Usted está aquí: Inicio Ciencias Inaugura Noruega arca de Noé para proteger especies vegetales

En el Círculo Polar Ártico, la bóveda mantendrá congeladas millones de semillas 200 años

Inaugura Noruega arca de Noé para proteger especies vegetales

Arroz, maíz, trigo, berenjena y papa, entre otros, se resguardarán de guerras o desastres naturales

Aun si el sistema fallara, el ambiente del lugar garantiza una temperatura máxima de 3 ºC

Reuters y Afp

Ampliar la imagen La reserva albergará, a 18 grados bajo cero, semillas de 12 especies vegetales, que representan lo esencial de la alimentación humana y que pueden tener decenas, cientos o inclusive miles de variedades La reserva albergará, a 18 grados bajo cero, semillas de 12 especies vegetales, que representan lo esencial de la alimentación humana y que pueden tener decenas, cientos o inclusive miles de variedades Foto: Ap

Noruega, 26 de febrero. Noruega lanzó el martes el arca de Noé del mundo vegetal, que protegerá de desastres naturales a semillas de millones de especies, uno de los recursos más valiosos de la humanidad, en una montaña en el Círculo Polar Ártico.

Las bóvedas, excavadas en piedra helada en una isla a unos mil kilómetros del Polo Norte, permanecerían congeladas durante 200 años inclusive en el peor escenario de calentamiento mundial y si fallara la refrigeración mecánica, informaron las autoridades.

De momento se han enviado 100 millones de semillas de más de 100 países para guardarlas en esa instalación, que costó 10 millones de dólares, con 268 mil muestras específicas de cada una de una granja o campo diferente.

“La diversidad biológica está amenazada por las fuerzas de la naturaleza y las acciones del hombre”, dijo el primer ministro noruego, Jens Stoltenberg, en la ceremonia de inauguración.

“La bóveda es nuestra póliza de seguros contra amenazas, como guerras, desastres naturales o cambio climático”, agregó.

La caverna en el archipiélago de Svalbard, en aguas del extremo norte de Noruega, supone una reserva para semillas de bancos genéticos de todo el mundo. La construcción de la reserva fue financiada íntegramente por el gobierno de Noruega.

Hay desde importantes variedades asiáticas y africanas, como arroz, maíz, trigo o sorgo, a sudamericanas y europeas como la berenjena, la lechuga o la papa. No serán incluidas las variedades genéticamente modificadas.

“Tendremos una importante colección aquí, una de las mayores del mundo, desde el primer día”, precisó Cary Fowler, director del Fondo Mundial para la Diversidad de Cultivos, que financia la operación.

Premio Nobel, en apertura

Stoltenberg y la ecologista keniana Wangari Maathai, premio Nobel de la Paz en 2004, colocaron la primera caja con semillas de arroz en la bóveda durante una ceremonia de inauguración a la que acudió el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso.

“Las condiciones aquí abajo en la cúpula son perfectas”, declaró Fowler. Unos tubos de acero llevan hacia tres cámaras en las que cabrán hasta 4.5 millones de muestras (es decir, más del doble de las existentes), unos 2 mil millones de semillas.

Los granos siguen perteneciendo a quienes los depositan, entre los que hay algunos de los bancos genéticos más importantes de países desarrollados.

“En el pasado, cuando había accidentes, desastres naturales o guerras y destruían las muestras, no había nada que hacer; estaban como los dinosaurios, extintas”, dijo Fowler.

“Pero vamos a acabar con la extinción gracias a esta bóveda, porque va a ser nuestra salvaguarda, un Plan B”, agregó.

La temperatura de almacenamiento será de 18 a 20 grados bajo cero.

Inclusive en el caso de que se produzca un desperfecto en los sistemas de enfriamiento, el ambiente de Svalbard garantiza una temperatura máxima de tres grados centígrados bajo cero.

“Me gusta tener un plan B para el plan B”, bromeó Fowler.

La cebada puede sobrevivir 2 mil años, el trigo mil 700 y el sorgo casi 20 mil. Esta planta de forraje puede conservar su fertilidad una vez colocada en las cámaras frías de Svalbard. La cifra se reduce a sólo 55 años para las semillas de girasol.

Características y seguridad

La bóveda cumple con medidas de seguridad para resguardar el material como vigilancia a distancia gracias a detectores de presencia y cámaras, lo que implica cero personas a bordo.

Para llegar a los cultivos hay que atravesar cuatro puertas blindadas y reforzadas. Se abre con la ayuda de una llave electrónica.

En cifras se puede decir que es 12 el número de especies vegetales que representan lo esencial de la alimentación humana. Una, puede contar con varias decenas, cientos o inclusive miles de variedades.

La reserva está a 130 metros de altitud, para protegerla en caso de un deshielo masivo de los glaciares.

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.