Usted está aquí: Inicio Mundo La oposición se ha reducido, pero se ha vuelto más violenta: Evo Morales

■ Sin argumentos pretende modificar de manera “consensuada” la nueva Constitución, denuncia

La oposición se ha reducido, pero se ha vuelto más violenta: Evo Morales

■ Difícil por ahora establecer una fecha para referéndum, sostiene Cossío, gobernador de Tarija

■ Intelectuales de EU exigen a su gobierno decir a quién beneficiaron los programas de USAID

Rosa Rojas (Corresponsal)

Ampliar la imagen En imagen del fin de semana, simpatizantes del gobierno de Evo Morales en el cerco a la ciudad de Santa Cruz En imagen del fin de semana, simpatizantes del gobierno de Evo Morales en el cerco a la ciudad de Santa Cruz Foto: Ap

La Paz, 21 de septiembre. El presidente boliviano, Evo Morales, aseveró hoy que “los prefectos (opositores de Tarija, Beni y Chuquisaca) ya no tienen argumentos para rechazar la nueva constitución política aprobada en Oruro” y sin embargo pretenden que se modifique en forma “consensuada” el nuevo texto constitucional, es decir, “que la Asamblea Constituyente (AC) no sirvió para nada”.

En rueda de prensa realizada en la ciudad de Cochabamba para informar sobre los avances en el diálogo entre ocho de los nueve prefectos del país y el gobierno para pacificar Bolivia y superar la grave crisis política que enfrenta, el mandatario señaló que el sector de la oposición “se reduce cada vez más, no solamente en su representación sino en su convocatoria, pero cuando se reduce es mucho más radical, mucho más agresiva, mucho más violenta… con las instituciones del Estado, con el gobierno, con autoridades como la policía y las fuerzas armadas”.

Morales Ayma informó que esta madrugada convocó de urgencia a los dirigentes de los grupos sociales movilizados en el cerco que existe actualmente en torno a la ciudad de Santa Cruz –en el que se estima que participan unos 20 mil indígenas, campesinos, cocaleros, cooperativistas mineros y mujeres– quienes están dispuestos a compatibilizar el capítulo de autonomías del proyecto constitucional con los estatutos autonómicos.

Aclaró que si bien en dichos movimientos hay radicales que dicen que no se debe mover ni una coma del proyecto de constitución aprobado por la Asamblea Constituyente en diciembre pasado, la mayoría están por dicha compatibilización para defender la unidad y la democracia en el país, y una vez asegurada la viabilidad del nuevo proyecto constitucional, levantar el cerco a la capital cruceña.

Señaló que todos esos dirigentes de manera conjunta le expresaron “que ya se cansaron de las agresiones, humillaciones, del racismo, las pateaduras en la ciudad de Santa Cruz. Este levantamiento cruceño lo comparo con el levantamiento de Tupac Katari en la ciudad de La Paz en 1781… cerco de 180, 190 días, casi medio año, todo por la defensa del territorio, la dignidad, la igualdad y también la lucha por la independencia, la liberación ante la invasión europea”.

Planteamiento sin respuesta

Una propuesta que hasta ahora no ha sido respondida por los opositores en cuatro días de diálogo es la elección de subprefectos y concejales, que “una vez en marcha la autonomía en el marco constitucional será la Asamblea Departamental... ¿Qué mejor forma de profundizar la democracia?”, cuestionó Morales.

Comentó, por otra parte, que en algunos departamentos “el prefecto no fue ratificado por prefecto, sino porque la gente quiere la autonomía”, y quedó claro que la gente “quiere autonomía pero también quiere a Evo”, prueba de ello es que en algunos departamentos del Oriente como en Beni, su votación subió de 16 por ciento en las elecciones de 2005 a 46 por ciento.

Morales hizo una convocatoria a los prefectos para terminar esta noche con acuerdos generales que garanticen procesos autonómicos para todo el pueblo boliviano mediante la nueva Constitución, y para garantizar la convocatoria al referendo constitucional y dirimitorio sobre las propiedades agropecuarias, el primero de octubre. Vendrá después una nueva ley y un Ministerio de Autonomías, puntualizó.

En representación de los prefectos opositores, el prefecto de Tarija, Mario Cossío, dijo que están dispuestos a la continuidad del diálogo en el contexto de “los plazos alcanzados en el documento de bases para instalar un diálogo y construir un gran acuerdo nacional”, que establece el lapso de un mes para que concluya el diálogo.

La estatal Agencia Boliviana de Información reportó que Cossío sostuvo que “resulta muy difícil que hoy (domingo) se pueda fijar fecha para convocar a referendo, porque eso supondría que se clausura la posibilidad de discutir otros temas de alta relevancia para el país en ese texto constitucional, que no sea solamente la autonomía”, señaló el prefecto tarijeño.

En La Paz, en tanto, comenzó a circular una carta enviada por un grupo de académicos e intelectuales estadunidenses que exigieron al Departamento de Estado que revele los nombres de los beneficiarios de los programas de la Agencia Estadunidense para el Desarrollo (USAID), que gastó 89 millones de dólares en 2007, “una suma importante en relación al tamaño de la economía boliviana. Proporcionalmente, en Estados Unidos, esa suma sería equivalente a cerca de cien mil millones de dólares, lo que representa un gasto similar al que Estados Unidos está realizando en operaciones militares en Irak”.

Los firmantes del documento, entre quienes destacan la periodista Naomi Klein, el escritor Mike Davis, el director del Comité Norteamericano para América Latina, Pablo Morales, el historiador John Womack, y el economista Mark Weisbrot, denunciaron que poco antes del triunfo de Morales en diciembre de 2005 se creó una Oficina de Iniciativas de Transición, cuyas actividades no han sido aclaradas públicamente, a pesar de haber destinado 11 millones de dólares para “mejorar la capacidad de los gobiernos departamentales”.

La citada oficina, que ya fue desmantelada por el Departamento de Estado, “organizó una visita de los gobernadores departamentales a Estados Unidos para reunirse con gobernadores estatales estadunidenses. Algunos de estos gobiernos departamentales luego iniciaron campañas organizadas para avanzar sus demandas de autonomía y para oponerse, por medio de acciones violentas y no democráticas, al gobierno de Morales y sus reformas populares”.

En el documento se critica la falta de respuesta del gobierno estadunidense a la matanza del 11 de septiembre en Pando, así como a los actos racistas contra indígenas en Sucre, el 5 de mayo pasado, por lo que pidieron que Washington condene “clara e inequívocamente” los actos violentos de los opositores a Morales.

La misiva fue dirigida a la directora de la USAID, Henrietta Fore, al presidente del subcomité sobre asuntos del Hemisferio Occidental en la Cámara de Representantes, Eliot Engel, y a los candidatos presidenciales Barack Obama y John McCain.

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.