Usted está aquí: Inicio Ciencias El Polo Norte se quedaría sin hielo este verano, alertan expertos de EU

■ Los gruesas capas han sido remplazadas por delgadas, vulnerables a las altas temperaturas

El Polo Norte se quedaría sin hielo este verano, alertan expertos de EU

■ Sería posible llegar en bote por mar abierto; se considera uno de los efectos más dramáticos del calentamiento global

■ Desaparecería obstáculo para explotar pozos de petróleo y minerales

Steve Connor (The Independent)

Ampliar la imagen Los científicos temen que, mientras más hielo se pierda, el océano abierto absorba más calor y eleve aún más las temperaturas locales. En la imagen, la piel de tres osos polares que fueron cazados por habitantes de Diomede, Alaska, para subsistir. Ambientalistas y grupos protectores de los derechos de los animales se oponen a una demanda que busca permitir a estadunidenses que practican la caza deportiva importar pieles de ejemplares matados legalmente en Canadá Los científicos temen que, mientras más hielo se pierda, el océano abierto absorba más calor y eleve aún más las temperaturas locales. En la imagen, la piel de tres osos polares que fueron cazados por habitantes de Diomede, Alaska, para subsistir. Ambientalistas y grupos protectores de los derechos de los animales se oponen a una demanda que busca permitir a estadunidenses que practican la caza deportiva importar pieles de ejemplares matados legalmente en Canadá Foto: Ap

Parece algo impensable, pero, por primera vez en la historia humana, el hielo está en proceso de desaparecer por completo del Polo Norte este año.

La desaparición del hielo en el Ártico, que permitiría llegar al Polo en un bote por mar abierto, sería uno de los ejemplos más dramáticos y perturbadores del impacto del calentamiento global. “Desde la prerspectiva científica, el Polo Norte es sólo un punto más del globo, pero tiene enorme importancia simbólica. Se supone que en los polos hay hielo, no agua abierta”, declaró Mark Serreze, del Centro Nacional de Datos sobre Nieve y Hielo de Estados Unidos, en Colorado.

Si ocurre así, se eleva la perspectiva de que las naciones del Ártico puedan explotar valiosos depósitos de petróleo y minerales situados bajo el lecho del mar, que hasta ahora ha sido imposible extraer a causa de la gruesa capa de hielo en la superficie.

Experimentados científicos creen que las posibilidades de un Polo Norte totalmente libre de hielo este verano son de más de 50 por 50, porque la gruesa capa que se formó durante años ha sido desplazada por el viento y remplazada por enormes sábanas de hielo más delgado, formadas en un solo año.

Se acelera proceso

Este hielo delgado es sumamente vulnerable al derretimiento en verano, y datos de satélite recabados en semanas recientes muestran que la tasa de derretimiento ya es más rápida que la del año pasado, cuando hubo una pérdida sin precedente de hielo durante el verano en el Ártico.

“La cuestión es que, por primera vez desde que tengo noticias, el Polo Norte está cubierto en gran parte por hielo de primer año, que se formó durante el otoño e invierno pasados. Diría que las probabilidades son parejas de que se derrita o no”, comentó el doctor Serreze.

“De hecho, en el Ártico en su conjunto, la temporada de derretimiento comenzó con más hielo delgado aun que en 2007. Veremos qué ocurre; mucho dependerá de las temperaturas en julio y agosto”, añadió.

Las regiones polares experimentan el incremento más dramático en temperaturas debido al calentamiento global, y los científicos temen que, mientras más hielo se pierda, el océano abierto absorba más calor y eleve aún más las temperaturas locales.

Existen otros indicios de que el hielo del Ártico se quiebra. Científicos del Centro Goddard de Vuelos Espaciales de la Nasa señalaron que el polinyai del Polo Norte –expansión de agua abierta rodeada de hielo–, que normalmente se forma cerca de Alaska y la isla de Banks, frente a la costa de Canadá, es mucho mayor de lo normal. Los polinyais absorben calor del sol y se “comen” el borde del hielo marino.

Nativos inuit –esquimales– que viven cerca de la bahía de Baffin, entre Canadá y Groenlandia, también reportan que el hielo comienza a romperse mucho antes de lo normal.

Mediciones de satélite recabadas durante casi 30 años muestran un descenso significativo en la extensión del hielo ártico, el cual se ha acelerado en años recientes. Los científicos predecían que el océano Ártico quedaría libre de hielo en 2080, pero han ajustado la fecha a 2030. Recientemente, modelos de computadora habían sugerido que un verano libre de hielo en la zona podría ocurrir en el curso de los próximos 10 años.

© The Independent

Traducción: Jorge Anaya

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.