DIRECTORA GENERAL: CARMEN LIRA SAADE
DIRECTOR FUNDADOR: CARLOS PAYAN VELVER
SUPLEMENTO MENSUAL  DIRECTOR: IVAN RESTREPO  
EDICIÓN: LAURA ANGULO   LUNES 29 DE SEPTIEMBRE DE 2008 
NUMERO ESPECIAL


Portada

Introducción

Conoce Naturalia y apoya la conservación
Paloma Sabau Riquer

ConservACCIÓN®: unión por nuestras especies en peligro
Óscar Moctezuma O.

La reserva para el jaguar del norte
Juan Carlos G. Bravo

En camino a lograr la conservación del jaguar
Carlos López


Correo electrónico:

cecodes@laneta.apc.org

  

ConservACCIÓN®: unión por nuestras especies en peligro

Oscar Moctezuma O.
Director General
Naturalia, AC
Correo electrónico: direccion@naturalia.org.mx

La mayoría de las personas han escuchado hablar de las “especies en peligro de extinción”, pero pocas comprenden realmente lo que significa esta designación y por qué debe importarnos. Es particularmente difícil de entenderlo cuando se vive en grandes ciudades, rodeados de edificios, carros y asfalto, alejados del contacto con la naturaleza. Quizá esta falta de entendimiento es la que mueve a la mayoría de ellas a preguntar: “¿para qué sirve?”, cuando se les invita a apoyar la conservación de alguna especie en esta situación, en lugar de: “¿qué puedo hacer yo para ayudar?”

Clasificar una especie como “en peligro de extinción”, además de señalarnos que las actividades humanas han causado la declinación de sus poblaciones, hasta el punto en que pudieran eliminarla irremediablemente de nuestro país (o del planeta), también nos indica que la calidad de nuestro ambiente se está degradando. Ésta debiera ser razón suficiente para preocuparnos y motivarnos a actuar, pues muchas de las causas que provocan el ocaso de las especies (como la destrucción de ecosistemas o la contaminación), también afectan nuestra capacidad de supervivencia.

Afortunadamente, existe un creciente número de personas e instituciones en México que comprenden, cada vez mejor, que la conservación de la naturaleza y el rescate de las especies en peligro de extinción no es una moda pasajera o un pasatiempo de “ecologistas trasnochados”, sino una actividad importante, que representa una inversión para asegurar nuestro futuro.

Convencidos de esto, en Naturalia, AC, identificamos hace tiempo que entre las instituciones que cuentan con mayor potencial hacia la conservación de la fauna silvestre se encuentran los zoológicos. Con un enfoque adecuado, pueden ser magníficos aliados y cumplir con la responsabilidad moral que, en cierta forma, los obliga a velar por el bienestar de los animales (tanto a nivel individual como de especie), pues es claro que si los animales silvestres se extinguieran, los zoológicos no existirían o se convertirían en museos vivientes de historia natural.

Hoy en día, muchos zoológicos modernos han reconocido su responsabilidad hacia la conservación y trabajan en el desarrollo de proyectos con este objetivo. Sin embargo, la mayoría de estas iniciativas se ha limitado a aprovechar las facilidades que los zoológicos brindan para reproducir especies en peligro de extinción, lo cual ayuda a mantener un número suficiente de individuos en cautiverio, pero no es realmente una contribución a la recuperación de estas especies en la naturaleza; a menos de que cuente con vinculación directa a proyectos que busquen la recuperación en su hábitat.

Como respuesta contra esta desvinculación que existe entre el esfuerzo de los zoológicos y las organizaciones que nos dedicamos a conservar a las especies en su hábitat, surgió la campaña ConservACCIÓN®. Iniciativa conjunta entre Naturalia, AC, y Africam Safari, uno de nuestros aliados más cercanos y, sin duda, el zoológico más comprometido con la conservación en México y Latinoamérica.

Los zoológicos mexicanos reciben alrededor de 25 millones de visitantes cada año. La mayoría de ellos acuden movidos por un gusto o interés por los animales que los hace sensibles a su bienestar y a entender la importancia de su supervivencia en el medio silvestre. En particular, cuando comprenden que se trata de especies que están amenazadas de extinción por culpa del ser humano.

Tomando esto en cuenta, diseñamos ConservACCIÓN® como una campaña permanente de participación activa entre todos los zoológicos que quisieran demostrar su compromiso con la conservación. A través de ella, cada año beneficiaremos a una especie mexicana diferente, de las muchas que, lamentablemente, se encuentran en peligro de extinción. Esto será a través de otorgar una aportación económica significativa a un proyecto que tenga como propósito conservar en su hábitat a la especie elegida.

