Usted está aquí: Inicio Estados Demandan a padres que denunciaron abusos contra sus hijos en escuela católica de Oaxaca

■ Fotógrafo señalado por presunta pornografía infantil los acusó de robo; pagan fianza

Demandan a padres que denunciaron abusos contra sus hijos en escuela católica de Oaxaca

■ El implicado es el esposo de una regidora y lo defiende un hermano del alcalde de Ocotlán

Octavio Vélez Ascencio (Corresponsal)

Ampliar la imagen Fachada del colegio católico Guadalupe, escenario de un escándalo de presunta pornografía infantil, por el cual padres de familia de 13 niños presentaron una denuncia ante la Fiscalía Especializada en Delitos Sexuales y contra la Mujer Fachada del colegio católico Guadalupe, escenario de un escándalo de presunta pornografía infantil, por el cual padres de familia de 13 niños presentaron una denuncia ante la Fiscalía Especializada en Delitos Sexuales y contra la Mujer Foto: Octavio Vélez Ascencio

Oaxaca, Oax., 27 de agosto. Padres de familia del colegio católico Guadalupe –situado en el municipio de Ocotlán de Morelos, a 32 kilómetros de esta capital– que denunciaron ante la Fiscalía Especializada en Delitos Sexuales y contra la Mujer un supuesto caso de pornografía en agravio de 13 niños, fueron acusados de robo por el inculpado, Norberto Dionisio Martínez Luis, y algunos terminaron en la cárcel.

“La detención es una injusticia. Se están atribuyendo hechos a personas inocentes. Después de ser la parte ofendida, ahora son los acusados”, reprochó el abogado de las víctimas, Alfredo Peralta Orozco.

El 21 de agosto el juzgado mixto de primera instancia con sede en Ocotlán de Morelos dictó auto de formal prisión a los padres de familia José David Hernández Álvarez, Guillermina Escobar Godínez y Verónica Martínez Torres, como parte del expediente 47/2008. Cada uno pagó una fianza de 128 mil 769.75 pesos.

Según la averiguación previa 182(DS)/2008, iniciada por la Fiscalía Especializada en Delitos Sexuales y contra la Mujer, el 29 de mayo el fotógrafo Norberto Dionisio Martínez habría captado imágenes de niños, hombres y mujeres parcialmente desnudos en un salón de clases del colegio Guadalupe, administrado por las monjas mercedarias del Santísimo Sacramento.

Verónica Martínez dijo que la dirección del plantel envió el 28 de mayo una circular a los padres de familia de alumnos del primer grado de educación prescolar para que sus hijos fueran vestidos de gala al día siguiente, pues iban a ser fotografiados para fin de curso.

“Los dejamos con su maestra, la educadora Magdalena Evangelina Vásquez, y la auxiliar Ricarda Magdalena Altamirano Aguilar (…) Los niños salían del salón de clases e iban solos a tomarse la foto a otro salón. No fueron acompañados por ninguna de las dos maestras. Los niños cuentan que el fotógrafo, auxiliado por su asistente, Minerva Díaz Torres, los obligó a quitarse los pantalones y la trusa. A las niñas les subieron la falda y les bajaron las pantaletas. Un niño contó que le lastimaron el pene. Mi hijo salió corriendo y cuando llegó al salón sus compañeros le preguntaron que si a él le habían bajado los pantalones y quitado el calzón. Por la tarde me lo contó en la casa”, narró Martínez Torres.

Agente del MP se negó a iniciar averiguación

Agregó que acudió con el agente del Ministerio Público de Ocotlán de Morelos, Benito Julián Caballero, para presentar una denuncia, pero el funcionario se negó a tomarla con el argumento de que carecía de personal y le propuso entrevistarse con la directora del colegio, la madre superiora María Guadalupe Castellanos, para “ver a qué acuerdo llegaba con ella”.

Al día siguiente, añadió Verónica Martínez, “había un gran alboroto, muchas madres enojadas. Una de ellas llevó una cartulina (para protestar). La madre superiora y la directora de prescolar, Bernardita Hernández, nos pidieron que pasáramos al auditorio. Ahí estuvimos 13 padres de familia y nos escucharon. La madre superiora siempre sostenía que los niños dicen la verdad, pero ahora nos dijo que habría que escuchar al fotógrafo”.

Recordó que la directora llamó a Norberto Dionisio –propietario del estudio California y esposo de la regidora de hacienda del ayuntamiento de Ocotlán de Morelos, Gema Oliva Díaz Maldonado–, quien rechazó las acusaciones “pero después casi, casi confesó todo y puso a nuestra disposición su equipo fotográfico.

“Él dijo que no había quitado pantalones, levantado faldas ni despojado de pantaletas o trusas; un papá casi lo golpea, pero recuperamos la calma porque podía quedar como víctima. Fuimos con él a su estudio y ahí nos entregó la cámara y los rollos para demostrar su inocencia. Después fuimos a ver al agente del Ministerio Público, Julián Caballero, para que se levantara un acta, pero tardó en atendernos y nos dijo que no tenía capacidad para elaborarla”, acotó.

Entonces –refirió Martínez Torres–, los padres acudieron a la Fiscalía Especializada en Delitos Sexuales y contra la Mujer, en la ciudad de Oaxaca, donde fueron atendidos por la titular, Ileana Hernández, quien ofreció ayuda sicológica a los niños y le entregaron el material proporcionado por el fotógrafo, lo que se asentó en la averiguación previa 182(DS)/2008.

El abogado Alfredo Peralta destacó que el fotógrafo interpuso una denuncia penal por el robo de una computadora portátil, un reloj digital, una impresora y una cámara fotográfica, “cuando él mismo los entregó a uno de los padres, Arturo Picazo. La cámara y los rollos los entregó a los padres de familia, y quedaron en poder de la fiscalía. No hubo robo. Es un delito fabricado”, sostuvo.

Destacó que la mañana del 21 de agosto el agente del Ministerio Público Julián Caballero consignó la averiguación por robo al juzgado mixto de primera instancia en Ocotlán de Morelos, y ese mismo día elementos de la Agencia Estatal de Investigación detuvieron a tres de los padres de familia.

“Después de ser parte ofendida, ahora son acusados en un proceso penal por defender el derecho de sus hijos. Mis clientes son de solvencia económica: tienen negocio propio, son profesionistas. No tienen por qué robar”, sostuvo Peralta Orozco.

A su juicio, el agente ministerial incurrió en tráfico de influencias por ser el fotógrafo cónyuge de la regidora Díaz Maldonado. Además, lo defiende el abogado Efraín Meraz, hermano del presidente municipal de Ocotlán de Morelos, el priísta Sergio Meraz Concha, vinculado con políticos cercanos al gobernador Ulises Ruiz Ortiz.

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.