Usted está aquí: Inicio Mundo Los agroproductores argentinos reanudan bloqueos de carreteras

■ Ofrece el gobierno medidas para evitar desabasto de alimentos

Los agroproductores argentinos reanudan bloqueos de carreteras

Stella Calloni (Corresponsal)

Ampliar la imagen El camino a la ciudad de Tandil, Argentina, fue una de las rutas cerradas al restablecerse el paro de los productores, que llega a su día 17 El camino a la ciudad de Tandil, Argentina, fue una de las rutas cerradas al restablecerse el paro de los productores, que llega a su día 17 Foto: Ap

Buenos Aires, 29 de marzo. Las cuatro entidades que agrupan a grandes y pequeños productores del campo decidieron hoy volver al paro, que lleva 17 días, incumpliendo su compromiso de no cortar las rutas y liberar el paso a camiones que transportan alimentos.

A pesar de esas acciones, los productores afirmaron que regresarán a la mesa del diálogo este lunes, mientras el gobierno de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner advirtió que se tomarán todas las medidas necesarias para impedir el desabasto.

Con diferencias internas, que se pusieron de manifiesto en los últimos días, las organizaciones Sociedad Rural, Confederación Intercooperativa Agropecuaria y Confederaciones Rurales siguieron los pasos de la Federación Agraria Argentina (FAA), la cual agrupa a pequeños y medianos productores, que decidió esta mañana volver al paro. Algunos dirigentes afirmaron que acompañan esa medida “para no romper la unidad”.

El vicepresidente de la FAA, Ulises Forte, dijo que el lunes continuarán dialogando con el gobierno.

Según Forte, “se puede discutir aunque la gente (productores) esté en la calle”, pero en este caso se trata de cortes a vías de comunicación, lo que impide el paso a camiones con alimentos.

Los productores piden suspender tres meses las retenciones tributarias, aunque saben que eso requiere consultas y rearmados que difícilmente se pueden hacer en 6 horas de negociación; no obstante, Forte admitió que las políticas propuestas para el sector en la reunión con el gobierno eran buenas.

El Mercado Central trabajó hoy intensamente, con la llegada de cientos de camiones que pudieron transitar en el marco de la breve tregua, y sus autoridades anunciaron que trabajarán en días festivos para tratar de que no falten alimentos, aunque muchos se echaron a perder por los bloqueos a las carreteras. Los mayoristas han mencionado que acudirán ante la justicia para denunciar a las entidades agrarias.

Ayer, el jefe de Gabinete, Alberto Fernández, recordó la vigencia de la Ley de Abastecimiento, que constitucionalmente autoriza al gobierno a actuar en defensa de la población, aunque hasta ahora se eligió el camino de la espera, porque ante los recientes episodios nadie puede descartar algún tipo de provocación que agrave la situación.

La negociación fue tensa anoche, a pesar de que se abrieron caminos y las propuestas del gobierno –como la reapertura de las exportaciones de trigo, el refinanciamiento de las deudas a 4 mil 500 productores, las compensaciones para los más pequeños y la creación de una subsecretaría para atender a éstos– fueron un buen comienzo. La intención oficial era reintegrar a unos 50 mil pequeños productores parte del dinero que se les cobraría por retenciones.

Para algunos analistas hay visible “intransigencia” e “inflexibilidad” en el tema de las retenciones, a pesar de que diversos sectores se expresaron en favor de éstas en todo el país, aunque marcando diferencias con el gobierno en otros aspectos.

Repudio a Aznar

En tanto, como efecto de las fuertes manifestaciones en la ciudad de Rosario contra el cónclave de las ultraderechas mundiales, convocado por la Fundación Libertad, hoy se realizó aquí un escrache (denuncia pública) contra la presencia de los ex presidentes de España, José María Aznar, y de Bolivia, Jorge Quiroga, quienes se reunieron con el jefe de gobierno de esta ciudad, el también derechista Mauricio Macri.

Bajo la convocatoria del “Encuentro de jóvenes líderes de América Latina”, Macri los invitó a la reunión en la sede del Parlamento porteño, mientras centenares de manifestantes los repudiaban en las calles de Buenos Aires.

Movimientos sociales, sindicales y políticos repudiaron también que Aznar fuera nombrado por Macri como “huésped de honor de Buenos Aires”, y lo calificaron de “fascista” y “asesino”.

En grandes pancartas se podía leer el “título” que “le otorgaba en las calles” el pueblo argentino: “Ilustre cómplice de (George W.) Bush”. Varios oradores condenaron esa presencia y también alertaron sobre los objetivos de la reunión en Rosario.

Patricio Echegaray, secretario general del Partido Comunista Argentino, denunció que los asistentes a dicha reunión están trabajando para “consolidar estrategias, con el fin de desestabilizar la región”. De su lado, la Federación de Asociaciones Gallegas de Argentina rechazó la visita de Aznar, a quien responsabiliza, junto con Bush y el ex premier británico Tony Blair, “del mayor genocidio que han perpetrado en los últimos tiempos contra el pueblo iraquí”.

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.