Usted está aquí: Inicio Política Cavan en antigua sede militar en busca de restos de desaparecidos de la guerra sucia

■ La PGR limita la participación de una ONG argentina que es parte de la coadyuvancia

Cavan en antigua sede militar en busca de restos de desaparecidos de la guerra sucia

■ Las labores en Atoyac de Álvarez durarán hasta 40 días; ocho sitios, claves para obtener resultados

Misael Habana de los Santos y Sergio Ocampo Arista (Corresponsales)

Ampliar la imagen Trabajadores, tras la primera jornada de excavaciones en el antiguo cuartel del Ejército en Atoyac de Álvarez, Guerrero Trabajadores, tras la primera jornada de excavaciones en el antiguo cuartel del Ejército en Atoyac de Álvarez, Guerrero Foto: Pedro Pardo

Atoyac de Álvarez, Gro., 7 de julio. Expertos de la Procuraduría General de la República y del Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) iniciaron las excavaciones donde se presume que fueron enterrados los cuerpos de desaparecidos durante la guerra sucia.

En unas dos hectáreas de lo que fue el cuartel del Ejército Mexicano durante los años 70 en esta localidad, y en compañía de familiares de las víctimas, personal de la Agencia Federal de Investigación (AFI) acordonó el área para iniciar los trabajos en las fosas clandestinas.

Las excavaciones son resultado de la presión de la Asociación de Familiares de Desaparecidos de México (Afadem) y luego que el pasado 15 de marzo la Comisión Interamericana demandó al Estado mexicano ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos por la desaparición de Rosendo Radilla Pacheco, cuyos restos podrían encontrarse en el terreno donde se ubica la presidencia municipal de Atoyac.

Se prevé que las labores durarán entre 15 y 40 días para excavar en ocho sitios en que, según el escaneo de georradar, se alojarían los restos de campesinos y presuntos guerrilleros asesinados por militares de los batallones 27, 48 y 50.

Claudia Bisso, perita forense del EAAF –grupo especializado en identificar detenidos desaparecidos–, que coadyuva con el grupo de la Afadem, en un receso de la primera jornada expresó:

“Limpiamos el área y levantamos parte de un piso para hacer una trinchera que tiene 10 metros de largo por un metro de ancho, hasta que hallemos el sedimento virgen o hasta que encontremos restos.”

Agregó que una de las razones por las que se inició esta investigación son las denuncias de las familias.

La especialista argentina explicó que el trabajo consiste en excavar hasta encontrar sedimento infértil y que nunca fue perturbado. “Si encontramos todas las capas perfectas, donde no hay cortes, sabemos que ese sedimento es estéril.”

Presente en las excavaciones, Tita Radilla, presidenta de Afadem e hija de Rosendo Radilla, desaparecido en septiembre de 1974, dijo que no tiene muchas esperanzas de encontrar aquí los restos de su padre, aunque sí a las 50 personas desaparecidas que “sabemos que llegaron, pero desconocemos quién fue asesinado aquí y sepultado”.

Denunció que personal de la PGR impidió que la experta que presentó la Afadem como parte de la coadyuvancia pudiera usar su cámara para registrar imágenes que necesita.

“El Ministerio Público alegó que se debe a la secrecía; pero nosotros decimos que, si ha sido admitida en la coayuvancia, debe tener el equipo necesario para que pueda hacer su informe. No es lo mismo que los peritos que vienen de la PGR le den a ella las imágenes o lo que hayan tomado”.

Igual argumento usó la PGR para impedir el paso de reporteros al lugar de las excavaciones.

También acudió un grupo de familiares encabezados por la señora Eleazar Peralta Santiago, de Defensores en el Esclarecimiento de los años 70 y 74 (Guerra Sucia), que se dicen excluidos por la Afadem y que sólo exigen indemnización y reparación de daños para sus familiares, como propuso el decreto de la desaparecida Fiscalía Especial para Movimientos Sociales y Políticos del Pasado (Femospp).

Los familiares de los desaparecidos tendrán acceso a las excavaciones; algunos velarán aquí, otros regresarán a sus comunidades. La jornada concluyó a las 6 de la tarde. Este martes se abrirá una zanja similar a la de hoy.

Exigen a la Sedena abrir archivos

En Chilpancingo, capital de Guerrero, Arturo Miranda Ramírez, dirigente de la Asociación Cívica Nacional Revolucionaria (ACNR) y compañero de armas del extinto guerrillero Genaro Vázquez Rojas, demandó a los congresos De la Unión y local que exijan a la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) abrir los archivos relacionados con las detenciones y desapariciones durante la guerra sucia que se vivió en la entidad.

Dijo que el inicio de excavaciones en el cuartel miliar de Atoyac constituye una esperanza para encontrar no sólo los restos de Rosendo Padilla, sino de otras 27 personas, entre ellos Elpidio Ocampo Mancilla Nayo Reyes y Victoria Hernández Brito, desaparecidos entre 1972 y 1975.

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.