Usted está aquí: Inicio Opinión Astillero

Astillero

Julio Hernández López
Fax: 5605-2099 • juliohdz@jornada.com.mx

■ Espurios

■ Falsedad maestra

■ Traficante ofendido

Ampliar la imagen SEGUNDA MESA. El diputado José Murat y Manuel Bartlett, quien es considerado un férreo defensor de la propiedad estatal sobre los recursos energéticos, intercambiaron opiniones durante la segunda mesa de debates sobre los principios que deben guiar las transformaciones en Petróleos Mexicanos SEGUNDA MESA. El diputado José Murat y Manuel Bartlett, quien es considerado un férreo defensor de la propiedad estatal sobre los recursos energéticos, intercambiaron opiniones durante la segunda mesa de debates sobre los principios que deben guiar las transformaciones en Petróleos Mexicanos Foto: José Carlo González

Cátedra magistral de hipocresía tan descarada que se atreve a disfrazarse de “revolución educativa”. Ella, la profesora que ha pervertido y exprimido el sistema escolar patrio, se pone crítica y apunta su dedo combativo hacia los flancos que domina: maestros, burocracia de la SEP y gobierno federal en general, ¡asustaos, porque ha llegado la Contra-Adelita del gatopardismo caciquil! Él, el encargado jurídico de Los Pinos, que por doctrina partidista y discursos juveniles debería luchar contra el aparato corporativista de controles sindicales, asiste complacido a la fiesta por el Día de la Maestra, convencido como está de que nunca habrá erario ni concesiones suficientes para pagar los buenos servicios electorales de 2006. Y aparecen muy afables las dos mujeres que hasta ahora se mostraban tajantemente separadas, Elba Esther y Josefina, que dicen estar listas para trabajar unidas en nuevos proyectos que acabarán sirviendo a los propósitos concentradores de poder de la profesora implacable. Revolución educativa falsa, adulterada, espuria.

Un personaje largamente beneficiado por el tráfico de influencias y la corrupción del sector petrolero se convirtió ayer en efímero y desdeñado aspirante a censor: el diputado panista por Campeche, Jorge Nordhausen, quiso reconvenir a Claudia Sheinbaum cuando ésta mencionó que Felipe Calderón es un presidente espurio. Nordhausen, que ha obtenido ganancias millonarias durante años mediante contratos de Pemex y sus empresas adjuntas con su empresa, Suministros Industriales Carrizales (de la que, como Mouriño con Ivancar, se ha “desligado” formalmente desde que ocupa cargos públicos), se dio por ofendido al entender que al así calificar al ocupante formal de Los Pinos se ofendía al “gobierno” entero, ya que los tres poderes de la Unión forman parte de ese esquema gubernamental. “Mida su actuación”, le dijo a quien se presentó como representante del gobierno legítimo y la llamó a utilizar “esos términos” en “otro lugar”.

Nordhausen desentonó notablemente con el contexto de respeto que se ha dado en los “debates” del Senado y su postura obtuvo un rechazo generalizado, al igual que sucedió en el arranque de estas sesiones de escenográfica polémica cuando el comisionado calderonista para dirigir el PAN, Germán Martínez, pronunció un discurso amargoso, de penosos intentos de ingenio y confesiones involuntarias de desesperación. Por cierto, Nordhausen, poco conocido fuera del ámbito campechano, tiene varias acusaciones por fraudes mercantiles, amenazas y corrupción. Sus fallidos intentos de reconvenciones, supuestamente moralistas y justicieras son, también, falsas, adulteradas, espurias.

Astillas

Mónica Pérez Taylor reporta, desde Guadalajara, que la Brigada Oro Negro se ha enfrentado a situaciones parecidas a las que, respecto al DF, se narraron ayer aquí: “Hemos optado por ir en grupo y recorrer en parejas la misma cuadra. Así nos sentimos más seguras. La gente está ávida de información y tiene una gran necesidad de expresarse. Con cada ama de casa, señor o estudiante, nos quedamos platicando entre 10 minutos a media hora, o hasta más, y nos comparten su desesperación y sufrimientos. El lunes, de 16 domicilios que nuestra pareja visitó, 14 nos recibieron amablemente, pues de entrada están contra la privatización y además saben, y lo expresan, que en la tele y en ciertas estaciones de radio sólo mienten (…) La gente está dispuesta a la movilización social pues piensan que ya no queda de otra”. Pero también hay casos de agresión: “Un hombre de inmediato nos dijo ‘yo soy profesionista y a mí nadie me engaña’, y ‘¿de dónde sacan que Pemex se quiere privatizar?’ Más delante dijo que ‘López Obrador, cuando fue gobernador de Tabasco, quemó pozos petroleros’. Cuando ya estábamos platicando con la siguiente vecina, la hija del mencionado sujeto salió como basilisco de su casa y, al pasar junto a nosotras, gritó: ‘¡No las oigas, son todas unas pinches perredistas!’, y se fue tocando de puerta en puerta, avisando a los demás vecinos que ahí íbamos, transpirando un odio furibundo y señalándonos con su dedo flamígero. Pero fueron dos casos de 16 (…) Bien harían los de muy arriba si se dieran una vuelta por la realidad y constataran que el pueblo no es tonto y sabe que ninguna privatización funcionó; ellos sólo sienten que México cada vez está peor, saben de la absoluta corrupción del gobierno de Calderón y del estatal de González Márquez; hasta del cardenal Sandoval repelan”… Ya en días pasados una lectora había alertado: “Hay otro megafraude en curso. A los burócratas les están desapareciendo toda posibilidad de escoger el Afore que más les convenga. Hay quienes, por ejemplo, estuvieron registrados hasta mayo pasado en Bancomer y ahora los mandan a peregrinar para saber dónde están sus dineros. En algunos casos han acabado en Banamex (con Citybank detrás), sin previa consulta del cuentahabiente”. Pues bien, José Luis Flores Balbuena, jubilado desde septiembre de 2004, se presentó hace días a cobrar su Afore y le dieron “una hojita que dice: ‘derivado de la unión de Afore Santander con ING Afore, a partir de enero 2008 el módulo de servicio cambia de ubicación’”, así que el interesado hubo de llamar a un 01800 e ir a una dirección en Paseo de la Reforma. Al fin, el pasado 9, le entregaron su fondo de retiro: “me debían pagar 8 mil 122 pesos, pero sólo me dieron 2 mil 805, y me dicen que hasta dentro de un año me darán el resto, que son 5 mil 917. Nadie me sabe decir por qué esa decisión”… ¿Y en dónde está el lic. F.C. en estos días en que los narcos sacuden al país y demuestran que los discursos y las sesiones del “gabinete de seguridad” les valen? Pues, de viaje nuevamente por el extranjero… Y, mientras un juez de Quintana Roo ha ordenado la aprehensión en el caso Lydia Cacho de los policías poblanos que cuatro años atrás la secuestraron, ¡feliz fin de semana, con la cámara gringa de representantes decidiendo pagar menos (de 500 a 400 millones de dólares) por el derecho a meterse en México apenas disfrazadamente mediante la tal Iniciativa Mérida!

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.