Directora General: CARMEN LIRA SAADE
Director Fundador: CARLOS PAYAN VELVER  
Domingo 16 de marzo de 2008 Num: 680

Portada

Presentación

Bazar de asombros
HUGO GUTIÉRREZ VEGA

La música en el aire
JOAQUÍN BORGES TRIANA

De la dramaturgia al teatro
ESTHER SUÁREZ DURÁN

La danza y los bailarines
ISMAEL ALBELO

Una mirada al cine
ENRIQUE COLINA

La diversidad poética
ALEX FLEITES

El desánimo narrativo
ARTURO ARANGO

Arte cubano: mercado, mutación y diversidad
RAFAEL ACOSTA DE ARRIBA

Leer

Columnas:
Mujeres Insumisas
ANGÉLICA ABELLEYRA

Paso a Retirarme
ANA GARCÍA BERGUA

Bemol Sostenido
ALONSO ARREOLA

Cinexcusas
LUIS TOVAR

La Jornada Virtual
NAIEF YEHYA

A Lápiz
ENRIQUE LÓPEZ AGUILAR

Artes Visuales
GERMAINE GÓMEZ HARO

Cabezalcubo
JORGE MOCH


Directorio
Núm. anteriores
jsemanal@jornada.com.mx

 

De la dramaturgia al teatro

Esther Suárez Durán*


Alexis Díaz Villegas (Dios) en
El alma buena de Se Chuan

A mi juicio, durante estos años asistimos al fortalecimiento del teatro callejero y de determinados proyectos que evidencian una especial relación con las comunidades. Las agrupaciones teatrales de formato tradicional han sido afectadas por el deterioro de la infraestructura escénica –con una marcada escasez de espacios de ensayos y almacenamiento y el crítico estado de las salas de presentación–, a lo cual se suma la enorme movilidad del talento artístico, en particular los intérpretes, quienes privilegian los medios (televisión y cine) y, en menor medida, las posibilidades de trabajo en el exterior. Lo trascendente es que, a pesar de tales dificultades, varias de estas agrupaciones han mantenido sus altos niveles de calidad y puesto en escena espectáculos de rango internacional.

El sistema nacional de las artes escénicas ha obtenido ciertos avances en su consolidación y con ello me estoy refiriendo a la labor relacionada con el teatro que se desarrolla en cada uno de los territorios a lo largo del país. En los dos últimos años se realizaron importantes inversiones en la reconstrucción y remodelación de instalaciones teatrales en las provincias.

También se obtuvieron algunos avances en cuanto a la promoción de la actividad teatral, tímidos en comparación con lo que necesitamos alcanzar, pero no por ello carentes de significación si atendemos a la situación que existía con anterioridad.

Se logró afirmar el Premio Villanueva de la crítica especializada, que distingue anualmente a los mejores espectáculos del teatro y la danza presentados en el país, al igual que otros más recientes, como el Premio Nacional de Teatro, un reconocimiento que por largos años hemos estado necesitando, y los Premios Caricato de la Asociación Nacional de Artistas Escénicos de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, que tienen la virtud de incluir diversas especialidades dentro de la escena nacional.


Escena de Fausto, de Reinaldo Montero, compañia de teatro D´Dos,
La Habana, Cuba

Durante el período emergió, con particular fuerza, un sello editorial, Alarcos, especializado en textos para y sobre la escena. Dentro de las principales casas que integran el sistema editorial cubano se consiguió la reanimación de la labor editorial en torno a textos teatrales y ensayísticos, críticos, académicos y testimoniales relacionados con el teatro.

Definitivamente hemos apostado por la dramaturgia. Alrededor de ella se han instrumentado nuevas opciones de superación e intercambios tales como el Seminario de Dramaturgia que auspicia el Centro Nacional de Investigaciones de las Artes Escénicas, el Taller de Dramaturgia a cargo del Royal Court Theatre, de Gran Bretaña; las Jornadas de Teatro Leído y las Jornadas de la Dramaturgia Cubana que organizan, respectivamente, la Compañía Teatral Rita Montaner y el Centro de Investigación Israel Moliner, de la ciudad de Matanzas. Asimismo, se diseñó un galardón especialmente dotado, el Premio de Dramaturgia Virgilio Piñera, en tanto se ha incluido el reconocimiento a los mejores textos dramáticos en buena parte de los certámenes literarios y escénicos que existen a lo largo del país.

En cierto grado también se ha hecho visible el diseño escénico, una disciplina seriamente afectada por los rigores del llamado “período especial”, durante la etapa de recesión de la economía cubana. Eventos en torno al tema, exposiciones, estudios, publicaciones, confección de catálogos y una rigurosa labor de conservación del patrimonio en formato digital han contribuido a ello.

*Socióloga, dramaturga, crítica, ensayista y narradora; su más reciente obra es Como un batir de alas. Ensayos sobre el teatro cubano, Letras Cubanas, 2006.