Usted está aquí: Inicio Política PRI y AN “negocian debajo de la mesa”: Murat

PRI y AN “negocian debajo de la mesa”: Murat

Enrique Méndez

El diputado priísta José Murat aseguró que dirigentes y legisladores de los partidos Revolucionario Institucional (PRI) y Acción Nacional (PAN) “negocian debajo de la mesa” la aprobación del dictamen de la reforma a Petróleos Mexicanos (Pemex). “Así que no nos sorprendamos si un día amanecemos conque el dictamen ya está aprobado”, alertó.

En entrevista, lamentó que el Congreso de la Unión se haya “convertido en un aprobador de reformas”, papel al que, definió, lo ha reducido la burocracia neoliberal no acostumbrada a un Poder Legislativo crítico, “y la reforma petrolera será prueba de ello”.

Por ello, dijo, cualquier reforma en el país será inviable si antes el Poder Legislativo no se reforma a sí mismo.

El ex gobernador de Oaxaca denunció que si el gobierno federal admite que sus policías están infiltradas por la delincuencia organizada, un aumento en el gasto de seguridad, como ha planteado el gobierno de Felipe Calderón para el próximo año en el Presupuesto de Egresos, sólo servirá como “una especie de subsidio” a las bandas.

Murat definió que a pesar del fracaso del neoliberalismo, el cual ha llevado a Estados Unidos a una aguda crisis financiera, los gobiernos que defienden esa política pretenden sostenerla a pesar de que se ha evidenciado que la fórmula de la autorregulación del mercado no funcionó. “Insistir en lo mismo es un suicidio histórico”, sostuvo.

Explicó que para poder imponer las políticas neoliberales, inculcadas por el Fondo Monetario Internacional, se requería reducir la capacidad democrática de los países, “y por eso el neoliberalismo empezó en Chile, durante la dictadura de (Augusto) Pinochet.

“Esta imposición de medidas altamente antipopulares, como la reducción del salario y del empleo, mereció la descomposición del sistema político hasta reducir su ejercicio a un espectáculo que manejan los medios de comunicación. Ello impactó en el Congreso de la Unión, inevitablemente”, manifestó.

Por ello, agregó, como para quienes detentan el poder en México lo único importante es el mercado, las voces de los políticos dejaron de tener valor y la red política se degradó hasta solamente quedar como un instrumento de carácter electoral.

“El Congreso es muy molesto para el neoliberalismo, porque le incomoda todo lo relacionado con la democracia representativa. Por eso lo desacreditan, obligándolo a ser sólo un mecanismo de aprobación y no de debate, mucho menos de representación. Se trata de un modelo donde la sociedad debe subordinarse a la tasa de beneficio y, con ello, la representación popular deja de tener valor”, afirmó.

–¿En ese sentido va la reforma a Pemex?

–¡Claro! Sus grandes problemas quedarán sin cambio. Lo único que se pretende ampliar es la apertura al capital privado, especialmente al trasnacional. Y algo más grave aún: se pretende hacerlo cuando el mundo entero va en sentido contrario, al estatizar los recursos energéticos. Hace una semana, Petrobras aclaró que sus hidrocarburos encontrados en aguas profundas son de la nación y no los compartirá con nadie.

“Esto sucede por compromisos inconfesables. El gobierno de Felipe Calderón está haciendo exactamente lo contrario de lo que se decide en el mundo. Mientras América Latina se baja del neoliberalismo, incluyendo a su mentor, Estados Unidos, la administración mexicana sigue en esa ruta sin cambio, imponiendo una tasa de interés que ‘protege’ de la inflación pero estanca al país”.

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.