Usted está aquí: Inicio Deportes Admite Hermosillo tener dos actas de nacimiento, pero cancelará la más antigua

■ Los chinos le tienen miedo a Paola Espinosa, afirmó el titular de la Conade

Admite Hermosillo tener dos actas de nacimiento, pero cancelará la más antigua

■ Pide a los deportistas hacer caso omiso de chismes y dedicarse a entrenar y dar resultados

Marlene Santos A.

Ampliar la imagen Carlos Hermosillo asegura no afectar por el hecho de tener dos actas Carlos Hermosillo asegura no afectar por el hecho de tener dos actas Foto: Notimex

Carlos Hermosillo, titular de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade), admitió que posee dos actas de nacimiento: “La del 11 de julio de 1963 y la del 24 de agosto de 1964. Yo nací en Cerro Azul, Veracruz, mi padre luego me lleva a un pueblito cercano, Naranjos, donde también me dio de alta y lo mismo hizo con casi todos mis hermanos.

“Sin embargo, mis documentos, pasaporte, tarjeta de elector, licencia, todos siempre los he tenido con fecha del 24 de agosto. No tengo documentos duplicados con otra fecha. No utilicé ningún otro para ser cachirul ni para sacar provecho o beneficio alguno.

–Aunque aceptas que te manejas con el acta que no tiene los datos reales...

–Yo quisiera saber dónde estoy afectando a alguien. El cumpleaños que festejo es el del 24 de agosto con mi esposa, mis hijos, mis papás. Para llegar a la Conade nadie me dijo que debía tener un año menos. Cuando fui (futbolista) amateur no participé en algún torneo que exigiera menos edad.

“Todos mis documentos son legales, son de la fecha con la que estoy registrado en todos lados. Hoy yo podría decir: mi única fecha es el 24 de agosto. Jurídicamente lo que voy a hacer es darme de baja con un acta (la de 1963) y se acabó, no hay bronca, ya me dijeron mis abogados”.

Hay posibilidades de preseas

Luego de casi año y medio de haber asumido la dirección de la Conade, Hermosillo, subdirector del organismo durante tres años con su antecesor Nelson Vargas, confiesa: “Como que él ‘arropó’ muchas cosas, no me las dejaba ver... Cuando llego acá me di cuenta: era lo que se dejó de hacer. Decían que nos iban a dejar una autopista de ocho carriles; resultó ser de tierra y con baches”.

A 83 días de que se inicien los Juegos Olímpicos de Pekín, el funcionario reveló haber pasado dolores de cabeza y sentirse nervioso, porque “no será nada fácil”, pues “se dejó de trabajar a fondo con las bases. No obstante, se declaró motivado.

“Tenemos posibilidades (de medallas), ya sabemos: vela, canotaje, clavados, caminata, tiro con arco... Tengo fe –aunque vayan poquitos– en box.”

Desestimó temores de que por ser locales haya favoritismo para los clavadistas anfitriones en perjuicio de los mexicanos. “Los chinos le tienen miedo a Paola (Espinosa), porque ya les ha ganado”, subrayó.

Con estudios de ingeniería civil y cursos de administración, en México y España, Hermosillo acepta que debió salirse de actividades poco prestigiosas en la recta final de su carrera como futbolista.

“Tuve un despacho de orientación al jugador en cuanto a asesorías, gastos médicos, inversiones económicas, que también colocábamos en algunos equipos, es cierto, pero era más enfocado a lo humano”, indica.

–¿El despacho que tuviste con Gregg Taylor te causó problemas?

–Decían que yo no podía ser juez y parte.

“Siempre he sido transparente en lo que hago y digo. Muchos hacían lo mismo, pero en el anonimato, se ganaban su dinerito. Yo, en cambio, lo hice abiertamente. Empezamos a quitarle gente a los promotores que dejan al jugador botado en un equipo y se olvidan. Llegamos a tener 120, 150, entre ellos Francisco Palencia, Duilio Davino, Braulio Luna... bastantes.

