Directora General: CARMEN LIRA SAADE
Director Fundador: CARLOS PAYAN VELVER  
Domingo 16 de marzo de 2008 Num: 680

Portada

Presentación

Bazar de asombros
HUGO GUTIÉRREZ VEGA

La música en el aire
JOAQUÍN BORGES TRIANA

De la dramaturgia al teatro
ESTHER SUÁREZ DURÁN

La danza y los bailarines
ISMAEL ALBELO

Una mirada al cine
ENRIQUE COLINA

La diversidad poética
ALEX FLEITES

El desánimo narrativo
ARTURO ARANGO

Arte cubano: mercado, mutación y diversidad
RAFAEL ACOSTA DE ARRIBA

Leer

Columnas:
Mujeres Insumisas
ANGÉLICA ABELLEYRA

Paso a Retirarme
ANA GARCÍA BERGUA

Bemol Sostenido
ALONSO ARREOLA

Cinexcusas
LUIS TOVAR

La Jornada Virtual
NAIEF YEHYA

A Lápiz
ENRIQUE LÓPEZ AGUILAR

Artes Visuales
GERMAINE GÓMEZ HARO

Cabezalcubo
JORGE MOCH


Directorio
Núm. anteriores
jsemanal@jornada.com.mx

 

Germaine Gómez Haro

Viaje con Felipe Ehrenberg a Manchuria

Tratar de definir a un personaje como Felipe Ehrenberg resulta una tarea difícil y, sobre todo, inútil. Por principio, estamos ante un artista “inclasificable” e “inabarcable” que no admite etiquetas fijas ni adjetivos predeterminados, y cuya creatividad camaleónica, vivaz y en perpetuo movimiento, escapa a los clichés establecidos. A lo largo de cinco décadas de quehacer multidisciplinario, Felipe no ha cesado de sorprenderse y sorprendernos, cuestionarse y cuestionarnos, sacudirse y sacudir a las buenas y a las malas conciencias. Lejano a toda suerte de convenciones y solemnidades, rebelde, provocador, transgresor y extraordinariamente lúdico, Ehrenberg se ríe primero de sí mismo –muestra inequívoca de su inteligencia incisiva– y luego del establishment del arte, de la política y de la sociedad de consumo. Su campo de acción ha sido asimismo caleidoscópico: pintura, escultura, dibujo, arte correo, poesía concreta, ilustración, arte acción o performace, cine experimental y comercial, fotografía, arte sonoro, vídeo, neográfica y formatos digitales… La exposición retrospectiva de Felipe Ehrenberg, que se presenta actualmente en el Museo de Arte Moderno, es una muestra clara de que su obra se ha mantenido a lo largo de los años sorprendentemente fresca, divertida, evocadora y, algo que se antoja casi imposible hoy en día: innovadora. El suyo es un arte en continua evolución y renovación, diríase que es una de las creaciones más originales, honestas y versátiles que se puedan encontrar en esta era de la globalización que promueve la homogeneidad disfrazada de “internacionalismo”, los productos artísticos de consumo fácil y efímero que satisfacen la demanda de una moda fugaz, y resultan, por ende, deleznables. Felipe Ehrenberg es todo lo contrario: un creador comprometido con sus ideas e ideales, defensor acérrimo de su postura social y artística, siempre fiel a su sentido del humor y espíritu mordaz: un artista cabal de los que ya están en peligro de extinción.


Campaña

Quizás hoy en día pocos jóvenes sabrán que Ehrenberg fue uno de los primeros artistas en realizar un performance en Londres, en 1971, y nada menos que en la Tate Gallery, donde se presentó con la cabeza cubierta declarándose una “obra de arte”, ante la mirada atónita del público y funcionarios. La “pieza” viviente se tituló A Date with Fate at the Tate y el revuelo que se armó fue registrado en una grabación posteriormente adquirida por el museo para su fonoteca. Durante su estancia en la capital británica entre 1968 y 1974 fue pionero de muchas de las manifestaciones y acciones de carácter social y político que en esos años buscaban cambiar los rumbos del arte y del mundo, convirtiéndose en un artista conceptual avant la lettre. A su regreso a México promovió el fenómeno de Los Grupos, y desde entonces ha sido un observador acucioso de su entorno y ha permanecido fiel a su compromiso con los aspectos sociales y humanos del arte. Por eso me parece imperativo que esta exposición –tan esperada desde hace años– sea un punto de referencia para que las jóvenes generaciones que actualmente trabajan en la vorágine de los neoconceptualismos revisiten el trabajo de Felipe Ehrenberg, y que sea la piedra de toque para una relectura crítica de esa generación fundamental que, desde mi punto de vista, ha quedado relegada en las páginas de la historia del arte mexicano contemporáneo.


Collage rosa Fotos: cortesía de Casa Lamm

Paralelo a la exposición, se editó un extraordinario libro de más de trescientas páginas –no es catálogo de la muestra– integrado por numerosas imágenes, registros y documentos que, aunados a los textos de diferentes especialistas y del propio artista, conforman una amplia visión panorámica de su trabajo y de su contexto. Cabe agregar que Felipe donó recientemente su archivo personal al Instituto de Investigaciones Estéticas de la unam , un tesoro documental rigurosamente reunido a lo largo de muchos años, el cual tuve la oportunidad de consultar en varias ocasiones en su casa en la colonia Portales, y es de esperarse que el acceso a este acervo propicie nuevas líneas de investigación en el tema del arte conceptual y no objetual.

Manchuria. Visión periférica es el título del libro y de la muestra de Felipe Ehrenberg en el MAM, un concepto sugestivo que invita a un hacer un recorrido con todos los sentidos alertas, por ese territorio incierto, insospechado y siempre sorpresivo que es el arte de nuestro imprescindible y fundamental neólogo, término acuñado por el propio artista y que resulta su única posible definición.