécdota y se convierte en símbolo de la moral social, en visión que abarca todos los terrenos de la actividad enajenadora. Por eso, en esta obra, la anécdota es secundaria. Lo que importa es la atmósfera.

La creación del inba en 1946, el Festival Panamericano de Teatro, la fundación de la Escuela de Teatro, la del Teatro Universitario y del cut, son los hitos de nuestro teatro actual. Después de muchos años de ignorancia del teatro por parte de las autoridades, de repente proliferaron los concursos, los premios y los estímulos a la actividad teatral. La Compañía Nacional de Teatro ha logrado consolidarse y, a pesar de sus planteamientos convencionales y conservadores, ha tenido algunos aciertos escénicos. El teatro de la unam busca, experimenta, corrige y crece dentro de un ámbito de libertad y de cierta estrechez económica. Por otra parte, revaloriza al director: Gurrola, Mendoza, Margules, J. Castillo, G. Castillo, Tavira. Los teatreros universitarios de provincia –especialmente los de Veracruz, Guadalajara, Querétaro, Guanajuato, Morelia, Monterrey, Aguascalientes y San Luis Potosí, se profesionalizan y, sin tratar de competir con el todopoderoso teatro comercial, van ganando terreno y asegurando la permanencia de un público cada día más enterado y exigente.

Les he hablado de una aventura: la del teatro unido al contexto socio político del país. En México hay un “sentimiento trágico de la vida” de origen hispánico e indígena, pero hay, también, una voluntad de juego, de rito, de alegría vital, de fiesta. El país es una calavera sonriente del 2 de noviembre, un esqueleto danzarín que se ahoga de risa. El Rabinal Achí, las ceremonias nanoas, el teatro de la Conquista , la aventura barroca, el romanticismo, el teatro popular de las calles y las carpas, el actual movimiento teatral, todo se une para entregarnos el panorama de un país contradictorio en el que todo es teatro, aunque, a veces, no sea buen teatro.

jornadasem@jornada.com.mx