Para reunir este dinero, diseñamos una colecta que incluye tres acciones:

  1. La venta de artículos promocionales de la campaña (pulseras, tazas, playeras, calcomanías, etc.)

  2. La organización de eventos públicos de recaudación de fondos (conciertos, subastas, etc.)

  3. La recaudación de donativos de los visitantes a los zoológicos, por medio de alcancías seguras y la labor de convencimiento de entusiastas voluntarios.

Esta última acción logrará el beneficio adicional de sensibilizar aun más al público de los zoológicos, pues para motivarlos a donar, los voluntarios informan detalladamente a los visitantes sobre la situación de la fauna mexicana y en particular sobre la especie que se busca proteger a través de ConservACCIÓN®. Además, el hecho de que muchos de los zoológicos cuenten entre su colección con ejemplares de la especie elegida, nos permite impactar aun más al público que puede verlos “en vivo”.

Para reforzar el impacto de esta campaña, diseñamos una serie de materiales informativos que se colocan en los zoológicos (mantas, carteles, volantes, etc.), damos promoción a través de diferentes medios de comunicación y contamos con el apoyo de artistas y personalidades de diferentes medios, que como embajadores de ConservACCIÓN®, nos ayudan a difundir los objetivos, a recaudar fondos y a promover la participación del público. A la fecha están con nosotros: las actrices Diana Golden y Gabriela Goldsmith, el cantante Leonardo de Lozanne, la modelo y conductora Montserrat Oliver, y la niña Lorena Hernández, quien participa como embajadora de la niñez.

Para determinar las especies a beneficiar, éstas tienen que cubrir al menos tres requisitos:

  1. Ser una especie mexicana en peligro de extinción,

  2. Ser una especie “sombrilla”, es decir, que su protección permita beneficiar a muchas otras especies que conviven con ella en el mismo hábitat,

  3. Ser una especie “bandera”, carismática, que pueda atraer la atención del público y generar interés en conservarla.

Con estos elementos, fue relativamente fácil determinar que la primera especie a beneficiar a través de ConservACCIÓN® sería el jaguar (Panthera onca). El mayor felino silvestre del continente americano, uno de los mas bellos y majestuosos que hay, una especie con gran significado cultural en la historia de México y, lamentablemente, una de las especies más amenazadas en nuestro país. El proyecto específico que contribuiría a conservar al jaguar en la naturaleza, contemplaba la acción más necesaria para lograrlo: la protección de su hábitat, mediante la creación de una reserva que protegerá la población más norteña de jaguares que sobrevive hoy en día, en las montañas áridas del estado de Sonora.

Así, ConservACCIÓN® arrancó oficialmente en el 2006 y durante el año y medio que duró la primer etapa se logró recaudar 527 mil 098 pesos mexicanos para la creación de dicha reserva, más 607 mil 666 para el manejo y vigilancia de la misma.

Este resultado no se logró exclusivamente a partir del esfuerzo de los zoológicos que participaron en esta primera etapa: Africam Safari, Zoofari y Zoológico de Chapultepec, sino también de muchas escuelas, instituciones, empresas, personas, e incluso la muestra Ashes and Snow, del fotógrafo Gregory Colbert, que la apoyó colocando las alcancías de la colecta durante el tiempo que duró la exhibición en la Ciudad de México.

Cuando en enero de este año alcanzamos el objetivo que nos habíamos propuesto para esta primera etapa de la campaña (la creación de la reserva del jaguar del norte), la dimos por terminada y comenzamos la segunda etapa. Ésta atenderá ahora el caso de una especie tan amenazada como el jaguar, pero con un mayor significado para los mexicanos, por ser parte del emblema que nos representa en el escudo nacional y en la bandera: el águila real (Aquila chrysaetos). A través de ConservACCIÓN®, recaudaremos fondos para proteger algunos de los más importantes sitios de anidación de esta majestuosa rapaz, pues el saqueo y destrucción de los nidos, es uno de los factores que más han contribuido a la declinación de esta especie en el campo mexicano.

Informar e involucrar para hacer entender la importancia de conservar estas especies son dos de los principales objetivos de ConservACCIÓN®. Durante la primer etapa, aprendimos lo productivo que resulta sumar esfuerzos para realizar grandes tareas. Todos podemos hacer algo, ¡súmate!

Ir al inicio