Usted está aquí: Inicio Sociedad y Justicia Para aprobar Enlace, los alumnos pobres “sólo deben trabajar más”

■ Gaviria Soto, de la Universidad Complutense, rechaza que la posición social sea pretexto para fallar

Para aprobar Enlace, los alumnos pobres “sólo deben trabajar más”

■ Aunque la evaluación estandarizada es una vara para medir, no estigmatiza a los estudiantes, dice el Ceneval

■ Prevé que copie los resultados 3.5 por ciento de los 12 millones que harán el examen

Laura Poy Solano

Ampliar la imagen Aplicación de la prueba Enlace en una primaria pública de la ciudad de México, en abril de 2007 Aplicación de la prueba Enlace en una primaria pública de la ciudad de México, en abril de 2007 Foto: Roberto García Ortiz

La Evaluación Nacional del Logro Académico en Centros Escolares (Enlace), que se aplicará a alrededor de 12 millones de alumnos de educación básica y bachillerato, es una “vara para medir, y aunque usamos el mismo instrumento (prueba estandariza), no es para estigmatizar a nadie en lo particular”, aseguró Rafael Vidal Uribe, director general del Centro Nacional de Evaluación para la Educación Superior (Ceneval), organismo integrante del Consejo Técnico de dicha prueba.

Se medirán los conocimientos en español, matemáticas y ciencias de estudiantes de tercero a sexto de primaria y tercero de secundaria, en tanto que a los alumnos del último grado de bachillerato sólo se les evaluará en comprensión de lectura y habilidades matemáticas, lo que será la “primera radiografía completa que tendremos con todos los estudiantes”, dijo.

Asimismo, insistió en que si en los resultados obtenidos “algo está mal, significará que lo que falla es el sistema educativo nacional, porque (la prueba) nos permite ver cómo estamos enseñando a nuestros alumnos”.

Al presentar ante los medios de comunicación el diseño estadístico de Enlace, José Luis Gaviria Soto, experto en evaluaciones estandarizadas de la Universidad Complutense de Madrid e integrante del Consejo Técnico, afirmó que ante los cuestionamientos por la aplicación de un examen homogéneo a todos los alumnos de niveles básico y bachillerato, “ser pobre no puede ser una excusa. En todo caso, es un motivo para trabajar más”, al rechazar que se deba crear un instrumento distinto, de acuerdo con la realidad socioeconómica de cada grupo estudiantil.

“Si tenemos que adaptar la prueba a las condiciones locales, no hacemos ningún favor (a los alumnos), porque estaríamos usando un termómetro distinto para cada una de las enfermedades que deseamos atacar; tiene que ser un instrumento común y estándar, que nos dé información de todos los alumnos para compararla entre todos, y si hay estudiantes que se ven perjudicados porque sus condiciones sociales y familiares son muy lamentables, pues lo que debe hacer el instrumento es resaltar esta situación y remediarla, porque no apoyamos si enmascaramos las diferencias”, advirtió.

Enlace bachillerato, sin licitación

Ana María Aceves, directora general de Evaluación de la Secretaría de Educación Pública (SEP), informó que para la aplicación de la prueba Enlace en bachillerato, en la que participarán 931 mil 249 alumnos de todo el país, se suscribió un contrato por 12 millones de pesos con el Ceneval, sin licitación pública, pues aseguró que al tratarse de una institución reconocida a escala nacional e internacional y por el tipo de dependencia que es, no se requiere dicho, pero se cubrieron todos los requisitos con la Oficialía Mayor de la SEP”.

Agregó que en promedio se invertirán 70 pesos por alumno de educación media superior, mientras que en básica el costo será de 13 pesos, lo que “promedia una inversión de 17 pesos por estudiante”, pues aseguró que a diferencia de los de primaria y secundaria, donde se prevé la participación de al menos tres padres de familia en cada una de las 600 mil aulas donde se aplicará el examen, a fin de “convalidar socialmente” la prueba, en bachillerato se contrató a un aplicador experto en cada una de las 25 mil 900 aulas.

De los 17 pesos que se estima costará la prueba Enlace, agregó que 10 se destinarán a su aplicación directa, adicionales a los tres que se gastaron en imprimir, empaquetar y distribuir los materiales, así como los cuatro que se deberán gastar para imprimir y distribuir entre los padres de familia los resultados, en agosto próximo.

En tanto, Jorge Santibáñez, titular de la Unidad de Planeación y Evaluación de Políticas Educativas de la SEP, informó que para este año se prevé que 3.5 por ciento de los estudiantes pueda copiar los resultados, por lo que se abrirán investigaciones caso por caso para determinar qué ocurrió, y si son muchos los reportes se podría crear una comité especial que atienda dichas indagaciones, “aunque no existe ninguna intención de fichar a los alumnos”.

Agregó que también se aplicarán pruebas de “contexto” a alumnos, docentes y directivos, con el propósito de conocer los factores externos que pueden influir en el aprendizaje, y aseguró que “toda la información será pública, porque el objetivo es que los resultados los conozca la sociedad en su conjunto”.

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.