Usted está aquí: Inicio Política Pendiente, el castigo por los hechos del 2 de octubre: diputados del FAP

■ Legisladores de PRI y PAN claman por la reconciliación y piden “no cultivar el rencor”

Pendiente, el castigo por los hechos del 2 de octubre: diputados del FAP

■ Homenaje de la Cámara a las víctimas de 1968

Enrique Méndez y Roberto Garduño

Al cumplirse ayer 40 años de la represión del gobierno de Gustavo Díaz Ordaz al movimiento estudiantil, el pleno de la Cámara de Diputados rindió homenaje a los jóvenes asesinados y perseguidos. Las bancadas de PRD, PT, Convergencia y Nueva Alianza definieron que aún está pendiente el castigo a los responsables, y en cambio, PRI y PAN clamaron por la “reconciliación” y a “no cultivar el rencor”.

Incluida en la agenda, la efeméride fue abordada en el salón de sesiones, al que se invitó a ocupar un lugar especial al rector de la UNAM, José Narro Robles. Sólo los partidos del Frente Amplio Progresista insistieron en que la matanza de Tlatelolco ha quedado impune, y ante ello Acción Nacional justificó que el gobierno de Vicente Fox constituyó una fiscalía especial que, finalmente, presentó “una verdad que no tenía sustento jurídico”.

Desde la tribuna, el panista Juan José Rodríguez Prats sostuvo que el gobierno federal surgido del blanquiazul constituyó “las instituciones para que se sancione y se castigue” a los responsables políticos y materiales, pero atribuyó la falta de castigo al hecho de que éste no dependía de la voluntad presidencial. “Entendemos que hoy ya no estamos en presencia del Ejecutivo absoluto, sino que hay poderes y división de poderes; asumamos cada uno nuestras responsabilidades”.

El priísta Eduardo Sánchez Hernández repitió la teoría de la conspiración, esgrimida por la administración de Díaz Ordaz para reprimir el movimiento, y dijo desde la tribuna: “El mundo no supo qué hacer con los jóvenes y los abandonó a la manipulación, las ambiciones y los intereses de quienes apostaban y siguen apostando a las ganancias del río revuelto. En México, las cosas se salieron de control y fue cuando se impuso la fuerza y pagaron justos por pecadores. La cacería de brujas no se hizo esperar y muy pronto se señalaron culpables”.

El legislador, quien dijo tener cuatro años cuando ocurrió la matanza, se lanzó contra “quienes durante cuatro décadas han lucrado con la desgracia de los que alguna vez fueron sus compañeros”, y la única mención que hizo del Ejército fue para señalar que “goza, como ninguna institución, del respeto, reconocimiento y aprecio de los mexicanos”.

El coordinador de los diputados del PRD, Javier González Garza, afirmó que en estos 40 años el país ha obtenido avances a partir de las luchas sociales. “Por ejemplo, en la libertad de expresión: ahora podemos decir que eran unos asesinos, que son asesinos, pero la impunidad sigue igual. Hoy tenemos luchadores sociales desaparecidos, como los del EPR; presos políticos, como los líderes de Atenco, sentenciados materialmente a cadena perpetua. Seguimos sin libertad sindical. El gobierno no quiere el referendo; sigue sin querer escuchar la opinión de la gente”.

También, reprochó, se puede decir y demostrar que un funcionario es un delincuente, y no pasa nada, y como en el caso de Oaxaca, se culpa a los que fueron agredidos. Agregó: “Ayer mismo la policía de Puebla detuvo a cuatro muchachos universitarios por cometer un horribilísimo crimen: pintar en una barda la consigna 2 de octubre no se olvida”.

En contraste con la postura priísta, González Garza aseguró que fueron Díaz Ordaz y Luis Echeverría Álvarez quienes difundieron la teoría de la conspiración internacional para acusar a los estudiantes de estar al servicio de otras naciones y de ser comunistas, “cuando en realidad éramos jóvenes aprendiendo a ser libres”.

