Usted está aquí: domingo 20 de julio de 2008 Espectáculos Elevarán estatua para condenar el maltrato a los perros callejeros

■ México se convertirá en el décimo país en contar con un monumento a los canes

Elevarán estatua para condenar el maltrato a los perros callejeros

■ Está inspirada en Peluso, que fue rescatado por Milagros Caninos, asociación que busca crear conciencia sobre la responsabilidad de tener una mascota

■ Será develada hoy a las 12 horas

Arturo Cruz Bárcenas

Ampliar la imagen Peluso, inspiración de la estatua, murió el pasado 15 de julio. Tenía 15 años y una larga lista de enfermedades. Arriba, la obra de Girasol Botello que se develará hoy Peluso, inspiración de la estatua, murió el pasado 15 de julio. Tenía 15 años y una larga lista de enfermedades. Arriba, la obra de Girasol Botello que se develará hoy Foto: Yazmín Ortega

México será el décimo país en tener un monumento al perro callejero. Hoy se develará una estatua diseñada por la escultora Girasol Botello, en la avenida Insurgentes Sur, entre Deportivo Vivanco y la calle Moneda, en Tlalpan.

La figura es una réplica de Peluso, un can criollo que murió el pasado 15 de julio, víctima de “insuficiencia renal, problemas en el hígado y en la piel, secuelas de moquillo… tenía 15 años y estaba sordo”, expresó Patricia España, directora y fundadora del santuario Milagros Caninos, AC.

En Milagros Caninos, primer santuario para perros callejeros en Latinoamérica, hay animales ciegos, mutilados, quemados, torturados, violados, arrojados a su suerte en la calle, con áreas del cuerpo de distintos tonos a causa de quemaduras provocadas por ácido.

El ex jugador de futbol Miguel España es el vocero del santuario y esposo de Patricia. Juntos crean conciencia sobre la responsabilidad de tener una mascota.

“El monumento es un homenaje a los más de 3 millones de perros callejeros que habitan en nuestra ciudad, los cuales sufren todo tipo de maltrato; tendrá 1.3 metros de largo”, dijo Patricia.

A partir de las historias de los más de 200 perros rescatados, Patricia concluye que 80 por ciento de torturadores de perros son jóvenes.

“La gran mayoría de las personas que maltratan animales han sido víctimas de violencia. Una tarde llegó al santuario una señora de la tercera edad con dos perras salchichas; me suplicaba que las aceptara, pues había descubierto que fueron violadas por su nieto, consecuencia de los mismos abusos que su padre cometía con él”, siguió.

Según estadísticas, en la República Mexicana hay entre 12 y 15 millones de perros callejeros. Patricia dijo que cuando rescató a Peluso “ya era viejito, estaba muy débil y desnutrido”. Explicó que lo escogió “como modelo para el monumento porque como él hay muchos perritos enfermos en la calle”, a los cuales nadie ayuda.

–Un perro de la calle puede ser muy agresivo.

–Si han sido agredidos. Igual que los seres humanos. Jamás me ha mordido un perro.

Milagros Caninos, describió Patricia, “es la última o la única oportunidad para estos animales de conocer el amor”.

En los jardines de su casa vive Wanda, “que es entre french y maltés, pero ahora le hicimos corte de schnauzer; Lechuga tiene cuatro años y fue violada por un hombre; una golpiza le provocó nueve fracturas, luego la aventaron a una coladera –camina chueco. Es un milagro canino, pues tuvo ganas de vivir, aunque está llena de clavos. Este es Bobby, que parece un jack rusell; fue mi primer perro rescatado”.

Sueña con apoyo del gobierno

Patricia confiesa que su sueño “es tener una reunión con el presidente Felipe Calderón o con el jefe de gobierno del Distrito Federal, Marcelo Ebrard, para ponerlos en antecedentes, para que los niños sepan que el maltrato no es opción”.

El Monumento al Perro Callejero (con un costo de 130 mil pesos) será develado a las 12 horas. Las cenizas de Peluso, cuyos restos están por ahora en el jardín de la familia España, a la sombra de un fresno, serán esparcidas al pie del monumento, añadió Patricia.

Agregó que no ha visto la película Amores perros, “porque no puedo ver peleas de perros”.

–¿Usted tiene mucho dinero?

–No. A mi esposo le fue bien como futbolista y ahorramos. En esto gasto mucho dinero y necesitamos ayuda.

–¿Por qué lo hace?

–Porque me gusta, porque me encantan los animales. Desde chica tuve ardillas, gatos y otros animales. No tengo gatos porque sería un peleadero. ¡Rescaté un burro! Ahora está en la UNAM, donde lo cuidan. Traté de rescatar a un elefante de un circo.

Es sicoterapeuta y escribe cuentos. “Escribí la historia de Bobby, que para mí es un héroe”, finalizó.

Para mayor información puede entrar a www.milagroscaninos.org y contacto@milagroscaninos.org

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.