Usted está aquí: Inicio Política Ganancias sin precedentes para grandes especuladores por la crisis alimentaria

■ Necesario, un pacto nacional, no “parches”, ante la grave situación: grupos campesinos

Ganancias sin precedentes para grandes especuladores por la crisis alimentaria

■ Las constantes alzas de precios generan oleadas de nuevos pobres, advierte la organización Grain

Matilde Pérez U.

La crisis alimentaria exige un cambio radical de las políticas agrícolas, las cuales deben considerar a los campesinos a pequeña escala y frenar el lucro en los mercados de futuros, donde los capitales especulativos el año pasado ascendieron a 175 mil millones de dólares, asentó la organización Grain.

“Es tiempo de romper con el pasado y de movilizarse en torno a una nueva visión creativa que nos saque de esta crisis alimentaria que está creando nuevos pobres por el constante incremento de los precios de los alimentos”, asentó la organización en el editorial de la revista Seedling, en el cual aborda el tema de la crisis alimentaria.

Agregó que hay un vacío político palpable en el ámbito mundial, ya que “quienes están en el poder parecen tener sólo actos reflejos que equivalen a más liberalización del comercio, más fertilizantes, más transgénicos y más endeudamiento, y consideran un tabú reformular las reglas del sistema financiero o de poner coto a los especuladores”.

La organización desmintió que los altos precios de los granos en los mercados internacionales beneficien a los campesinos, ya que, por ejemplo, los productores de arroz en Tailandia obtuvieron el año pasado 308 dólares por tonelada entregada a los molinos y actualmente sólo perciben 296 dólares, aunque el precio del cereal en el mercado se ha triplicado.

“Este es uno de los aspectos del lucro permitido a las grandes empresas, que están obteniendo ganancias sin precedentes en toda la cadena alimentaria, desde los fertilizantes y las semillas hasta el transporte y el comercio, mientras cientos de personas reducen la cantidad de alimentos ingeridos”, subrayó.

El Consejo Nacional de Organismos Rurales y Pesqueros y el Consejo Nacional de Organizaciones Campesinas han insistido ante las secretarías de Economía y de Agricultura en que se regulen las importaciones de alimentos y se revise el capítulo agropecuario del Tratado de Libre Comercio de América del Norte.

El secretario general de la Central Campesina Cardenista, Max Correa Hernández, advirtió que la situación económica, política y social de México se complica a diario y dijo que por sexto año consecutivo la escalada de precios ha sido superior a las previsiones del Banco de México.

“El escandaloso incremento de los precios en alimentos de la canasta básica obligó al gobierno a reconocer la crisis y enfrentar el problema con un anuncio mediático, pero sin respuestas verdaderas que solucionen el problema estructural y de seguridad nacional que representa esta problemática de especulación y alza de precios”, apuntó.

Isidro Pedraza Chávez, dirigente de la Unidad de la Fuerza Indígena y Campesina, consideró indispensable un modelo agrícola basado en la producción de pequeña escala, de pesca artesanal, de respeto a los derechos culturales y a los territorios de los pueblos indígenas y sus formas comunitarias de producción.

“Para encontrar soluciones a la crisis alimentaria debemos encontrar sus causas, que no son precisamente la escasez de alimentos ni el incremento de sus precios. Tenemos que saber además quiénes son los responsables y quiénes los beneficiarios. Las causas tienen una lógica, los responsables tienen nombre y los beneficiarios tienen marcas mercantiles”, subrayó.

Manuel Villa Issa, experto en asuntos agropecuarios, asentó que en México lo que urge es un acuerdo nacional entre los gobiernos federal, estatales y municipales, industriales, comercializadores y productores; “no se debe seguir parchando la realidad”, expresó.

El autor del libro ¿Qué hacemos con el campo mexicano? expuso que la seguridad alimentaria debería estar discutiéndose como la reforma energética. “Estamos un poco confundidos y distraídos por el asunto del combate al narcotráfico y la violencia, pero es claro que la crisis alimentaria requiere acciones inmediatas y no seguir jugando a parchar conflictos”, concluyó.

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.