Directora General: CARMEN LIRA SAADE
Director Fundador: CARLOS PAYAN VELVER  
Domingo 25 de mayo de 2008 Num: 690

Portada

Presentación

Bazar de asombros
HUGO GUTIÉRREZ VEGA

Brito y Jiménez:
el rótulo del arte

RICARDO VENEGAS

Gritos de la noche
KLÍTOS KYROU

Realidades artificiales
y mentiras globales

JUAN MANUEL GARCÍA Entrevista con EDUARDO SUBIRATS

Introducción a Giacometti
YVES BONNEFOY

Alberto Giacometti
Carta a Pierre Matisse

El diálogo poético de Giacometti
MIGUEL ÁNGEL MUÑOZ

Dos poetas

Leer

Columnas:
Jornada de Poesía
JUAN DOMINGO ARGÜELLES

Paso a Retirarme
ANA GARCÍA BERGUA

Bemol Sostenido
ALONSO ARREOLA

Cinexcusas
LUIS TOVAR

La Jornada Virtual
NAIEF YEHYA

A Lápiz
ENRIQUE LÓPEZ AGUILAR

Artes Visuales
GERMAINE GÓMEZ HARO

Cabezalcubo
JORGE MOCH


Directorio
Núm. anteriores
jsemanal@jornada.com.mx

 

Naief Yehya
naief.yehya@gmail.com

El misterio del más reciente bombardeo israelí en Siria

OSIRAK

El 7 de junio de 1981 varios bombarderos israelíes f -15 y f -16 destruyeron el reactor nuclear iraquí de Osirak, a dieciocho kilómetros de Bagdad. La planta de construcción francesa estaba a punto de entrar en funcionamiento, pero aún no tenía combustible nuclear. El gobierno del entonces primer ministro israelí Menachem Begin, argumentó que la operación Ópera había sido defensiva, ya que la planta “produciría bombas atómicas de uranio enriquecido o plutonio del tamaño de la usada en Hiroshima, lo cual sería un peligro mortal para el pueblo de Israel”. La planta no se construía en secreto, la Agencia Internacional para la Energía Atómica ( aiea ) supervisaba la construcción. Las evaluaciones más optimistas aseguraban que el gobierno de Saddam Hussein estaba a por lo menos cinco años de hacer una bomba, y el doctor Richard Wilson, director del departamento de física de Harvard, publicó en marzo de 1983, en la revista Nature, que el reactor de Osirak no estaría en posibilidad de producir armas nucleares. El bombardeo fue un acto de guerra –condenado incluso por el gobierno estadunidense– que fue emprendido por Menachem Begin en buena medida por motivos electorales. Y si tuvo una reacción clara, fue motivar a Hussein para tratar de obtener armas nucleares para protegerse del único Estado nuclear de la región: Israel.

UN EDIFICIO CUADRADO


Reactor nuclear en Siria

El 6 de septiembre de 2007, Israel bombardeó un edificio en construcción en Dair el Zor, Siria. El ataque se mantuvo en relativo silencio, tanto por parte de Israel como por los sirios. Luego Israel reveló que había destruido un reactor nuclear en construcción; Siria dijo que se trataba de un edificio militar abandonado. Las imágenes de satélite muestran un edificio cuadrado sin características particulares ni sistemas de protección aparentes. eu se mantuvo inicialmente en silencio y luego arremetió culpando a Corea del Norte de ofrecer la tecnología a Damasco para construir un reactor capaz de producir plutonio. La aiea condenó a Israel por tomar una acción semejante sin consultar con ellos, y a Estados Unidos por no compartir su información si es que ésta realmente existía. eu negó haber participado en el ataque; sin embargo, es bien sabido que Israel no llevaría a cabo una acción semejante, en un momento como ése, sin consultar a la Casa Blanca. Lo cierto es que nunca se presentó evidencia alguna fuera de ambiguas imágenes de satélite.

NI RASTRO

Los expertos en armas nucleares Paul Brannan y David Albright (bien conocido por sus erróneas e inefables “certezas” respecto de las inexistentes armas de destrucción masiva iraquíes) declararon que el edificio cuadrado era muy similar al reactor norcoreano de Yongbyon, el cual requeriría alrededor de mil toneladas de grafito altamente purificado como moderador. Rastros de ese material hubieran sido encontrados fácilmente tras el bombardeo. Importar o producir tanto grafito hubiera llamado la atención de los numerosos espías que merodean por Siria. En caso de estar casi terminado, el reactor hubiera tenido barras de control las cuales, en la explosión, hubieran producido emisiones químicas fácilmente identificables. ¿Dónde pensaba Siria obtener barras de combustible sin despertar sospechas y causar alarma, precisamente en el momento en que eu busca cualquier pretexto para acabar con el gobierno de Damasco?

POSIBLES CAUSAS

Es casi definitivo que la intención de Israel no era destruir un reactor. Pero hay varias teorías respecto de lo que Israel realmente quiso lograr. La primera es que bajo el edificio cuadrado hay un depósito de armas y, en particular, de misiles comprados a Irán y Corea del Norte, lo cual explicaría la presencia de agentes norcoreanos. El ataque supuestamente coincidió con la llegada de un cargamento de partes para misiles Scud. Una teoría más apunta a que el ataque simplemente fue una prueba de las defensas aéreas sirias, las cuales supuestamente acababan de ser mejoradas con nuevos sistemas de radar, y de comando y control copiados del modelo iraní. Pero no olvidemos que los israelíes regularmente sobrevuelan Siria sin temor a sus defensas aéreas, así como que llevan a cabo atentados y asesinatos en ese país. Independientemente de la verdadera razón, lo que queda claro es que la operación fue una manera brutal de enviar un mensaje tanto al presidente Bashar al Assad, a quien acusan de ayudar al grupo Hezbollah, como a Mahmud Ahmadinejad, y probablemente fue una manera de preparar al público para una próxima guerra contra Siria y/o Irán, todo lo cual, de paso, es una patada a la mesa de negociaciones con Corea del Norte. Por parte de Israel, como señala el periodista Seymour Hersh, el primer ministro Ehud Olmert aprovechó el ataque para intentar revitalizar su desprestigiado gobierno, especialmente tras la catástrofe que fue la guerra e invasión de Líbano en 2006.