Usted está aquí: Inicio Sociedad y Justicia Enfermedades retoman fuerza debido al cambio climático

■ El paludismo amenaza el Pacífico mexicano y Asia central

Enfermedades retoman fuerza debido al cambio climático

■ Exhortan a redoblar esfuerzos de prevención en zonas urbanas

Ángeles Cruz Martínez

A consecuencia del cambio climático se han vuelto a presentar enfermedades que prácticamente se habían erradicado, como el paludismo, del que ya se han detectado casos en Asia central y en México. Como ejemplo, los huracanes Paulina (1997) y Stan (2005) provocaron brotes en la zona del Pacífico mexicano, aseguraron especialistas que participan en la reunión de análisis de resultados del Programa Regional de Acción y Demostración de Alternativas Sostenibles para el Control de Vectores de la Malaria (paludismo) sin el uso de DDT en México y Centroamérica.

Mario Henry Rodríguez López, director del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP), y participante del proyecto auspiciado por la Organización Panamericana de la Salud (OPS), comentó que para erradicar la enfermedad del país, se requiere mejorar la vigilancia epidemiológica y profundizar las medidas que ya han demostrado su eficacia para reducir el número de casos.

Comentó que al año se registran entre 2 mil y 3 mil enfermos, principalmente en la zona del Pacífico (Oaxaca, Chiapas y Sinaloa) y coincidió con Jean Betlem, oficial de proyecto del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), en señalar que como consecuencia del calentamiento global y la presencia de huracanes cada vez más severos, también puede modificar el curso de enfermedades como el paludismo.

Rodríguez López explicó que los mecanismos de reproducción del paludismo son específicos en zonas de ríos y sus riberas, por lo que, inicialmente, las ciudades estarían exentas de este riesgo. Aún así, llamó la atención para mantener una vigilancia permanente.

A su vez, Keith Carter, asesor de la OPS en el tema de la malaria, explicó que en América, 21 países son endémicos a este padecimiento, 10 de los cuales lograron en 2007 reducir la mortalidad por esta causa en más de la mitad, entre ellos, México, Nicaragua, El Salvador y Honduras.

Resaltó la importancia que ha tenido la eliminación del uso del DDT en el combate de los mosquitos, con lo que se detuvo la contaminación ambiental y se logró contener riesgos adicionales a la salud de la población.

El proyecto de la OPS se aplicó en 201 localidades en beneficio de 20 por ciento de la población en zonas altamente endémicas de Mesoamérica. Se logró una reducción en el número de casos, de 2 mil 439 en el año 2004, a 944 en 2007.

Las principales intervenciones comunitarias fueron la limpieza de malezas acuáticas donde se reproduce el mosquito transmisor, el control biológico de peces larvívoros, la siembra de árboles repelentes, la impartición de talleres y la introducción de medidas prácticas de mejoramiento de viviendas e higiene familiar.

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.