Usted está aquí: Inicio Espectáculos Se fugan los dueños del circo Daniel Atayde

Se fugan los dueños del circo Daniel Atayde

Jaime Whaley y Ulises G.Ruelas,, Reportero y Corresponsal

La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) en Sonora informó que busca el circo Daniel Atayde, cuyos dueños se dieron a la fuga el martes. La Profepa informó que luego de que el lunes fueron aprehendidos cuatro tigres, cuatro jaguares y un león, porque uno de los tigres atacó a un hombre el jueves por la noche, el martes, al acudir de nueva cuenta al sitio donde se instalaba el circo se encontraron con el lugar vacío.

La Profepa informó en un comunicado que el circo presentó copia fotostática de una Unidad de Manejo Ambiental y su Plan de Manejo, pero a nombre del Circo Carolina de Kenya, no Atayde; igual resultó con varias notas de remisión que supuestamente amparan la venta de otros animales, aunque a nombre de la empresa Promociones Aguilar y de personas físicas.

Deslinde

Por otro lado, en la ciudad de México, la empresa Atayde Hermanos negó cualquier vínculo con el circo en donde presuntamente fue atacado un hombre por un tigre.

“Desde hace casi 20 años que existe la Ley de Protección al Medio Ambiente; todos nuestros animales de fauna salvaje están debidamente registrados; además, no conocemos ese circo”, señaló en su despacho Alfredo Atayde, director del Circo Atayde Hermanos.

La empresa Atayde Hermanos, de acuerdo con su director, es considerada una marca de servicio que ha sido utilizada indebidamente por varias empresas, por lo que han entablado juicios administrativos con el resultado de dos personas encarceladas en los pasados 30 años.

El Atayde Hermanos estará en Orizaba los próximos seis días, y luego estará en la capital del país para una estancia de dos meses, a partir del 4 de julio.

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.