Directora General: CARMEN LIRA SAADE
Director Fundador: CARLOS PAYAN VELVER  
Domingo 24 de febrero de 2008 Num: 677

Portada

Presentación

Bazar de asombros
HUGO GUTIÉRREZ VEGA

De un ciego resplandor
CHRISTIAN BARRAGÁN

Sic Transit
ATHOS DIMOULÁS

Vagabundos en la
propia tierra

JUAN MANUEL GARCÍA

Judíos
EDGAR AGUILAR

W. G. Sebald,
El viajero y el tiempo

ESTHER ANDRADI

Sherlock Holmes:
121 años de un mito

ADRIÁN MEDINA LIBERTY

Leer

Columnas:
Galería
ALEJANDRO MICHELENA

Las Rayas de la Cebra
VERÓNICA MURGUíA

Bemol Sostenido
ALONSO ARREOLA

Cinexcusas
LUIS TOVAR

Corporal
MANUEL STEPHENS

El Mono de Alambre
NOÉ MORALES MUÑOZ

Cabezalcubo
JORGE MOCH

Mentiras Transparentes
FELIPE GARRIDO

Al Vuelo
ROGELIO GUEDEA


Directorio
Núm. anteriores
jsemanal@jornada.com.mx

 

Judíos

Edgar Aguilar

A Luis Tovar

Subimos al pesero. Había espacio suficiente por lo que Andrés se acomodó al frente y yo en la parte trasera. Avanzamos. Pocas paradas adelante subió una mujer joven, delgada, atractiva, con los ojos enrojecidos, como reprimiendo el llanto. Se sentó a mi lado. Me miró. La miré. Apenas arrancaba el pesero cuando escuché un fuerte golpe a mi costado, un golpe metálico y hueco, como si golpeasen con una pesada moneda la lámina del pesero. Giré instintivamente hacia la parte lateral que daba a la ventanilla y sólo alcancé a ver el contorno de un cuerpo; miré hacia atrás, y a medida que avanzaba y aumentaba de velocidad el pesero, observé a un hombre alto, de finas facciones, de unos treinta años, vestido con ropas blancas y holgadas, de escaso cabello y barba recortada, estático sobre el pavimento con los puños apretados, mirándome fijamente, diríase que severamente enfurecido. Miré a Andrés, que parecía indiferente, absorto en sus pensamientos, como si no se hubiese percatado de nada. Miré a la mujer, que me observaba con aire contrito:

–¿Conoce a ese hombre? –dije sin vacilar, dirigiéndome a él con la vista.

–Es un judío –contestó casi en voz baja.

Miré de nuevo hacia atrás y allí, a la distancia, por sobre el polvoriento cristal, continuaba el hombre con la misma expresión adusta.

–Un judío? ¿Y qué le sucede?

–Creo que lo ha confundido.

–¿A mí?... ¿Con quién?

La mujer guardó silencio. Parecía que de un momento a otro el llanto cedería a raudales. Se cubrió el rostro con sus manos delgadas y delicadas. Yo no sabía qué estaba sucediendo.

–Oiga, cálmese, por favor –fue lo único que alcancé a decir.

La mujer dejó ver su rostro. No obstante su cara desmejorada, era una mujer verdaderamente atractiva. Hasta entonces advertí que sus rasgos eran extranjeros, diríase que judíos.

–Usted no entiende. Y le suplico que no me haga más preguntas –dijo con voz quebrada.

El pesero se detuvo. La mujer me miró con especial ternura, me sonrió y bajó.

Quizá tuve intención de bajarme también y seguirla, porque escuché la voz grave de Andrés:

–¿Adónde vas? Aún no llegamos.

En ese momento comprendí que Andrés seguía sin darse cuenta de nada.