Usted está aquí: Inicio Mundo Avala Interpol autenticidad de textos en las computadoras de Raúl Reyes

■ El organismo no certifica la veracidad de la información, afirma su jefe Ronald Noble

Avala Interpol autenticidad de textos en las computadoras de Raúl Reyes

■ Expertos no descubrieron “evidencias de modificaciones, adición o borrados en los archivos”, dice

■ La policía de Colombia realizó 48 mil accesos a los documentos del abatido dirigente de las FARC

Afp, Dpa y Reuters

Ampliar la imagen La Policía Internacional da a conocer en Bogotá los resultados de la investigación de textos hallados en computadoras del abatido jefe rebelde La Policía Internacional da a conocer en Bogotá los resultados de la investigación de textos hallados en computadoras del abatido jefe rebelde Foto: Reuters

Bogotá, 15 de mayo. La Policía Internacional (Interpol) avaló hoy la autenticidad de la información encontrada en computadoras del abatido líder guerrillero Raúl Reyes, pero se abstuvo de certificar la veracidad de los contenidos con base a los que Colombia ha venido acusando a Venezuela y Ecuador de apoyar a la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

“El equipo de los expertos forenses de Interpol no descubrió evidencia de modificación, alteración, adición o borrado en los archivos”, declaró el director mundial del organismo, Ronald Noble, al dar a conocer su informe y entregarlo a las autoridades colombianas, en un análisis estrictamente técnico sobre los archivos de tres computadoras, dos discos duros y tres memorias USB.

Sin embargo, aclaró que no se analizó la veracidad de los contenidos. “No estamos interesado en el contenido”, afirmó tras señalar que se constató que había cerca de 699 gigas de información en los archivos, cuyos textos sumaban más de 39.5 millones de páginas, y que, enfatizó, tomarían más de mil años en ser leídos a un promedio de 100 páginas diarias.

La verificación realizada por el equipo –integrado por peritos de Australia, Singapur y Corea del Sur– “no implica la validación de la exactitud de los archivos de usuarios que contienen, ni la interpretación que cualquier país pueda hacer de dichos archivos”, asienta la Interpol en su página web (www.interpol.int).

Colombia sostiene que las computadoras fueron halladas tras la incursión militar de sus tropas el primero de marzo en suelo ecuatoriano, que bombardeó un campamento de las FARC, en el que fueron muertos Reyes y más de una veintena de personas, entre ellas cuatro ciudadanos mexicanos y uno ecuatoriano.

Tanto Venezuela como Ecuador han desestimado siempre las acusaciones de Colombia sobre su supuesta implicación en apoyo a las FARC, por lo que el régimen del presidente Álvaro Uribe recurrió a la Interpol con la esperanza de avalar la autenticidad de los documentos y buscar dar credibilidad a sus aseveraciones.

Sin embargo, Noble dijo que “podríamos ser blanco de ataques” por esta investigación y que por eso “se tomaron pasos para salvaguardar la independencia” de la indagatoria. Añadió que la Interpol está dispuesta a compartir con Venezuela y Ecuador los detalles de las pericias.

“Antes de juzgar a la Interpol que nos den el beneficio de leer los reportes”, dijo. “He hecho todo en mi poder para aclararle a Ecuador y Venezuela, que también son miembros de la Interpol, que estoy dispuesto a ir hasta allá para explicarles qué hicimos y cómo lo hicimos. Nunca he sido invitado a ir”, explicó.

El director del organismo policial advirtió que, en el examen pericial, se encontró que después del primero de marzo se registraron 48 mil accesos a los documentos contenidos en los discos duros por parte de la policía colombiana,“para ver y descargar su contenido” siguiendo los cánones internacionales al respecto.

Noble, quien dijo que las pruebas permitían establecer que las computadoras pertenecían a Reyes, aunque sin explicar cómo se llegó a esa conclusión, terminó agradeciendo a la policía colombiana por la valentía de haberle pedido a la Interpol que hiciera este examen“profundo de informática forense independiente”.

Sobre estos análisis, que duraron dos semanas, el funcionario concluyó que queda en manos del gobierno colombiano la decisión sobre qué documentos y a qué información le levanta la clasificación para que puedan ser conocidos por el público.

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.