Directora General: CARMEN LIRA SAADE
Director Fundador: CARLOS PAYAN VELVER  
Domingo 6 de abril de 2008 Num: 683

Portada

Presentación

Bazar de asombros
HUGO GUTIÉRREZ VEGA

Leandro Corona, juglar
GREGORIO MARTÍNEZ

El poeta
ARIS DIKTAIOS

En honor de un documento no destruido
JELENA RASTOVIC

Alabanza al santo duque Lázaro
MONJA YEFIMIA

Kósovo: un despojo a la vista de todos
ENRIQUE LÓPEZ AGUILAR

Leer

Columnas:
La Casa Sosegada
JAVIER SICILIA

Las Rayas de la Cebra
VERÓNICA MURGUíA

Bemol Sostenido
ALONSO ARREOLA

Cinexcusas
LUIS TOVAR

Corporal
MANUEL STEPHENS

El Mono de Alambre
NOÉ MORALES MUÑOZ

Cabezalcubo
JORGE MOCH

Mentiras Transparentes
FELIPE GARRIDO

Al Vuelo
ROGELIO GUEDEA


Directorio
Núm. anteriores
jsemanal@jornada.com.mx

 

Alonso Arreola
alarreo@yahoo.com

Baja Prog 2008: una crónica progresiva (I DE II)

Hace dos semanas terminó la decimosegunda edición del Festival Baja Prog que cada año se realiza en Mexicali, Baja California. Como adivinará el lector, tal espacio está dedicado principalmente al rock “progresivo”, un género que ha cambiado de sentido y significado a lo largo de casi cuatro décadas, y que aún mantiene en vilo a miles de melómanos interesados en la plasticidad de los teclados, el concepto detrás de una portada extravagante o la novedad tecnológica de algún instrumento.

Originalmente llamado art rock, el progresivo supuso en Europa –principalmente entre ingleses e italianos– la unión de los conocimientos académicos provenientes de la herencia clásica con los de la electrificación popular exhibidos por el rock, el jazz y la world music, algo que, siempre en sentido contrario a los estándares comerciales, rápidamente se hermanó con aquella corriente conocida como “rock en oposición”, pues ambas presentaban piezas de larga e intelectualizada digestión, lo que no acobardó a quienes buscaban el riesgo por encima del entretenimiento.

Casi siempre marginada “al culto”, el lento –y progresivo– encuentro de sus aliados ha ayudado a la permanencia de esta música, tanto como a la calidad de exponentes históricos que pudieron dar el brinco al pop para no quedarse en las aguas de la heterodoxia. De Pink Floyd al Captain Beefheart, pasando por Soft Machine, Rush, Genesis, Camel, The Who, Yes, Jethro Tull, Caravan, Can, Emerson, Lake & Palmer, King Crimson o Frank Zappa, y de ellos a otros muchos exponentes más o menos nuevos como Dream Theater, The Battles, The Mars Volta, Porcupine Tree u Opeth, las ramificaciones y flexibilidad de sus discursos ha sido tan positiva que sigue haciendo eco en foros especializados de los cinco continentes.


Lupita Acuna,
vocalista de Cast

Tal es el caso del expansivo Baja Prog nacido en el salón de un hotel con tres grupos autogestivos (uno mexicano, el otro de Argentina y el último estadunidense), festejo que hoy es considerado fundamental para América Latina y que parece observado por la comunidad progresiva mundial. Desarrollado en cuatro días y medio de conciertos en dos distintos foros (el Hotel Araiza y el Teatro del Estado), del día 26 al 29 de marzo pasados sonaron diecisiete bandas provenientes de México (Cast, Laba), Japón (Djamra, Quikion+Lithuma Qnombus), España (Omni), Chile (Octopus, Entrance, Platurno), Argentina (2112), Italia (Le Orme, New Trolls, Alex Carpani Band+Tony Spada), Ecuador (Ánima Inside), Suiza (Prisma), Inglaterra (Circa), Polonia (Riverside) y Estados Unidos (Rocket Scientist). El balance final, según nuestra muy cercana experiencia, resultó positivo y energizante.

Presenciando especialmente el desempeño de bandas como la chilena Octopus, la japonesa Djamra o la cachanilla Cast (oriunda de Mexicali), lo que más llamó nuestra atención fue el nivel organizativo y logístico que supone tal esfuerzo, así como el ambiente que entre puestos de discos, libros y artesanías se generó con tan especiales escuchas. Y es que por encima del esnobismo que suele infectar estos eventos, el Baja Prog sabe cuidar el estatus de la música para que sea ésta la que permanezca al centro de todo y de todos.

Palabras más palabras menos, así se definen ellos en internet (www.bajaprog.org): el Baja Prog es un festival de art rock internacional de cuatro días, con cerca de veinte bandas de rock progresivo, en donde los fans y los músicos se reúnen conectando sus distintos países para intercambiar ideas y crear relaciones. Se ubica justo en la frontera con Estados Unidos; por ello anualmente se ve nutrido con una numerosa comunidad de mexicanos y extranjeros en cuyas lenguas se confunden las palabras beer y pistear, lo mismo que money y feria.

Poseedores de la mejor comida china del país, todos los de Chicali parecen estar enterados de la existencia y perfil del Baja Prog, lo que sorprende día a día, pues incluso en estaciones radiales destinadas al llamado Top 40 es posible encontrar programas permanentes de música progresiva que durante el festival aumentan su fuerza y sintonía. Igualmente, no faltan las mujeres y niños que, contra todo prejuicio, acompañan a sus parejas o padres en la búsqueda de una diversión auténticamente compartida.

Será en nuestra siguiente entrega cuando hablaremos puntualmente de algunos músicos notables que conocimos, entre los que se hallan los integrantes de Octopus, el quinteto de Djamra, el fundador del festival Alfonso Vidales (tecladista) y, por supuesto, don Gilberto Waca Monreal, personaje fundacional para el rock de Mexicali

(Continuará)