Usted está aquí: Inicio Cultura El paraíso de los gatos, ópera fantástica para niños, en la Escuela Nacional de Música

■ Basada en un cuento japonés, fomenta el cuidado de los animales

El paraíso de los gatos, ópera fantástica para niños, en la Escuela Nacional de Música

Jorge Anaya

Ampliar la imagen Escena de la obra, original de Vladimir Kojoukharov Escena de la obra, original de Vladimir Kojoukharov Foto: Jorge Anaya

Entre los autores contemporáneos de música para niños destaca el búlgaro Vladimir Kojoukharov (1936), cuya ópera en francés Le Paradis des Chats (El paraíso de los gatos, 1986) ha sido representada con éxito en varios países, entre ellos Francia, Estados Unidos, Canadá y Perú. Actualmente se presenta en breve temporada por los Niños y Jóvenes Cantores de la Escuela Nacional de Música (ENM), bajo la dirección escénica de Israel Velasco Alfaro y la dirección musical de Patricia Morales. Su estreno en México obedece a una iniciativa de la soprano Ivette González, autora de la traducción del libreto.

La anécdota, basada en un cuento popular japonés, es sencilla. Yukiko, la pequeña sirvienta de una aristócrata cruel y ambiciosa, sale en busca de su amada gatita negra, que ha escapado al Paraíso de los Gatos para refugiarse del maltrato humano.

Sorteando obstáculos y guiada por un profeta y amigos que encuentra en su camino, la niña llega al paraíso, ocupado por felinos que han llegado de todo el mundo. Como no puede quedarse a vivir, la gatita le obsequia una bolsita mágica cargada de monedas que deberá utilizar en caso de peligro, pero cuando llega a la morada de su patrona, ésta, al darse cuenta del contenido, decide ir al Paraíso de los Gatos en la creencia de que encontrará más oro. La obra tiene un claro mensaje contra el maltrato a los animales.

Los papeles solistas se alternan entre las integrantes del coro. En la función del sábado 4, la narradora fue Brianda Aranda Riveroll; Yukiko estuvo representada por Mariana León Salazar; la Gatita Negra por Mitzi Sánchez Piedra, y la dama noble por Mariana Martínez Murguía. Pero el verdadero impacto de la representación radica en el coro, con vistosas coreografías y un excelente manejo vocal, apuntalado por un ensamble de flauta, clarinete, fagot, trombón, violín, viola, contrabajo y percusiones que desarrolla con brillantez la fantasía oriental concebida por Kojoukharov. La mayoría de los ejecutantes son jóvenes alumnos de la ENM.

El paraíso de los gatos se presentará el 5 y 12 de octubre a las 17 horas, el 18 de octubre a las 19 horas y el 8 de noviembre a las 12 horas, en la Sala Xochipilli de la ENM (Xicoténcatl 126, colonia Del Carmen Coyoacán). El donativo es voluntario, pero hay que llegar temprano porque la demanda es mucha y los asientos limitados, aunque la dirección de la escuela tiene la gentileza de poner una pantalla gigante en el vestíbulo para quienes no alcanzan lugar. Al estreno del sábado asistieron muchos más adultos que niños, lo cual es una pena, porque es una excelente oportunidad de poner a la gente menuda en contacto con una propuesta musical novedosa y divertida. Ojalá se revierta la tendencia en las próximas funciones.

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.