Directora General: CARMEN LIRA SAADE
Director Fundador: CARLOS PAYAN VELVER  
Domingo 20 de abril de 2008 Num: 685

Portada

Presentación

Bazar de asombros
HUGO GUTIÉRREZ VEGA

¿Qué es la privatización?
Los “fierros” y la privatización
JORGE EDUARDO NAVARRETE
El agravio
LUIS JAVIER GARRIDO
Algunos de los retrocesos Petroleros
ANTONIO GERSHENSON
La renovación de PEMEX
ARNALDO CÓRDOVA
Inmoralidad de la privatización
LAURA ESQUIVEL
PEMEX y la justicia
CARLOS PELLICER LÓPEZ
El petróleo es la sangre de México
El corazón de la disputa
LORENZO MEYER
PEMEX
ELENA PONIATOWSKA
La privatización de PEMEX:
Un crimen de lesa Patria

GRUPO SUR
Calderón y su contrarreforma
LUIS LINARES ZAPATA

Conversando con Rafael Escalona
MARCO ANTONIO CAMPOS

Leer

Columnas:
Galería
RICARDO BADA

Las Rayas de la Cebra
VERÓNICA MURGUíA

Bemol Sostenido
ALONSO ARREOLA

Cinexcusas
LUIS TOVAR

Corporal
MANUEL STEPHENS

El Mono de Alambre
NOÉ MORALES MUÑOZ

Cabezalcubo
JORGE MOCH

Mentiras Transparentes
FELIPE GARRIDO

Al Vuelo
ROGELIO GUEDEA


Directorio
Núm. anteriores
jsemanal@jornada.com.mx

 

Manuel Stephens

Día Internacional de la Danza


Jean-Georges Noverre

Por iniciativa del Comité Internacional de Danza del Instituto Internacional de Teatro de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (IDC-ITI-UNESCO, por sus siglas en inglés), se instituye, en 1982, el 29 de abril como Día Internacional de la Danza. En esta fecha se conmemora el nacimiento de Jean-Georges Noverre (1727-1810), coreógrafo y teórico que revoluciona la danza mediante lo que él denomina ballet de acción, es decir, la obra coreográfica que se aboca hacia la “verdad” y expresividad del movimiento bajo parámetros dramáticos –ya no sólo debe incidirse en la perfección de la ejecución– y busca la interacción emotiva e intelectual con el público. Noverre fue calificado como el “Shakespeare de la danza” por David Garrick –notabilísimo actor inglés de la época. Ciertamente, el pensamiento de Noverre tuvo repercusiones definitorias en la danza de su generación y la influencia de su legado se prolonga aun hasta nuestros días, pues sus escritos, vistos en perspectiva, siguen teniendo vigencia.

Cada año y cada vez con mayor interés, se celebra mundialmente esta fiesta que pone en primer término al arte danzario. En México, por único día, es posible dejar un poco de lado el pensar en la falta de espacios que se abren o se dedican exclusivamente a la danza; en que coreógrafos y bailarines son remunerados injustamente, luchan día a día por vivir dignamente de su profesión y no cuentan con ningún tipo de seguridad social que les permita, entre otras cosas, vivir tranquilos en la vejez; en que tenemos instituciones y funcionarios para quienes las artes son sólo un producto más que debe someterse a las leyes del mercado; en que a la danza mexicana se le niega el cabal reconocimiento que merece por estar formando la identidad de nuestro país. Este día la danza se vuelca, generosa como siempre, a los teatros, plazas y calles, sin reservas de ningún tipo y para todos.

Para esta celebración se invita a una personalidad para que envíe un mensaje al mundo. De entre lo que han dicho en los últimos años figuras tan importantes como Alicia Alonso, Jirí Kylián y William Forsythe, recupero las especialmente elocuentes palabras del coreógrafo sueco Mats Ek dichas en 2003: “¿Qué es la danza? Si contestas esto, no eres digno de confianza. Pero, de cualquier manera, déjenme intentarlo: la danza es pensar con el cuerpo. ¿Es necesario pensar con el cuerpo? No para subsistir, quizá, pero sí para vivir. Hay muchos pensamientos que sólo el cuerpo puede pensar. Otras cosas, como la paz, pueden ser más importantes que la danza. Pero entonces necesitaremos la danza para celebrar la paz y exorcizar los demonios de la guerra, como lo hizo Nijinsky. Emma Goldman, la anarquista, tal vez lo dijo mejor: “Una revolución que no me permite bailar, no vale la pena que se luche por ella. El Dios Shiva creó al universo con su danza. Pero la danza es lo opuesto de cualquier pretensión divina. La danza es un propósito eterno, como escribir en el agua. La danza no es la vida, pero mantiene vivas todas las pequeñas cosas de las que el Todo está hecho.”

Este 2008, escuchamos la voz de la coreógrafa sudafricana Gladys Faith Agulhas, cuya compañía está conformada también con personas con capacidades diferentes: “El espíritu de la danza no tiene color, ni una sola forma o tamaño, mas abraza el poder de la unidad, la fuerza y la belleza que se encuentran en nuestro interior. Toda alma que baila, cada persona, joven, vieja o que vive con una discapacidad, crea y transforma ideas en un arte que conmueve y cambia nuestra vida. La danza es el espejo que refleja lo imposible hecho posible. Está ahí para que todos la toquemos, escuchemos, sintamos y vivamos. Los sonidos de nuestros corazones y alma son nuestro ritmo, cada uno de nuestros movimientos revela la historia de la humanidad, son el elemento a través del cual el espíritu humano puede alcanzar la más plena libertad. Siempre que nuestras manos se unen, algo hermoso ocurre, lo que el alma recuerda, el cuerpo lo retrata a través del movimiento. La danza es entonces la fuerza sanadora a la que todos podemos acceder, tú eres mis ojos y yo soy tus pies. Celebremos el Día Internacional de la Danza, usa tu pasión por la danza para que nos sanemos unos a otros, únete a tu comunidad dancística y, sobre todo, sé lo mejor que puedas ser por derecho propio; somos capaces de permanecer unidos a través del poder y el espíritu de la danza.”

¡Viva la Danza!