Usted está aquí: Inicio Economía Urgente, enfriar los precios del crudo y los alimentos, coinciden EU y Japón

■ El G8 creará un plan para almacenar cereal y nivelar el mercado

Urgente, enfriar los precios del crudo y los alimentos, coinciden EU y Japón

Afp, Dpa y Reuters

Ampliar la imagen Vista parcial de la protesta que se realizó ayer domingo contra el G8 en la ciudad japonesa de Sapporo Vista parcial de la protesta que se realizó ayer domingo contra el G8 en la ciudad japonesa de Sapporo Foto: Ap

Toyako, 6 de junio. Estados Unidos y Japón, las dos mayores economías del mundo, coincidieron en que se necesitan esfuerzos urgentes para enfriar los precios récord del petróleo y de los alimentos, expresó el primer ministro japonés Yasuo Fukuda. Los elevados precios del petróleo y los alimentos “están teniendo un efecto negativo en la economía mundial”, advirtó Fukuda en una conferencia conjunta con el presidente Bush. “Acordamos que es necesario realizar esfuerzos rápidos en estos frentes”, añadió.

El Grupo de los Ocho (G8) estudiará cómo enfriar los precios récord del petróleo y la temperatura del planeta. El papa Benedicto XVI pidió al grupo de las ocho potencias que se preocupe de los más pobres, especialmente en este momento en que sufren los incrementos en los precios de los alimentos y de la energía.

El presidente de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) reiteró que los precios del petróleo continuarán subiendo debido a la caída del dólar, mientras Bush reafirmó en Japón la política estadunidense de “un dólar fuerte”, al tiempo de agregar que la economía de Estados Unidos no está creciendo tan rápido como le gustaría

Durante la cumbre que comienza el lunes, los líderes de las potencias acordarán la creación de un sistema de almacenamiento de cereales, a fin de enfrentar en mejores condiciones futuras crisis de alimentos, informó el diario Asahi Shimbun. La propuesta considera que cada nación del G8 almacene cantidades específicas de granos, y las vaya sacando al mercado en un esfuerzo coordinado para estabilizar los precios del cereal cuando sea necesario, reportó el diario, al citar fuentes diplomáticas.

A su vez, el presidente de Estados Unidos, George W. Bush, reconoció ante periodistas, tras reunirse con el primer ministro japonés, Yasuo Fukuda: “Nuestra economía no está creciendo tan robustamente como nos gustaría”. Agregó: “Tuvimos un crecimiento positivo en el primer trimestre, veremos qué pasa en el segundo”.

En su residencia estival de Castelgandolfo, cerca de Roma, el papa Benedicto XVI pidió en la oración del Angelus a los más ricos que se preocupen por los más pobres y añadió: “Me dirijo a los líderes del G8 para que pongan en el centro de sus debates las necesidades de las poblaciones más débiles y más pobres”. La creciente alza de los precios de alimentos y combustibles ha profundizado las dificultades en Africa.

El primer ministro británico, Gordon Brown, respondió al llamamiento prometiendo que estaba “decidido a que se tomen medidas concretas” durante la cita, para combatir la pobreza.

El presidente de la Comisión Europea, Jose Manuel Durao Barroso, expresó que Estados Unidos y los otros integrantes del G8 podrían estar preparados para redoblar sus promesas de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero cuando se reúnan la próxima semana en Japón.

El cambio climático es un asunto primordial en la agenda de la cumbre anual del grupo. “Trabajaremos para buscar verdaderos compromisos durante este encuentro, no sólo reforzando los adoptados el año pasado (en Alemania), sino que, si es posible, yendo más allá de ellos”, añadió.

La lucha contra el calentamiento climático es otro de los temas centrales de la cita. Los líderes de las potencias deben decidir qué seguimiento dar al Protocolo de Kyoto, que expira en 2012, y al cual Washington nunca se adhirió.

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.