Usted está aquí: Inicio Economía Cayó México 14 posiciones en índice mundial de competitividad

■ Decisión del Ejecutivo, acabar con regulaciones innecesarias

Cayó México 14 posiciones en índice mundial de competitividad

■ En el sector informal los trabajadores quedan más desprotegidos

Roberto González Amador

México cayó este año 14 posiciones en el principal índice de competitividad del mundo. El país, cuando está por completarse el primer tercio del gobierno del presidente Felipe Calderón, retrocedió respecto de otras naciones latinoamericanas, asiáticas y africanas, en abatir barreras que favorezcan la actividad de las empresas. En lo que se ha atrasado es en acabar con regulaciones para cuya eliminación se requiere sólo la decisión del Ejecutivo y no un acuerdo político con el Congreso, dominado por la oposición al gubernamental Partido Acción Nacional.

“Hay avances y retrocesos en el país el último año”, comentó a La Jornada César Chaparro Yedro, uno de los autores del documento Haciendo negocios 2009, publicación anual del Banco Mundial y la Corporación Financiera Internacional. Publicado este martes, el documento clasificó a México en el sitio 56 entre 181 economías por su facilidad para hacer negocios.

La importancia de la clasificación va más allá de establecer un mero listado de posiciones. Por seis años consecutivos, el reporte Doing Business (“Haciendo negocios”) ha medido 10 indicadores de la reglamentación de las actividades comerciales que registran el tiempo y el costo para cumplir los requisitos legales para iniciar y administrar un negocio, participar en el comercio transfronterizo, pagar impuestos y cerrar una empresa.

Factor Congreso

“Las economías necesitan normas que sean eficientes, fáciles de utilizar y accesibles para todo aquel que recurra a ellas. De lo contrario, las empresas se ven atrapadas en el sector informal, sin regulación alguna, donde el acceso al financiamiento es más difícil, la contratación de mano de obra escasa y el derecho laboral no alcanza a proteger a los trabajadores”, afirmó Michael Klein, vicepresidente de desarrollo del sector financiero del Banco Mundial.

Bajo estos parámentros, en el último año –el documento reporta a partir de lo sucedido entre junio de 2007 y junio de 2008– México perdió aceleradamente capacidad competitiva frente a otros países.

“México ha sido sobrepasado por un número importante de países que han hecho más reformas en el último año”, comentó en una conversación telefónica desde Washington César Chaparro Yedro, uno de los autores del reporte.

La primera explicación para la caída en la competitividad de México durante el último año es que el país fue rebasado por varios paises que han hecho más reformas. Entre ellos están Hungría, Botswana, Eslovenia y Colombia. “El ritmo de reformas en el mundo ha aumentado claramente, entonces cuando un país no lo hace, se ve sobrepasado”, añadió el especialista.

Una de los argumentos usuales entre los funcionarios federales es que las reformas se quedan atoradas en el Congreso, órgano del Estado al que se suele achacar la falta de avances. El reporte publicado ayer por el Banco Mundial no menciona en ningún caso la falta de una reforma energética, o laboral, o de telecomunicaciones como causa de la pérdida de competitividad del país.

Las principales áreas donde México podría escalar posiciones en su competitividad respecto a otros países, añadió Chaparro Yedro, están relacionadas con la eliminación de trámites administrativos y burocráticos, eliminar los requisitos de capital mínimo para la creación de una empresa, y reducir el tiempo para rellenar formularios o abatir las trabas para el comercio exterior.

–¿Está hablando de acciones para las que no se requiere intervención del Legislativo?

–Efectivamente. Habría que conocer en detalle las particularidades de cada sistema, pero hay una clara división entre las reformas que son legales, como modificar el código de comercio, civil o laboral, que requieren unos trámites parlamentarios mucho mayores, que la reducción del capital mínimo que se hace por decreto, o el sistema on line para permitir a los notarios ingresar al número de identificación fiscal. Ese tipo de acciones depende más de decreto y de instrumentos que no tienen rango de reforma legal.

El especialista del Banco Mundial explicó que dos factores se combinaron para provocar que en el último año México cayera 14 posiciones en el índice de competitividad del Banco Mundial. La ya mencionada de que otras naciones eliminaron más rápido barreras a los negocios. Y la otra está relacionada con retrocesos a avances previos. En 2007, dijo, se introdujo en el país una reforma que permitía a los notarios obtener desde Internet la identificación fiscal de la empresa, un procedimiento que reducía el tiempo de los trámites de registro. La reforma no fue llevada a la práctica. Otra “reforma negativa” fue que en 2008 el gobierno aumentó el costo de los permisos de construcción.

Hay también casos en que un aparente avance se convierte en retroceso. El especialista citó la reforma fiscal aprobada el año pasado. Por un lado, se eliminó el Impuesto al Activo de las Empresas. Bien. Pero por el otro se establecieron nuevas reglas para calcular impuestos que incrementaron en 64 horas el tiempo que una empresa requiere para rellenar los formularios de Hacienda. Retroceso.

En el reporte no se consideran los costos y tiempo que lleva a las empresas cubrir con el nuevo Impuesto Empresarial a Tasa Unica (IETU), que será abordado en el informe del siguiente año.

El reporte se centra sobre todo en las empresas pequeñas y medianas, que constituyen la columna que sostiene al aparto productivo mexicano y generan 8 de cada 10 puestos de trabajo. Es en ese sentido que, añadió el experto, tiene importancia conocer el entorno que el país ofrece a las empresas. “Poner en práctica reformas que contribuyan a que haya más oportunidades para desarrollar una empresa y generar empleo contribuye al crecimiento de la economía”, apuntó.

“Con una regulación como la que se propone en Doing Business, que básicamente son reglas más claras y simples, los empresarios pueden montar y desarrollar un negocio en el sector formal, lo que es beneficioso para empresarios y trabajadores”, mencionó.

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.