Usted está aquí: Inicio Opinión Astillero

Astillero

Julio Hernández López
Fax: 5605-2099 • juliohdz@jornada.com.mx

■ El voto inútil

■ PRI, nada te debo

■ Fraudes: nuevas tesis

Ampliar la imagen CONFLICTO MAGISTERIAL. Al centro, Germán Martínez flanqueado por el líder del PAN en el estado de México, Juan Carlos Núñez, y el secretario general del partido, Rogelio Carbajal CONFLICTO MAGISTERIAL. Al centro, Germán Martínez flanqueado por el líder del PAN en el estado de México, Juan Carlos Núñez, y el secretario general del partido, Rogelio Carbajal Foto: José Antonio López

Dice el comisionado de Los Pinos para asuntos partidistas, Germán Martínez, que Acción Nacional no le debe nada a los gobernadores priístas convocados en 2006 a practicar la estrategia del voto inútil (que consistió en inutilizar los sufragios destinados a Roberto Madrazo, que de todas formas iba a perder, para darlos al candidato panista que estaba en la lona, según el manager blanquiazul de entonces, Manuel Espino). La necesidad de reiterar que se tienen las manos electorales limpias fue agudizada por el seco reclamo del tamaulipeco gobernador del Golfo, Eugenio Hernández, de que la administración calderónica y el panismo, en general, son unos malagradecidos con el PRI, con el que tan en deuda están. Por lo pronto, el comprometido Martínez dio un abono chiquito al partido dizque de la Revolución Mexicana, al asegurar que la contienda de 2009 será virtualmente sólo con el PRI. La pretensión de establecer un bipartidismo por decreto fue expresada el sábado, cuando el secretario de asuntos electorales del gobierno formal se hizo acompañar de miles de personas en el Toreo de Cuatro Caminos para dar por iniciada la campaña felipilla comicial, que a partir de ahora consumirá las energías y los recursos del confeso PAN-Gobierno (huele a gas, mejor dicho, a petróleo, ese planteamiento germánico de que el pastel legislativo de 2009 será repartido solamente entre los dos socios sabidos).

Así como Espino ha metido en terrenos sólo transitables en yip rojo o en Hummer (modelos Chente) al partido que presidía en los comicios presidenciales recientes, Leonel Cota ha hecho lo propio, aunque en este caso abollando la carrocería del Pejemóvil, al que antes limpiaba los vidrios, con declaraciones que rápidamente han sido convertidas por los exorcistas del fraude de 2006 en forzadas “pruebas” de que sí ganó limpiamente el panista, que en esos días tan derrotado era visto por Manuel Espino que hubo de conseguirle el antes citado bono mapacheril del voto inútil de los mandatarios priístas. Cota ha dicho algo que mucho se ha comentado tras bambalinas en la clase política perredista: los errores de la estructura electoral, la cerrazón del grupo tabasqueño de máxima confianza para el líder, la falta de diálogo político con empresarios, la decisión de no ir a un debate significativo y la poca atención real a opiniones que no provinieran de un círculo muy pequeño. Pero Cota estableció claramente que nada de eso disminuía la gravedad de la comisión de un fraude electoral contra López Obrador. De cualquier manera, las palabras del otro Leonel (no el michoacano, de apellido Lasdoy) del que se especula sobre supuestos rompimientos con AMLO y su adscripción a nuevos clubes políticos, han hecho brincar de gusto a quienes así conceden certificados de inocencia a quien hubiese robado, si es que según opiniones posteriores (obviamente discutibles) la víctima no hubiese tenido vigilancia al ciento por ciento sobre sus propiedades.

Astillas:

Se ha hecho llegar a las redacciones de diversos medios de comunicación un libro contra la familia Cantón Zetina, que es propietaria de medios de comunicación en Tabasco. El texto ha sido impreso por una “Editorial Punto Final” (en los “talleres de Litográfica Arellano”, sin dirección ni referencia alguna) de la que no se da absolutamente ningún dato, y el autor presuntamente es Antonio Zepeda Guzmán, del que tampoco hay constancias relacionadas con el historial que de él se menciona en el propio libro. El pestilente “trabajo de investigación periodística” no merecería cita aquí, a no ser porque la “Presentación” está firmada por “Julio Hernádez (sic) L.”, lo que ha hecho pensar a algunos de quienes han recibido el texto que ese prólogo fue hecho por el autor de estas líneas. Sirvan, pues, estas letras, para un rotundo deslinde del tema: el “Hernádez L.” citado no es el Hernández López de este taller de construcción y reparación de muy claros e identificables barquitos de papel... A pesar de las paletadas de tiempo y burocratismo con que se pretende relegar el tema de los muertos del News Divine, los lectores continúan enviando comentarios por Internet. Federico Moscoso escribe: “En Oaxaca, en 2006, el gobierno del estado asesinó a 29 personas y los merolicos de Calderón nunca dicen nada contra eso, aunque ahora que murieron 12 mexicanos por imprudencia y en un operativo fallido, pero no culposo, gritan contra Marcelo como en su tiempo gritaron contra Cuauhtémoc por la muerte de Paco Stanley”... Josué González Tercero lamenta que el tecleador de esta columna “esté más preocupado de las relaciones del gobierno federal con el GDF que con el verdadero drama que fueron las muertes de tantas personas ocasionadas por la corrupción y la negligencia de las autoridades (...) Usted le tiene un odio jarocho al señor Calderón y no entiendo por qué a veces tiene comentarios de diversa índole, que lo hacen ver como un columnista imparcial y serio, y cuando se trata del señor Jelipillo, como despectivamente le dicen, siempre deja entrever inaudita saña. ¿Tenía acaso usted algún puesto asegurado con el señor Obrador? La verdad, no lo entiendo. Por otra parte, le comento que yo voté por el PAN y en general me han decepcionado, pero más me ha decepcionado la gente del PRD, que cuando son gobierno hacen todo lo contrario a lo que antes criticaban”... Felipe Rendón se pregunta cuál sería la postura del columnero astillado si, por imaginar algo en el caso News Divine, “el jefe del gobierno capitalino hubiera sido Mouriño (...) Supongo que no es la primera vez que a jóvenes de bajos recursos los tratan como pandilleros sólo por su aspecto. Estamos hablando de represión contra jóvenes de bajos recursos. ¿Eso hace un gobierno de izquierda? ¿Qué opinarías tú si estos operativos, que supongo deben ser frecuentes, los mandara un gobierno panista?”... Y, mientras la coproducción Estados Unidos-Francia-Colombia queda plenamente clasificada como ficción, ¡hasta mañana, con Nayarit en la moda retro, como en tiempos de la CTM (eso sí: con la novedá de elegir regidores por voto directo)!

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.