Usted está aquí: Inicio Estados Denunciarán a la Semarnat ante la comisión ambiental del TLCAN

■ Acusan a ladrilleras de Querétaro de contaminar con la quema de aceite usado y plásticos

Denunciarán a la Semarnat ante la comisión ambiental del TLCAN

■ “Una aberración”, postergar cuatro meses el cierre del Bordo Poniente, señala Ojeda Mestre

René Ramón (Corresponsal)

Ampliar la imagen Una de las ladrilleras de la comunidad de San Nicolás, municipio de Tequisquiapan. Autoridades ambientales han fracasado en sus intentos de reducir la contaminación que generan estos talleres, donde se incinera basura, aceite usado, plástico y hasta estiércol Una de las ladrilleras de la comunidad de San Nicolás, municipio de Tequisquiapan. Autoridades ambientales han fracasado en sus intentos de reducir la contaminación que generan estos talleres, donde se incinera basura, aceite usado, plástico y hasta estiércol Foto: Demián Chávez

Nezahualcóyotl, Méx., 7 de agosto. El titular de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), Juan Rafael Elvira Quesada, será denunciado ante la Comisión de Cooperación Ambiental del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), con sede en Canadá, por otorgar una prórroga de cuatro meses a la operación del relleno sanitario Bordo Poniente, anunció Ramón Ojeda Mestre, secretario de la Corte Internacional de Arbitraje y Conciliación Ambiental (CIACA), organismo creado en la ciudad de México en noviembre de 1994, con la participación de 28 juristas de 22 países.

Explicó en entrevista que la CIACA únicamente espera que el Instituto Federal de Acceso a la Información (IFAI) le proporcione documentación sobre la prórroga para interponer la denuncia ante la comisión del TLCAN y exigir que se imponga una sanción económica a la Federación, por permitir que continúe la contaminación generada por el tiradero, que se ubica en Nezahualcóyotl y es operado por el Gobierno del Distrito Federal.

El secretario de la CIACA –institución con sede en España y reconocida por la Organización de Naciones Unidas– consideró que el Bordo Poniente “tiene que cerrarse a como dé lugar. Esa una aberración que el basurero más grande del mundo esté violando las normas. En dos años el Gobierno del Distrito Federal no ha podido encontrar una solución, que en esencia sería obligar a que cada delegación se haga responsable por su basura”, dijo.

Según el experto en derecho ambiental, es “una vergüenza” que Nezahualcóyotl sea el basurero del Distrito Federal. “Por eso hay que ponerle un hasta aquí al gobierno federal”, que a través de la Semarnat amplió hasta finales de noviembre el plazo de operación de este depósito que recibe más de 12 mil toneladas diarias de basura.


■ Intereses creados hicieron fracasar proyecto para la sustitución de hornos, dice funcionaria

Mariana Chávez Corresponsal

Querétaro, Qro., 7 de agosto. Empresas y personas dedicadas a transportar desechos tóxicos venden a ladrilleras de San Juan del Río aceites usados y cajas de plástico que se usan como combustible, lo que provoca altos niveles de contaminación y afectan la salud pública, aseguró la delegada estatal de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), Patricia Carrera Orea.

La funcionaria sostuvo que quienes venden estos desechos hicieron fracasar el proyecto de instalar nuevos hornos de ladrillos en la comunidad San Nicolás, municipio de Tequisquiapan, con los que se pretendía reducir la contaminación.

Anunció que la Semarnat presentará una denuncia ante la delegación de la Procuraduría General de la República en Querétaro contra quien resulte responsable.

Patricia Carrera comentó que San Juan del Río aceptó poner en marcha un proyecto piloto para instalar 36 hornos ladrilleros, pero empresas cuyos nombres dijo ignorar “están llevando porquerías” para incinerarlas en las ladrilleras.

“En Querétaro hay varias empresas que tienen permisos para recoger aceites de talleres mecánicos, y otras que están autorizadas por la Semarnat para tratarlos y venderlos a las ladrilleras”, pero otras “venden porquerías que recogen de cualquier sitio, sin permiso de transporte”.

El proyecto para cambiar los hornos tradicionales en Tequisquiapan no prosperó porque pesaron intereses de “unas personas” que venden a tres o cuatro pesos por litro aceites no permitidos para usarse como combustible. Los fabricantes también utilizan chapopote, basura y estiércol de vaca.

Albino Martínez, vecino de San Nicolás, Tequisquiapan, sostuvo que los más de 200 fabricantes de ladrillos del poblado no recibieron información suficiente sobre los hornos nuevos y por eso los rechazaron.

Además, uno de los requisitos para participar en el proyecto era estar registrado ante la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, dar seguridad social a los empleados y trasladar los talleres lejos de sus hogares.

Patricia Carrera aseguró que existen “carpetas y carpetas” de estudios que demuestran los daños que causan las ladrilleras a la salud y el ambiente en San Juan del Río y Tequisquiapan, pero no se han hecho públicos.

El secretario de Salud estatal, Rafael Ascencio Ascencio, minimizó los efectos de la contaminación generada por las ladrilleras. Dijo que no se ha documentado un aumento de la incidencia de enfisema, bronquitis o conjuntivitis atribuible a esa actividad.

En las comunidades de San Pedro Ahuacatlán y Visthá, San Juan del Río, así como en San Nicolás y Bordo Blanco, en Tequisquiapan, buena parte de la población se dedica a fabricar de 7 mil a 8 mil ladrillos al mes.

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.