Usted está aquí: Inicio Sociedad y Justicia Peligran flora y fauna de Huatulco por proyecto turístico en la zona

■ Expertos alertan sobre afectaciones al valle de Cacaluta si se construye el complejo

Peligran flora y fauna de Huatulco por proyecto turístico en la zona

■ El plan de colocar un campo de golf en la zona provocaría grave escasez de agua, señalan

■ Desaparición de arrecifes, del caracol púrpura y especies marinas como el marlín, otros daños

Angélica Enciso L.

Ampliar la imagen Expertos enumeraron los daños que traería el complejo en la zona, destacada por su belleza y rica biodiversidad Expertos enumeraron los daños que traería el complejo en la zona, destacada por su belleza y rica biodiversidad Foto: Notimex

La construcción de un complejo turístico con campo de golf en el valle de Cacaluta, en Oaxaca, significará la pérdida del Parque Nacional Huatulco, la desaparición de flora y fauna, de los arrecifes más conservados del océano Pacífico, y escasez de agua, advierten expertos. También provocará la muerte de los únicos humedales de la zona, y que son bebederos de la fauna, los cuales están protegidos legalmente.

El Fondo Nacional de Turismo (Fonatur) anunció a finales de 2007 el “relanzamiento” de Huatulco, con la construcción de 3 mil cuartos de hotel y de un campo de golf en un desarrollo en el que se invertirán 660 millones de dólares, de acuerdo con el “plan maestro de la zona”; este proyecto se hará en la microcuenca y bahía de Cacaluta, de cuyos terrenos es propietario, al igual que de los del parque.

Ante esto, expertos advierten que fue un error no incluir los bajos de Cacaluta en el decreto de la reserva de 1998, por lo que la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas negocia desde hace seis meses con Fonatur que se incluya en el polígono del parque.

“No se tomaron criterios ecológicos cuando se trazó la poligonal del parque y Cacaluta quedó fuera. Es la parte baja de una microcuenca muy importante para la reserva ecológica. Es una zona muy destacada por la belleza de su paisaje y por eso se planea un complejo turístico, lo mismo pasó con San Agustín”, señala Deni Salinas, directora del parque.

Explica en entrevista que la extensión en riesgo es de 310 hectáreas; se trata “de una zona fundamental para la vida de la reserva, pues es de los pocos lacustres en el área; es determinante para la dinámica ecológica de la región, en la que hay selva baja caducifolia y en época de estiaje es totalmente seca. Este humedal es la única fuente de agua en la zona”.

Es además un sitio Ramsar, considerado así por su diversidad de aves y mamíferos marinos por la Comisión Nacional de Uso y Conocimiento de la Biodiversidad. Ahí se encuentran los arrecifes mejor conservados del Pacífico mexicano, y la construcción de un campo de golf, que demanda un millón de metros cúbicos de agua al año, perjudicará a al menos cuatro comunidades de Huatulco, indica el diagnóstico de la Universidad del Mar de Oaxaca en torno a recursos naturales de la microcuenca del río Cacaluta.

Promotores del Parque Nacional y defensores del medio ambiente, Agar da Jandra, pintora, y Leonardo da Jandra, escritor, tienen 29 años de residir en el lugar. En entrevista telefónica, Agar recuerda que Fonatur expropió los terrenos en 1984, por lo que se creó una organización no gubernamental. Después de varios años de lucha lograron que se decretará el área natural protegida, lo cual se hizo en 1998 con la categoría de parque nacional; sin embargo, reconoce que un error fue que los terrenos se mantuvieran a nombre de Fonatur.

Señala que en la zona hay gente que no tiene agua, y aún así se planea un campo de golf. Los promotores “no toman en cuenta a los huatulqueños; la mayor parte del consejo asesor del parque está en contra del plan”, señala.

Un campo de golf “pondría en riesgo el caracol púrpura, fuente de ingresos de pobladores de la costa. Habría contaminación de mantos acuíferos y se dañarían los arrecifes. Los daños que provocarán el campo y la urbanización serían modificar el relieve, uso insostenible del agua, disminución de mantos acuíferos en una región donde sólo llueven 65 días al año, contaminación por pesticidas, modificación del microclima, pérdida de bosque y fauna, deterioro de los arrecifes, pérdida de servicios ambientales y la posible pérdida del parque, debido a que los únicos humedales se localizan en Cacaluta y son bebedores naturales de la fauna”, resume el estudio de la Universidad del Mar.

Sobre el campo de golf, Salinas considera que “al momento en que hay un sistema de pastos para el campo, un regado con agua que viene de otras áreas y el uso de insecticidas, se afectan los mantos freáticos de la zona, agua que toman los animales de la región”.

En 2007 sólo arribó una tortuga laúd

El escritor Da Jandra también se refiere a los efectos del plan de Fonatur en el mar. Recuerda que la bahía de Cacaluta era un importante sitio de arribazón de la tortuga laúd, y la última llegada importante fue hace cuatro años, vinieron 25, mientras que el año pasado llegó una y no desovó. “La vida marina de la costa y de este reducto de Oaxaca disminuye cada día; en 25 años se ha extinguido más de 25 por ciento de la pesca”, indica, y ejemplifica con la baja presencia del caracol púrpura, que es único de la zona, y se usa en cocteles.

Señala que dos de los tres sitios importantes de pesca que había en México, dos eran de Oaxaca: cerca de Puerto Ángel y entre Oaxaca y Guerrero. “En esos lugares se hallaban los pargos más grandes del mundo; ahora no se encuentra nada. Se está extinguiendo el pez vela, el marlín; antes había barrilete, despreciado por pescadores, pero ahora ya no hay, por el uso intensivo de trasmallo”.

Precisa que el fondo de coral de Cacaluta, después de Galápagos, es el más importante; “es un coral endémico extraordinario y es sensible a agroquímicos y a cambios bruscos de temperatura. La naturaleza ha tardado siglos en desarrollarse para que ahora vengan a devastar con el pretexto de que se puede reponer lo destruido.

“Si se afecta Cacaluta se daña el parque nacional. La parte terrestre aún es extraordinaria: por kilómetro cuadrado es el sitio donde más venados hay en México. También hay pumas, tigrillos, jaguarundis, oso hormiguero; del reservorio de aves de Oaxaca, el parque tiene 30 por ciento”.

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.