Usted está aquí: Inicio Estados El último paraíso del norte de Quintana Roo, en la mira

Alertan ecologistas sobre riesgos de proyecto residencial y turístico en la isla de Holbox

El último paraíso del norte de Quintana Roo, en la mira

El principal embotellador de Coca-Cola en la península se hizo ejidatario y recibió 102 hectáreas

El estado rechazó declaratoria federal de reserva ambiental; construirán marina y campos de golf

Javier Chávez (Corresponsal)

Ampliar la imagen Aspecto de la isla de Holbox, cuya explotación turística, avalada por el gobierno quintanarroense, ha dado lugar a numerosas denuncias por fraude y despojo Aspecto de la isla de Holbox, cuya explotación turística, avalada por el gobierno quintanarroense, ha dado lugar a numerosas denuncias por fraude y despojo Foto: José Luis López Soto

Holbox, QR, 26 de febrero. La isla de Holbox, declarada en 1994 área natural protegida por su frágil ecosistema, está en la mira del empresario yucateco Fernando Ponce García, cuyos planes de desarrollo turístico ponen en peligro la tortuga marina y los manglares, advierten ambientalistas.

La isla, ubicada al noreste de Cancún, se había mantenido al margen de las grandes inversiones, pero 116 ejidatarios se incorporaron a un fideicomiso formado por el grupo que encabeza Ponce García, embotellador de Coca-Cola en la península de Yucatán, quien se ha beneficiado de la regularización de una vasta franja de predios vírgenes en zonas de playa con enorme potencial turístico.

En junio de 1994 se emitió el decreto que declaró la región de Yum Balam área de protección de flora y fauna. Dicha reserva incluye la isla de Holbox y la parte continental de Lázaro Cárdenas, el municipio más marginado de Quintana Roo.

Pero Fernando Ponce, cabeza del Grupo Bepensa y empresario de los sectores agropecuario, automovilístico y de bienes raíces, ha librado estas restricciones y ha ofrecido el proyecto a empresarios mexicanos y extranjeros dispuestos a invertir un millón de dólares en esta “oportunidad única”.

El plan Visión Isla Holbox, con que el gobierno del estado pretende “detonar el potencial ecoturístico de la isla”, incluye centros turísticos, hoteles, complejos residenciales, una marina, un aeropuerto, club de playa, campos de golf y áreas comerciales, y tiene el aval del gobernador Félix González Canto.

Esta propuesta forma parte del proyecto Península Maya, también conocido como proyecto turístico de La Ensenada, que ofrece terrenos comerciables a lo largo de 21.25 kilómetros de franja costera en Holbox, entre Punta Mosquito y Cabo Catoche. La superficie a desarrollar es de 40 mil metros cuadrados.

Pero este plan impulsado por Ponce García, nacido hace 69 años en Mérida, es una amenaza para el ambiente, pues afectaría zonas de arribazón de tortuga marina y manglares, advirtió el grupo ambientalista Desarrollo de Holbox AC.

Esta afirmación fue confirmada por Juan José Calixto Góngora, director de desarrollo social en el municipio de Lázaro Cárdenas, quien recordó que Ponce “se involucró en el ejido de Holbox durante el proceso de regularización y parcelamiento de los predios” a fin de realizar su proyecto.

Durante la regularización emprendida en la administración del ex gobernador Joaquín Hendricks (1999-2005), decenas de ejidatarios fueron despojados de la mayor parte de sus predios porque no pudieron acreditar la posesión legal.

“Ponce aportó dinero a algunos ejidatarios para que regularizaran sus predios y formó con ellos un fideicomiso. En pago recibió 102 hectáreas con casi cinco kilómetros de playa, pertenecientes al rancho San Manuel I y II, cuyos propietarios perdieron la posesión en un litigio. Son de los mejores terrenos de la isla”, añadió Calixto Góngora.

El también líder municipal del Partido Verde Ecologista de México señaló que, en respuesta, se elabora un plan de ordenamiento ecológico municipal para proteger a Holbox.

Según la página del Fideicomiso de Holbox en Internet, la isla “cuenta con una estrecha franja desierta de fina arena, ideal para tomar el sol, caminar y explorar la playa, donde hay innumerables variedades de conchas”.

La tortuga carey, especie diezmada durante décadas por la explotación de su carne y caparazón, arriba durante el verano a estas playas.

El pequeño pueblo de Holbox, con calles de arena blanca donde los turistas circulan en carros de golf, cuenta con pequeños restaurantes y hoteles familiares, visitados por turistas nacionales y europeos, principalmente. Decenas de lanchas se alquilan para la pesca y para paseos. Uno de los grandes atractivos es el avistamiento del tiburón ballena, que arriba entre mayo y septiembre.

Debido a las características de esta franja costera, se propuso declararla reserva de la biosfera. El gobierno federal accedió, pero el estatal se opuso, aseguraron representantes de Desarrollo de Holbox AC.

Por su parte, el alcalde de esta isla, Gamaliel Zapata Moguel, opinó que el proyecto Península Maya será favorable para Holbox y los ejidatarios, porque se propone “un desarrollo de bajo impacto”, aunque admitió que todo proyecto de esa magnitud tiene “aspectos delicados”; asimismo negó que Fernando Ponce sea terrateniente y aseguró que es un “ejidatario”.

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.