“Dejaba buen dinero, pero yo siempre quise ser directivo de una institución de futbol, del deporte, y si deseaba lograrlo debía dejar esa actividad. Decidí vender mi parte a Gregg para que me quitaran el mote de promotor y desvincularme completamente. Eso fue por ahí de 1997, 98”, precisó.

Luego de sus cursos y por su amistad con el diputado Carlos Torres, Hermosillo se acercó al entonces candidato Felipe Calderón. “Jamás me prometió nada, yo me adherí a su campaña convencido”, enfatiza el funcionario, hoy afiliado al PAN.

El ex goleador destacó su trabajo en la transparencia y probidad. “Lo más fácil y ruin que hay en la vida es acusar, ensuciar, para eso somos los mejores; para destruir. Nosotros creamos una página, se llama transparencia deportiva, somos la primera institución de gobierno que tiene una donde puedes ver todo lo que quieras.

“Y si falta algo, hay un vínculo, ahí lo pides y nosotros subimos el dato. Queremos que se sepa todo. Ya logramos cinco certificados ISO de calidad en antidopaje, informática, transparencia de recursos hacia las federaciones, en la parte administrativa...”. No titubea en revelar su sueldo: “libres me quedan como 80 mil pesos”.

Luego de bromear sobre los desmesurados salarios de los futbolista, de los cuales alguna vez gozó, indica: “Acá (Conade) las cosas van a cambiar. Yo no tengo necesidad económica, no vine a eso. No me sobra (dinero), pero estoy tranquilo”.

Con fastidio rechaza ser, junto con Felipe Muñoz, una especie de marioneta de Mario Vázquez Raña, titular del Comité Olímpico Mexicano (COM). “Lo conozco desde que jugaba futbol. Ha sido muy atento conmigo. Cuando estuve en España me visitó, igual me llevo con Olegario, con Arturo Elías y otros más, pero las decisiones las tomo yo.

“Mario ha sido respetuoso y nos ha dejado trabajar. No tengo ni por qué pelearme y te pongo un ejemplo, el baloncesto: cuánto tiempo pasó sin que se resolviera el conflicto ¡12 años! Yo le dije ‘necesito resolverlo, creo que tú eres una persona clave en este asunto y quiero que me ayudes con la parte internacional’”.

“Me conectó, me metí, fuimos Felipe (Muñoz) y yo, y hoy el baloncesto está resuelto. El atletismo se solucionará después de los juegos. En la vida hay que saber hacer equipo, no me detengo si debo tocar puertas; ¡yo no puedo solo! ni soy dueño de la verdad”, señaló.

No supe que pasó con Ana

Respecto a su distanciamiento con la ex velocista Ana Gabriela Guevara, quien antes lo apoyó, comenta: “Nunca supe qué pasó, la verdad yo la respeto muchísimo. Me gustaría tener una plática muy honesta con ella donde se dijera en qué nos equivocamos...

–¿No le prometiste algo que después se te olvidó?

–Jamás. Todo lo que nos pidió, lo atendimos. El distanciamiento me dolió mucho porque en mi casa se le quiere y respeta. Es una atleta extraordinaria y se portó bien conmigo. No sé si alguien le llevó un chisme.

–Ella dice que en el deporte no hay una cabeza.

–Esas son las críticas que no entiendes. ¿No hay cabeza? Hacer deporte para salir en la prensa es padrísimo. Hacerlo para atacar la problemática, ir a la gente en las barrancas, en las comunidades es muy diferente.

“Jamás nadie se había metido con las federaciones, nadie quería ordenarlas. Nunca se habían dado tantos premios como ahora y desde 1999 no se mejoraban las becas de los deportistas.

“Hemos hecho cosas que a lo mejor nos ha faltado comunicar, porque para llegar aquí me valí de un proyecto, no fue que le cayera bien al Presidente”, reclamó.

–¿Cuál ha sido tu mayor dolor de cabeza?

–Las grillas, los chismes que llevan y traen y generan conflicto. Los deportistas, a quienes respeto y admiro, que entiendan: deben dedicarse a entrenar. A veces los preparadores los involucran en problemas, pero lo que debemos generar en un país de tantos millones de habitantes son resultados.

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.