Usted está aquí: Inicio Deportes Rommel Pacheco espera salir iluminado durante su participación en Pekín

■ La comunidad yucateca en el DF le deseó éxito al clavadista en los Juegos Olímpicos

Rommel Pacheco espera salir iluminado durante su participación en Pekín

■ Paola Espinosa no se compromete a traer medalla; “dejaremos el corazón en la alberca”, dijo

Rosalía A. Villanueva

Ampliar la imagen Rommel Pacheco confía en su experiencia Rommel Pacheco confía en su experiencia Foto: Conade

Mientras Rommel Pacheco espera salir “iluminado” el 22 y 23 de agosto en Pekín, para alcanzar el sueño olímpico que durante años ha esperado, Paola Espinosa dijo no tener una responsabilidad para traer una presea, pero está segura de que “vamos a dejar el corazón en la alberca”, y pidió al pueblo mexicano que a su regreso los reciban con los brazos abiertos “sea cual sea el resultado”.

Los dos clavadistas estuvieron ayer en la despedida que ofreció la sociedad cultural de Yucatán que radica en el Distrito Federal a Rommel, “el orgullo yucateco” e “hijo pródigo de Mérida”, a quien le desearon el mejor de los éxitos en la justa asiática, al igual que a la bajacaliforniana, porque “son esperanza de presea”, enfatizó Jorge Carlos Ramírez Marín, representante del gobierno de esa entidad en la capital mexicana.

La reunión fue entre paisanos como el ex gobernador Francisco Luna Kan; Canek, el Príncipe Maya, la trovadora Miriam, del dueto de las hermanitas Núñez, y de Landy Marrufo, su progenitora y principal promotora, quien adelantó la celebración del onomástico 22 de su hijo, que será el sábado, para no interrumpir sus entrenamientos en el Centro Deportivo Olímpico Mexicano.

Pacheco se sentía como en su casa al verse arropado en el convivio que por primera vez le organizaron previo a una competencia internacional.

Al comentarle que sus coterráneos lo ubican como futuro medallista en Pekín en la prueba de plataforma 10 metros, el clavadista apuntó que “todos los que vamos de México y de cualquier país somos esperanza de preseas, tanto los favoritos como los nuevos”.

No obstante, dijo que en ese tipo de justas “todo puede pasar. Se vio en Atenas 2004 que los griegos ganaron y no pintaban para nada”, como el propio Rommel lo experimentó.

En esta ocasión es diferente, agregó, porque “tengo más experiencia, me veo más maduro, voy preparado, mentalizado con muchas ganas y a darlo todo. Ojalá, primero Dios, consiga la medalla, si no, seguiré trabajando. A veces la vida te da las cosas en el momento debido y deseo que este sea un buen año”.

Espinosa, la abanderada de la delegación, dijo no sentirse presionada, pero, al igual que todos sus compañeros, espera cumplir un sueño para subir al podio en un país donde los logros la han acompañado, y el cual comparte con su entrenadora china Ma Jin.

La clavadista no dio importancia a las situaciones externas del deporte ni del reciente retiro de la ciclista mexiquense Belem Guerrero, como tampoco de los millones de pesos que les darán a los ganadores de medallas, sabedora de que con los ingresos de sus patrocinadores esas cifras se incrementarían sustancialmente.

Pacheco, Espinosa y Tatiana Ortiz están a la espera de que la entrenadora Ma Jin defina si seguirán entrenando en la capital, o en algún otro lugar, ya que la bajacaliforniana tiene programada su salida a Pekín el 29 de este mes, con el primer contingente de la delegación mexicana que acudirá a los Juegos Olímpicos.

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.