Usted está aquí: Inicio Sociedad y Justicia Aprueba el Senado ley antitabaco

Desechadas, objeciones por discriminación a fumadores e impacto sobre agricultores

Aprueba el Senado ley antitabaco

Tampoco se corrigió penalización excesiva

101 votos en favor, 5 en contra y 2 abstenciones

El documento pasará ahora a los congresos estatales para continuar el proceso legislativo

Georgina Saldierna y Andrea Becerril

Ampliar la imagen Los legisladores Andrés Galván y Luis Alberto Villarreal le muestran una cajetilla de cigarros a Ernesto Saro, presidente de la Comisión de Salud, ayer durante la sesión del Senado en que se aprobó la ley antitabaco Los legisladores Andrés Galván y Luis Alberto Villarreal le muestran una cajetilla de cigarros a Ernesto Saro, presidente de la Comisión de Salud, ayer durante la sesión del Senado en que se aprobó la ley antitabaco Foto: Cristina Rodríguez

El Senado de la República aprobó ayer por 101 votos a favor, cinco en contra y dos abstenciones, la Ley General para el Control del Tabaco, que prohíbe fumar en espacios públicos cerrados; impone sanciones hasta de 36 días de cárcel a quien no acate esta disposición y obliga a las empresas tabacaleras a colocar en las cajetillas imágenes sobre los efectos del consumo de cigarrillos.

La aprobación se realizó en medio de cuestionamientos de senadores del PRD y Convergencia, quienes se refirieron a la afectación que la nueva legislación generará entre los productores de tabaco, a la discriminación que enfrentarían los fumadores y a las “excesivas multas” contempladas.

Una vez que el documento fue sancionado, la ley pasará a los congresos de los estados para continuar con el proceso legislativo constitucional y que se pueda promulgar.

Como parte de sus posicionamientos respecto a la nueva legislación, los partidos coincidieron en que son alarmantes las consecuencias que provoca el tabaquismo en el país y los altos costos que representa para la salud. Por ejemplo se informó que en México mueren diariamente 165 personas por causas derivadas del hábito de fumar; que dicha practica ocasiona 90 por ciento de los casos de cáncer de pulmón y 25 por ciento de enfermedades cardiovasculares. Incluso se afirmó que provoca más decesos que el sida, entre otras razones porque el tabaco contiene más de 4 mil compuestos químicos, de los cuales 60 son cancerígenos, como el cianuro, el arsénico, la nicotina y el amoniaco.

Protección a menores de edad

Aunado a ello, los grupos parlamentarios resaltaron que el Estado gasta 24 mil millones de pesos en la atención de enfermos asociados al consumo de cigarrillos, pero sólo se recaudan 13 mil millones por concepto del impuesto a este producto. De manera adicional, refirieron que cada vez son más las personas que empiezan a fumar desde los 13 años de edad. Se estima que en la actualidad hay un millón de fumadores que aún son adolescentes. Con la nueva normatividad, expusieron, se busca evitar el contacto con todo tipo de publicidad o comunicación que incite al menor de edad al consumo.

Si bien reconocieron la posibilidad de que la ley impacte negativamente entre los productores de tabaco, recordaron que ya se aprobó un punto de acuerdo en el que se solicitó al gobierno federal que instrumente un programa integral de reconversión productiva en apoyo a estos trabajadores. Subrayaron además que estarán al pendiente de que dicho proyecto se pueda llevar a cabo.

Una vez que cada partido político fijó su posición sobre el dictamen, se abrió la discusión en lo general. En contra hablaron los senadores José Luis Lobato, de Convergencia, y Francisco Castellón, del PRD, que provienen de los estados de Veracruz y Nayarit, donde habitan alrededor de 3 mil cultivadores de tabaco.

En su argumentación destacaron la afectación a estos productores; que no hay certeza en torno a que el gobierno federal apoye la reconversión de las tierras dedicadas al tabaco y que la nueva ley es anticonstitucional, pues promueve la discriminación hacia los fumadores.

Castellón aclaró no estar en contra de la salud y las medidas que la favorezcan, pero dijo que no podría votar a favor de una ley que ocasionará más pobreza en Nayarit.

Tras el debate, en el que se reservaron 19 artículos para su discusión en lo particular, vino la votación en lo general: 101 legisladores sufragaron a favor, mientras cinco lo hicieron en contra y hubo dos abstenciones. Entre los segundos estuvieron Rosario Ibarra de Piedra, del PT; José Luis Lobato, de Convergencia; Francisco Castellón, del PRD, y los priístas Raúl Mejía y Gerardo Montenegro. Los senadores que se abstuvieron fueron Ricardo Monreal, del PRD, y Francisco Javier Berganza, de Convergencia.

Durante la discusión de los artículos reservados, la mayoría en el Senado evitó que se debatiera cada una de las propuestas de modificación que se presentaron. Entre ellas destacó la de panista Luis Alberto Villarreal, para permitir que se fume en locales de no más de 120 metros cuadrados, cuyos propietarios estén imposibilitados de adoptar mecanismos que separen los lugares de fumar de los que tienen que estar ciento por ciento libres de tabaco.

También sobresalieron los señalamientos de José Luis Lobato, quien criticó la obligatoriedad de presentar identificación oficial para demostrar mayoría de edad y por tanto que se pueden adquirir cigarros, así como las multas hasta por un millón de pesos a quien los regale o done.

Una vez que se desechó la posibilidad de discutir las propuestas de cambio presentadas a última hora, se puso a votación el articulado reservado; 66 legisladora sufragaron a favor, 11 en contra y seis se abstuvieron.

La Ley para el Control del Tabaco declara los espacios públicos lugares 100 por ciento libres de tabaco, con la posibilidad de que los propietarios de restaurantes, bares y otros comercios puedan construir anexos para fumar, siempre y cuando cuenten con mecanismos que impidan que se extienda el humo.

Por lo que hace a las sanciones, contempla multas hasta de mil días de salario mínimo para la persona que insista en fumar en sitios públicos. En el caso de los establecimientos se prevén multas de 50 mil días de salario mínimo cuando se viole la legislación, y el cierre del local si hay reincidencia.

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.