Usted está aquí: Inicio Mundo Que EU responda a la acusación contra su diplomático, pide Cuba

■ “Un show decadente”, el acto de Bush en Washington, sostiene el canciller Pérez Roque

Que EU responda a la acusación contra su diplomático, pide Cuba

■ Parmly realizó “al menos 3 operaciones de abastecimiento de dinero” a opositores: gobierno cubano

■ La Habana ratifica su decisión de mantener este conflicto en el terreno del alegato público

Gerardo Arreola (Corresposal)

Ampliar la imagen El canciller Felipe Pérez Roque al responder ayer a declaraciones del presidente George W. Bush, quien descalificó las recientes reformas del gobierno de la isla. El funcionario cubano aseguró que el discurso del jefe de la Casa Blanca fue "irrelevante y cínico" El canciller Felipe Pérez Roque al responder ayer a declaraciones del presidente George W. Bush, quien descalificó las recientes reformas del gobierno de la isla. El funcionario cubano aseguró que el discurso del jefe de la Casa Blanca fue “irrelevante y cínico” Foto: Reuters

La Habana, 22 de mayo. Cuba pidió hoy a Estados Unidos que responda a la acusación de que el principal diplomático de Washington aquí, Michael Parmly, personalmente ha traído dinero de un convicto, preso en Miami para entregarlo a opositores en la isla.

“Que dejen de evadir las preguntas”, reclamó el canciller Felipe Pérez Roque, pero al mismo tiempo ratificó la decisión de La Habana de dejar el conflicto en el campo del alegato público y de no escalarlo con represalias legales o diplomáticas.

“Esperamos que el gobierno de Estados Unidos se llame a capítulo y tome las medidas pertinentes para rectificar la conducta de sus diplomáticos”, añadió. “Esto es un conteo de protección. Ellos sabrán qué hacer”.

Aunque Parmly dejará el cargo este verano, las acusaciones en su contra han sido la pieza principal de una ofensiva cubana lanzada precisamente cuando la política hacia la isla emergía en el debate interno en Estados Unidos, por el paso de la campaña electoral por Florida y la celebración, el miércoles, de un acto que ratificó la línea dura del presidente George W. Bush.

Entre otras afirmaciones, el mandatario dijo que los cambios ejecutados por el presidente Raúl Castro son sólo una “broma cruel”. Pérez Roque devolvió hoy los adjetivos y dijo que la reunión de Washington fue “un show decadente, un discurso irrelevante y cínico, un acto de propaganda ridícula y de mal gusto”.

El propio canciller recordó que Bush ya está “empacando sus bultos”, a ocho meses de entregar el mando, por lo que el reclamo cubano parece dirigido no sólo a la actual administración, sino también a la próxima. En esa medida, la pelota llega tanto a la cancha del republicano John McCain, partidario de continuar la actual confrontación, como a la del aspirante demócrata más aventajado, Barack Obama, abierto a un entendimiento.

Pérez Roque no precisó si se desprenderían acciones judiciales contra los cubanos acusados de la recepción de fondos, pues la investigación aún “está en curso”.

El ministro de Exteriores convocó a una conferencia de prensa en el cuarto día consecutivo de inculpaciones públicas contra Parmly, jefe de la Sección de Intereses de Estados Unidos (oficina diplomática de rango inferior al de una embajada), que hasta ahora no han sido desmentidas por Washington.

Según Pérez Roque, la conducta de Parmly viola el Acuerdo Bilateral del 30 de mayo de 1977 por el cual se establecieron secciones de intereses para servir como consulados y enlace entre los dos gobiernos, que habían roto relaciones diplomáticas en 1961.

También citó a la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas del 18 de abril de 1961. En este caso, Pérez Roque destacó el artículo 41, que ordena a los funcionarios extranjeros no inmiscuirse en los asuntos internos del Estado en el que están destinados.

El canciller dijo que Parmly realizó personalmente “al menos tres operaciones de abastecimiento de dinero”.

Las acusaciones, difundidas extensamente en prensa, radio y televisión locales, se basan en mensajes por correo electrónico, llamadas telefónicas, fotos y videos de los últimos dos años, recopilados por la policía política, que muestran indistintamente contactos de la opositora Martha Beatriz Roque con una mujer en Miami y con Parmly en La Habana.

La mujer de Miami es Carmen Machado, asistente de Santiago Álvarez Fernández-Magriñá, el personaje condenado en dos procesos sucesivos en esa ciudad a 30 meses de cárcel por tenencia ilegal de armas, uso de documento falso y obstrucción a la justicia.

Los elementos exhibidos por el gobierno cubano incluyen algunos recibos de dinero firmados por opositores en La Habana en favor de la Fundación Rescate Jurídico de Miami, dirigida por Álvarez.

También muestran diálogos para el aparente arreglo de envíos de recursos de la Fundación a Roque, a través de Machado.

El expediente indica, asimismo, una estrecha relación de confianza entre Roque y Parmly, que incluye el manejo de detalles precisos sobre los viajes del diplomático a Estados Unidos, su lugar de estancia en Miami y su regreso a La Habana.

Una parte de la documentación muestra coincidencias entre los aparentes envíos pactados entre Roque y Machado y los viajes de Parmly, pero no se ha podido apreciar cómo se materializó la acusación de que el funcionario ha actuado como intermediario en un trasiego de dinero.

Vinculado a Luis Posada Carriles, el confeso instigador de acciones violentas contra objetivos cubanos, Álvarez es originario de la isla. En el amplio pliego de acusaciones en su contra, que el gobierno cubano esgrime a menudo, está una grabación de 2001 en la que instruye a uno de sus allegados, detenido aquí, para que culmine un atentado con explosivos contra el cabaret Tropicana.

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.