Usted está aquí: Inicio Espectáculos Roberto Aymes festejó 30 años de conducir Panorama del jazz con sesión de bossa nova

■ El programa, que se emite por Radio UNAM, es el segundo más antiguo del mundo

Roberto Aymes festejó 30 años de conducir Panorama del jazz con sesión de bossa nova

■ Temas de Jobim, como Garota de Ipanema, fueron el eje del concierto de aniversario

Jaime Whaley

Dos horas del acompasado bossa nova, ritmo casi primo del jazz, fue el ingrediente del programa de aniversario de Roberto Aymes en Radio UNAM hace un par de noches.

Panorama del jazz, emisión cotidiana a través de las ondas de la frecuencia modulada, celebró sus tres decenios de tener la conducción del Big Cat del jazz en México, y el festejo tomó rumbos brasileños, pues, como explicó Aymes, algo de jazz contiene el bossa nova, de ahí surge.

De hecho, el programa es casi cincuentenario, pues el fallecido y versátil Juan López Moctezuma lo comenzó en diciembre de 1959, cuando tocó al aire unos discos de jazz, con lo que transgredió el formato musical de la estación dedicada a las obras del género clásico, lo que, dicen, le valió la amonestación del director, quien le dijo “muy mal, pero muy bien”, y desde entonces es uno de los programas más escuchados, sin contar Plaza Pública.

Con la sala Julián Carrillo llena en su capacidad, con sus 226 localidades ocupadas, más público que quedó afuera, Aymes y su ensamble integrado además por Beto Guerrero en la batería y Arturo Ramírez en el piano, se refosilaron en lo que saben hacer para solaz de los asistentes.

Las composiciones de Antonio Carlos Jobim fueron el eje del programa, el segundo en el mundo con más años al aire, ya que Aymes reconoció que el más antiguo es uno que se difunde en Venezuela, con la conducción de Jacques Braunstein, El idioma del jazz, que data de 1954.

La adicción de Aymes al jazz viene desde su adolescencia, cuando asistía al foro de la Casa de la Paz, en la calle de Cozumel, entonces a cargo de la Secretaría de Relaciones Exteriores y hoy en manos de la Universidad Autónoma Metropolitana.

“En esa época había mucho gusto por el jazz, pero luego se estancó, pues la radio comercial prefirió el rock en español”, dice mientras algunos de los concurrentes a la emisión de aniversario se le acercan para solicitarle, casi rogarle, que al menos un día al mes se celebre una sesión jazzística en Radio UNAM.

Infaltable en el repertorio una versión de Garota de Ipanema, y luego otro tema, Someone to light up my life, un arreglito con algo de huapango para darle una variación a la partitura original, que es casi de vals; siguió Ligia, y luego una ovación apoteósica para Arturo Ramírez, quien con Capullito de alhelí mostró su maestría en los teclados. Siguió un tema del Negro Rubén Rada, dedicado al llamado Zorzal criollo, Carlos Gardel, y así la velada, a pesar de sus 120 minutos, se hizo corta, y habrá que recurrir a la proclama que se lee en lo alto del patio de la emisora, “Nuestra es la voz, de todos, la palabra”, para que se cumpla la súplica de los oyentes.

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.