Directora General: CARMEN LIRA SAADE
Director Fundador: CARLOS PAYAN VELVER  
Domingo 8 de junio de 2008 Num: 692

Portada

Presentación

Bazar de asombros
HUGO GUTIÉRREZ VEGA

Entre grulleros te veas
RICARDO GUZMÁN WOLFFER

Poesía trágica
TEÓFILO D. FRANGÓPOULOS

Un oficio que se aprende
EUGENIO FERNÁNDEZ VÁZQUEZ

Fichas para (des)ubicar a Heriberto Yépez
EVODIO ESCALANTE

Diálogo alrededor de Sergéi Esenin
ROBINSON QUINTERO OSSA Y JORGE BUSTAMANTE GARCÍA

Esculturas con Eros
RICARDO VENEGAS Entrevista con CARLOS CAMPOS CAMPOS

Leer

Columnas:
Mujeres Insumisas
ANGÉLICA ABELLEYRA

Paso a Retirarme
ANA GARCÍA BERGUA

Bemol Sostenido
ALONSO ARREOLA

Cinexcusas
LUIS TOVAR

La Jornada Virtual
NAIEF YEHYA

A Lápiz
ENRIQUE LÓPEZ AGUILAR

Artes Visuales
GERMAINE GÓMEZ HARO

Cabezalcubo
JORGE MOCH


Directorio
Núm. anteriores
jsemanal@jornada.com.mx

 

Esculturas con Eros

Ricardo Venegas
Entrevista con Carlos Campos Campos

Ingeniero civil de profesión y amante de la arquitectura y las artes plásticas, ambas con postgrados, Carlos Campos Campos (1943) es creador y ejecutor de obras urbanas importantes en casi todo el territorio nacional: esculturas, pinturas y acuarelas conforman su quehacer artístico; se asume como dibujante sobre todo de la figura humana, investigador de la cerámica y el grabado, lector permanente de la historia del arte, la filosofía oriental y occidental, experto en la construcción y administración de hospitales. Nos recibe en su estudio de Cuernavaca en medio de un jardín donde grandes esculturas marcan su territorio.

¿Por qué la tendencia hacia el Oriente, cómo se origina este acercamiento en su obra?

–Creo que no hay Oriente y Occidente; hay la unión de los dos y los traemos internamente, nos identificamos más con uno básicamente por nuestro nacimiento y educación, y como consecuencia deviene el desarrollo económico, religioso, político y la ubicación geográfica, aunque internamente hay las dos vertientes en toda evolución cultural.

– En Morelos sabemos que no, pero ¿se valora el trabajo del escultor en México?

–Hay una cultura de desconocimiento de la escultura como tal; se le relaciona al artista plástico como pintor de óleo, de acrílico, de acuarela, como dibujante, pero no se le relaciona tanto con la escultura. Al escultor lo quieren colocar siempre en otro apartado y es quizá el más plástico de todos. El escultor, a diferencia de los otros, maneja tres dimensiones en su obra y ésta es más notoria en el espacio, porque la gente vive en las tres dimensiones, las vive y percibe, por eso hay que llevarlos más a la escultura. Las tres dimensiones las vivimos permanentemente casi en todo lo que vemos y tenemos, pero no lo apreciamos; sin embargo, cuando se manejan creativa y artísticamente es justo cuando la llamamos escultura.

– ¿Qué méritos le atribuye al escultor cuando hay un acercamiento a los terrenos espirituales?

– Si nos remontamos a lo prehispánico, aquí en México observamos el grado tan alto de espiritualidad que ya se manejaba. Un ejemplo magistral de las obras de la arqueología es Chichén Itzá, elegida como una de las siete maravillas del mundo moderno, ¡ qu é gran espiritualidad hay ah í cargada de tanto ritual, y la evidencia m á gica de la serpiente viviente descendiendo en cada solsticio y equinoccio en esa maravillosa escultura-pir á mide! Esta espiritualidad la tenemos todos, no es mexicana ni oriental, es lo que justamente expresamos con nuestra espiritualidad, es algo muy lleno, pero tambi é n es algo muy vac í o; en eso consiste la escultura cient í fica y espiritualmente, en “ llenar lo vac í o o en vaciar lo lleno ” .

¿Quiénes han influido en el trabajo de Carlos Campos Campos?

–Nos podemos remitir a la primera escultura de una mujer, simple, de hace 30 mil años; la reproducen casi todos los museos, anónima totalmente hasta nuestros días. En México un Zúñiga, en Morelos un Escobedo, los hermanos Marín, Sebastián... Fuera de México, Henry Moore, quien en su etapa más productiva viene y se inspira en Yucatán, admira como escultor el Chac Mool y le cambia su visión de los borregos, árboles, rocas; dedica, a partir de esa escultura, toda su vida a hacer Chac Mool de tipo abstracto ¿Qué quiere decir esto? Un inglés viene y toma la cultura prehispánica y hace las mejores esculturas, las más reconocidas y valiosas, hoy todo gran museo posee obra de él. Hay en mi obra mucha influencia de lo japonés con el gran escultor, recientemente fallecido, Isamu Noguchi, quien deja un gran legado en Nueva York en su taller-estudio, el cual hoy es un museo; este escultor japonés hace y deja su obra en Occidente, pero es reconocido en Oriente y es muy conocido actualmente en todo el mundo. Fui a Oaxaca y el museo-biblioteca del maestro Toledo es impactante. Quizá en artes plásticas uno de los más grandes de México; es impresionante que tenga 30 o 40 mil volúmenes de libros de arte; sin embargo, si nos remitiéramos a aquellos relativos a la escultura, el porcentaje es mínimo. Otro tópico interesante sobre la escultura es que en América del Sur, la peruana específicamente, y también la azteca en el aspecto erótico, son muy importantes; se ha hecho este tipo de escultura, sobre todo en la época prehispánica y en la actual, pero no se ha expuesto y no se tiene el valor para hacerlo, lo erótico puro es muy artístico.

¿Qué tan importante ha sido este erotismo que tiene muchas connotaciones en nuestra estética?

–Para ser honesto, no lo entendí hasta que incursioné en las artes plásticas; se entiende a partir de ver y dibujar la figura humana, observar la belleza de ambos sexos, cada uno en su estética y dimensión. El Eros es, en esencia, esa unión amorosa que vuelve a crear; tener esa unión amorosa da origen a la máxima creatividad de un ser humano, que es otro ser humano. Hablando de erotismo, y para entenderlo, viene un estadunidense y reúne a 20 mil personas y las desnuda, eso es erotismo, los que estaban ahí tenían ganas de mostrar su cuerpo; nosotros rompimos el récord de juntar cuerpos humanos desnudos y decimos: “aquí hay mucho amor y nadie nos gana a mostralo”, esa fue la experiencia y la gran “foto-escultura” que hizo Tunick en México, efímera como “escultura viviente” y queda para la historia: cuerpos de mujeres y de hombres juntos.

¿No estamos preparados para este erotismo?

–Estamos preparados pero no nos atrevemos. Hay barreras psicológicas, económicas, políticas, de religión, de idiosincrasia, familiares... debería haber una cultura del erotismo en las escuelas. Hay que estar siempre en la línea del centro donde se vea objetivamente qué es el erotismo. Creo que depende mucho de todos nosotros –los que amamos el arte– el mostrar y describir de forma plástica o poética; hay muchas formas en que se muestra, pero no se dice, se sobreentiende, hasta en las danzas más conservadoras hay erotismo.