Definió que el movimiento estudiantil y popular de 1968 fue civil, pacífico, generoso y prodigó cambios innegables, pero que no fue fácil vivir después del 2 de octubre. Además, recordó el primero de septiembre de 1969, cuando, el día de su Informe, Díaz Ordaz fue recibido por el PRI con tres minutos de aplausos. “Son los tres minutos de ignominia más importantes de nuestra historia”, afirmó.

En suma, expuso, el movimiento nunca fue derrotado, sino “masacrado en un terreno que jamás se planteó como terreno de lucha: la vía armada”. Finalmente, la bancada perredista coreó: “¡2 de octubre no se olvida!”


■ Aquellos 3 minutos de aplausos a Díaz Ordaz

Roberto Garduño y Enrique Méndez

La Cámara de Diputados honró al movimiento estudiantil de 1968, y en un acto de desagravio a la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) izó la bandera nacional a media asta, mientras la banda de guerra interpretaba un toque de duelo.

Cuarenta años después de que el pleno de la Cámara de Diputados, entonces abrumadoramente integrada por priístas, brindara apoyo incondicional a Gustavo Díaz Ordaz y su gobierno, al prodigarle tres minutos de aplausos, ayer en la explanada del Palacio Legislativo el presidente de la mesa directiva, César Duarte, y el perredista Javier González Garza, izaron la bandera a media asta. Desde hace diez años el único lugar donde el lábaro patrio ondeaba a media asta en las conmemoraciones de la matanza de Tlatelolco, era en el Zócalo de la ciudad de México. En ningún otro sitio de la República se había realizado una ceremonia como la celebrada ayer en San Lázaro.

La sede del Legislativo, uno de los tres poderes de la Unión, que se asienta en terreno federal, fue sacudida de los prejuicios y censuras históricos por iniciativa de los diputados González Garza y Alfonso Suárez del Real, quienes propusieron al resto de las fuerzas políticas se desagraviara de ese modo a las víctimas del 2 de octubre y a la principal institución educativa del país: la Universidad Nacional.

A ese paso inicial, de reconocimiento al papel de cambio social y político del movimiento de estudiantes y trabajadores en 1968, siguió la presencia del rector de la UNAM, José Narro Robles, quien acompañado de un cúmulo de universitarios inauguró una exposición fotográfica que ubica con frialdad parte de los hechos perpetrados por las instituciones del Estado contra la movilización popular.

El público que se congregó en el gran recibidor de la Cámara de Diputados escuchó el concierto homenaje al movimiento estudiantil interpretado por la Orquesta Filarmónica de la UNAM.

En medio de tal suceso de desagravio, el doctor Narro Robles consideró que para México, atrás se encuentran los agravios y los sinsabores, y enfrente los retos y posibilidades. “Sin embargo, porque honramos la memoria de los estudiantes a quienes absurdamente se les quitó la vida, y la de nuestro muy querido rector Javier Barros Sierra, seguimos reivindicando nuestro derecho a exigir el pleno desarrollo de la democracia y la justicia, y la adecuada valoración de la discrepancia y la pluralidad”.

El rector Narro hizo hincapié en la necesidad de la participación de todos en el proceso de hacer de México una nación fuerte e independiente.

“Es viable en la nueva jungla de la globalidad, si hay un rumbo cierto y se cuenta con la disposición de convocar a todos: a los que piensan de manera diferente, a quienes proponen cosas distintas a las que uno esgrime. Pero también si se conjuga la disposición de los que se oponen y se identifican como diferentes, de los que tienen convicciones y valores distintos.”

Por el órgano legislativo, su presidente, César Duarte, reveló la importancia de rememorar la matanza del 2 de octubre: “La Cámara de Diputados es un espacio plural en el que todas las corrientes, todas las voces, todos los eventos del país tienen resonancia; hacemos hoy un reconocimiento a una fecha que marca historia, en un movimiento estudiantil que dejó huella en el México que hoy tenemos”.

La jornada de ayer en San Lázaro marcó el hito del desagravio a quienes participaron en el movimiento social de 1968, y reconoció en la UNAM el principal ejemplo de desarrollo y movilidad social que existe en México.

Finalmente, Narro Robles dijo: “A los jóvenes se les educa, se les orienta, ¡pero nunca se les reprime y nunca se les derrota! Si esto fuera así, uno se derrota a sí mismo”.

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.