Usted está aquí: Inicio Sociedad y Justicia Casi imposible generalizar el uso del condón femenino, acepta el Censida

■ Su valor es 60 veces superior al del masculino, señala

Casi imposible generalizar el uso del condón femenino, acepta el Censida

Carolina Gómez Mena

En la actualidad es casi imposible generalizar el uso del condón femenino en México, aseguró Jorge Saavedra López, director del Centro Nacional para la Prevención y el Control del VIH/sida (Censida).

Refirió que la razón es que los precios de dicho preservativo son “prohibitivos” tanto para el gobierno como para la población, debido a que existen un “monopolio” comercial.

Entrevistado durante la 17 Conferencia Internacional sobre VIH/sida, el funcionario precisó que el condón femenino cuesta al sector salud 60 veces más de lo que vale uno masculino, puesto que su precio es de 30 pesos, contra alrededor de 50 centavos; “si compráramos un millón de preservativos para hombre pagaríamos alrededor de 600 mil pesos, pero en la misma cantidad de femeninos tendríamos que invertir 30 millones de pesos”, comentó.

Saavedra López expuso que la única forma de que dicho producto fuera más accesible es que al haberse acabado el requisito de planta en el caso de México, éstos pudieran llegar por medio de otros distribuidores no instalados en el país, aunque aceptó que no existe certeza de que estos insumos puedan atenerse a esa situación.

Señaló que actualmente la Secretaría de Salud (Ssa) compra 30 millones de condones al año, en lo que invierte alrededor de16 millones y medio de pesos.

“El principal problema con el condón femenino es el precio, que es prohibitivo, debido a que todavía tiene una patente y no hay más que un fabricante mundial, lo que hace que su precio sea elevado; con lo que se compra un preservativo para mujeres se adquieren 60 para hombres, y sirven para lo mismo”.

Apuntó que el principal beneficio del preservativo femenino es que la usuaria se lo puede colocar sin depender de que el hombre quiera usar protección. Sabemos –dijo– que la mujer tiene problemas en la negociación del uso del condón, incluso el femenino; simplemente, si el hombre le dice ‘no te lo pongas’ muchas veces no lo hace, porque el argumento que generalmente da su pareja es que no se siente lo mismo”.

Precisó que el Censida está dispuesto a promover su uso, aunque indicó que en las presentes circunstancias de precio eso sirve de muy poco. “Podemos promoverlo más, pero el valor lo hace inaccesible para muchos, por lo que a la hora de ir a una farmacia (donde el costo es superior al que lo adquiere el gobierno), la mayor parte de las mujeres no va a poder adquirirlo”.

–¿El hecho de que se haya eliminado el requisito de planta va a beneficiar en el caso del condón femenino?

–Espero que aplique para otros productos farmacéuticos. En esta primera etapa sólo es para los antirretrovirales, pero hay una segunda que aplica para el resto de los medicamentos, y mi mejor apuesta sería a que posteriormente se quite para todos los productos, y uno de ellos debería ser el condón femenino.

Saavedra expuso que no obstante los precios del profiláctico femenino, la intención del Censida es comprar más para distribuirlos entre la población; agregó que a la patente de dicho preservativo le quedan alrededor de cinco años de vigencia, por lo que quizá en 2013 baje su valor.

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.