Usted está aquí: Inicio Opinión Penultimátum

Penultimátum

■ Insensibilidad de autoridades migratorias de España

Cuentista, crítico literario, a Dasso Saldívar se le conoce internacionalmente por haber escrito El viaje a la semilla, la mejor biografía de Gabriel García Márquez. Nacido en Colombia, Dasso cuenta también con pasaporte del gobierno de España, país en el que vive desde hace 30 años dedicado a su familia y a ejercer su oficio de toda la vida: escritor. Carece, por tanto, de recursos suficientes para afrontar los crecientes problemas de salud que tiene por una grave insuficiencia renal.

Un grupo de sus amigos logró reunir el dinero para financiar el trasplante de riñón que Dasso requiere con urgencia. Diez donantes ofrecieron el órgano que necesita. Se escogió a un sobrino, pobre, que, luego de muchas súplicas, obtuvo el visado de España. Pero no fue intervenido por tener una malformación.

Ahora es una sobrina, también pobre, la que está dispuesta a donar un riñón a su tío para salvarle la vida. No ha podido viajar porque las autoridades españolas se niegan a concederle la visa. Temen que no regrese a Colombia, que se quede de indocumentada.

De la forma ruin en que se han portado (y se portan en otros casos) los funcionarios españoles escribe Héctor Abad Faciolince. Lo hace en El Espectador, publicación en la que medio siglo atrás brilló con méritos propios García Márquez como reportero y corresponsal en Europa. El Espectador reaparece ahora como diario para llenar el enorme vacío que existe en Colombia de prensa independiente, moderna. Abad Faciolince, Fernando Vallejo y Álvaro Mutis, entre otros, prometieron en 2000 no volver a España en protesta por las exigencias de visado que ese país impuso a los colombianos. Abad Faciolince ha cumplido su promesa. Pero en cambio pide en El Espectador que alguno de los países europeos en que se conoce a Dasso Saldívar por la traducción de su obra lo acoja y otorgue la visa a su sobrina para realizar el trasplante. O que se efectúe en Colombia. Abad Faciolince señala: “Un país digno debería darle a uno de sus ciudadanos ilustres la única oportunidad que tiene de sobrevivir. Si la inhumana España no concede siquiera una visa humanitaria, ¿por qué no le damos nosotros a España una lección de humanidad?”

Mientras, sigue la conquista económica de América Latina con nuevas adquisiciones de empresas nacionales y las altas utilidades de los consorcios ibéricos ya establecidos.

Regresa la revelación de la semana: “¡Qué fregón que te acuestes con lo que tú te quieres acostar en la vida y que seas muy feliz! ¿Por qué me voy a quedar caliente yo solo? Ya pasó la edad en la que tenía que recurrir a Manuela, y no lo voy a hacer ya”: Fabián Lavalle, Fabiruchis, conductor de un programa radiofónico sobre artistas, al restar importancia a las fotos publicadas en una revista en las que aparece besando a un amigo.

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.