Usted está aquí: Inicio Economía Crisis alimentaria en el mundo en desarrollo, advierte el FMI

■ El alza sostenida en precios de materias primas, principal factor, dice

Crisis alimentaria en el mundo en desarrollo, advierte el FMI

■ En riesgo, el desarrollo y la estabilidad política de muchos países, alerta

Roberto González Amador (Enviado)

Ampliar la imagen El director gerente del Fondo Monetario Internacional, el francés Dominique Strauss-Kahn, platica con reporteros durante la clausura del foro económico, ayer en Washington El director gerente del Fondo Monetario Internacional, el francés Dominique Strauss-Kahn, platica con reporteros durante la clausura del foro económico, ayer en Washington Foto: Ap

Washington, DC, 13 de abril. El Fondo Monetario Internacional (FMI) alertó este domingo sobre la existencia de una crisis alimentaria en el mundo en desarrollo, causada por el alza sostenida en el precio de las materias primas “que puede tener consecuencias para la democracia”, según expresó el francés Dominique Strauss-Kahn, director gerente del organismo.

Tanto el FMI como el Banco Mundial (BM), que ayer concluyeron su asamblea anual de primavera, pusieron delante en la agenda de discusión el tema del alza en los alimentos, asunto que cobró mayor relevancia esta semana con la irrupción de protestas contra la carestía, en países como Filipinas, Egipto y Haití, y en este último, la inconformidad provocó la caída del gobierno el sábado pasado.

Al final de la reunión, en una comparecencia ante la prensa, Strauss-Kahn dijo que existe peligro que los habitantes de los países en desarrollo sufran hambruna, pero también “que se pierda todo lo que se ha hecho para promover el desarrollo y la estabilidad política de muchos países. Es un gran problema”, dijo.

El secretario mexicano de Hacienda, Agustín Carstens Carstens, presidente del Comité de Desarrollo, que representa a los ministros de las juntas de gobernadores del FMI y el BM, dijo en la conferencia de prensa final que “grandes grupos de población se ven afectados por los altos precios de los alimentos y de la energía en el mundo en desarrollo”.

Carstens Carstens, dijo que esa instancia pidió al BM y al FMI disposición para apoyar con recursos oportunamente a los países vulnerables que deben hacer frente a situaciones críticas como las derivadas del alza en los alimentos y combustibles.

También presente en la conferencia de prensa final, Robert B. Zoellick, presidente del BM, aseguró sobre el encarecimiento de los alimentos, que la institución calcula que en menos de dos años en promedio, se agrave la pobreza de cien millones de personas en el mundo. “Debemos convertir la palabra en acción, no hay tiempo; urge una acción internacional rápida”, dijo.

El miércoles pasado, Zoellick planteó la necesidad de un “nuevo pacto alimentario mundial” y propuso la creación de un fondo de 500 millones de dólares para al Programa de Alimentos de las Naciones Unidas.

Este domingo dijo que esos 500 millones probablemente estarán listos para mayo y anunció que un gurpo de países donantes, principalmente de economías desarrolladas, ya se comprometió a aportar la mitad de ese fondo.

Elizabeth Stuart, vocera de Oxfam International, organización no gubernamental que opera en varios países, criticó la falta de acciones concretas de los ministros que participaron en la reunión del FMI y el BM para acometer con soluciones concretas el problema del alza de los alimentos.

“Los ministros pasaron dos días destacando los riesgos del cambio climático, del alza en los alimentos y de los compromisos para alcanzar las metas del milenio –para la reducción de la pobreza en el planeta–, pero toda esa preocupación hubiera lucido como un compromiso más serio si hubieran aportado el dinero necesario”, señaló Stuart.

La vocera de Oxfam criticó que la preocupación expresada por los ministros de los países desarrollados que participaron en esta cita anual, recogida por el FMI y el BM, no se haya expresado en acciones. “Las preocupaciones no sustituyen al efectivo para comprar comida”, añadió.

“Los ministros de finanzas, que son las únicas personas que tienen lo necesario para resolver el problema, dejarán Washington sin haber firmado ningún cheque o anunciado algún plan para mejorar sus raquíticas ayudas que dan al desarrollo”, comentó Stuart.

Tanto el FMI como el BM atribuyeron esta semana el alza en los alimentos al auge de los biocombustibles y a un cambio de hábitos en China e India –donde viven 2 mil 300 millones de los 6 mil millones de personas que habitan el planeta– pero no emitieron pronunciamientos específicos para detener la producción de insumos energéticos a partir de productos como los granos y la caña de azúcar.

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.