Usted está aquí: Inicio Ciencias Con bacterias “limpiarán” suelos contaminados con cromo y uranio

■ El Departamento de Energía de EU aportó 100 mil dólares para el estudio de la UNAM

Con bacterias “limpiarán” suelos contaminados con cromo y uranio

■ Su uso es totalmente inocuo para el entorno: Katy Juárez López

■ Se puede utilizar el organismo como fuente de energía, destaca la investigadora del Instituto de Biotecnología

Laura Poy Solano

Especialistas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) estudian la utilización de la bacteria Geobacter sulfureducens como herramienta para la biorremediación de suelos contaminados con metales pesados como uranio, vanadio y cromo, lo que representa una investigación única en América Latina, que se realiza en colaboración con investigadores de Estados Unidos y Canadá.

En conferencia de prensa Katy Juárez López, profesora investigadora del Instituto de Biotecnología de la máxima casa de estudios, afirmó que este microorganismo que vive en los lechos de los ríos y en el subsuelo puede ser una alternativa para recuperar sitios contaminados con cromo, en entidades como Morelos y Guanajuato.

Considerada una de las expertas en el estudio de esta bacteria, que tiene la capacidad de producir electricidad al procesar compuestos orgánicos en el subsuelo, agregó que otra de las líneas de investigación es su utilización como fuente de bioelectricidad, la cual podría abastecer las demandas energéticas de “pequeños aparatos electrónicos como calculadoras, celulares e incluso computadoras”.

A 20 años de su descubrimiento por científicos de la Universidad de Massachusetts, encabezados por Derek Lovley, afirmó que se ha avanzado en el desarrollo de nueva tecnología, que permite utilizar este organismo como fuente de energía para equipo científico depositado en el lecho marino para medir temperatura y detectar la presencia de otros microorganismos.

Juárez López, indicó que el proyecto está vinculado a la posibilidad de crear “mutantes” de esta bacteria para que sean más eficientes en su proceso de “biorremediación de suelos”, así como de recuperación y transmisión de la energía eléctrica, luego que en 2005 nuevas investigaciones hicieron posible el descubrimiento de filamentos en el organismo, llamados pili, “que son como nanocables cuya función es conducir la electricidad, lo que abrió nuevas posibilidades de aplicación tecnológica”.

Sin embargo, reconoció que en la UNAM no se está desarrollando la creación de celdas microbianas, que permitan la acumulación de energía eléctrica, por lo que destacó que en nuestro país el uso de este tipo de bacterias podría enfocarse a la biorremediación de ambientes contaminados. “Su principal innovación es que su uso es totalmente inocuo para el entorno ecológico, ya que podrían utilizarse las bacterias presentes en el subsuelo y aplicar una bioestimulación del microorganismo para que realice su tarea de eliminar metales pesados, altamente tóxicos”.

La investigadora, quien destacó que esta línea de investigación es única en México, informó que la UNAM ha emprendido las investigaciones necesarias para aplicar este micro organismo en la recuperación de un sitio contaminado por cromo en Cuautla, Morelos, ubicado en las inmediaciones de la ex hacienda El Hospital, cuya zona ha sido identificada como uno de los sitios más contaminados por cromo en esa región.

Insistió en que este sistema de bacterias puede ser “mucho más barato que otras técnicas de biorremediación, pero se requieren recursos adicionales para un proyecto que permita la atención de los 47 sitios detectados por autoridades ambientales como focos de contaminación por cromo en dicha ex hacienda”.

La especialista señaló que con el apoyo del Departamento de Energía de Estados Unidos, que aportó 100 mil dólares para el desarrollo de investigaciones sobre la bacteria Geobacter sulfureducens, “México se suma a un esfuerzo internacional de innovación en la búsqueda no sólo de nuevas fuentes de energía alternativa, sino también como una herramienta para atender los graves problemas ambientales que prevalecen en el país”.

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.