Usted está aquí: Inicio Economía Extranjeros retiran inversiones en bonos del gobierno mexicano

■ En los días de más volatilidad se deshicieron de 6 mil 700 mdd, un retroceso de 23.6%

Extranjeros retiran inversiones en bonos del gobierno mexicano

■ Entre septiembre y octubre comenzó a declinar la tenencia a causa de la volatilidad de los mercados, refiere Banamex

■ Si se salieran abruptamente la bolsa perdería 40% de su valor

Víctor Cardoso

Ampliar la imagen La presidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner reivindicó el papel rector del Estado sobre el transporte ferroviario, y firmó el decreto de restatización de un servicio de trenes de carga. A su vez, los fondos de pensiones privados presentarán un plan al gobierno para evitar la estatización del sistema, luego de que la mandataria envió un proyecto al Congreso para eliminar el actual modelo, aseguró el diario La Nación La presidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner reivindicó el papel rector del Estado sobre el transporte ferroviario, y firmó el decreto de restatización de un servicio de trenes de carga. A su vez, los fondos de pensiones privados presentarán un plan al gobierno para evitar la estatización del sistema, luego de que la mandataria envió un proyecto al Congreso para eliminar el actual modelo, aseguró el diario La Nación Foto: Reuters

Durante los días de mayor volatilidad en el mercado bursátil mexicano, inversionistas extranjeros se deshicieron de bonos del gobierno mexicano por casi 6 mil 700 millones de dólares, un retroceso de 23.6 por ciento desde su nivel máximo de 28 mil 300 millones, alcanzado en septiembre pasado.

Un análisis de la casa de bolsa Acciones y Valores Banamex, del grupo estadunidense Citigroup, afirma que la tenencia de inversionistas extranjeros en los llamados “Bonos M”, es decir, emisiones del gobierno mexicano a plazos superiores a 10 años, comenzó a declinar entre septiembre y octubre debido a la volatilidad de los mercados, así como a la estrechez de los créditos internacionales.

“La demanda por liquidez de los inversionistas se manifiesta en ventas importantes de estos instrumentos, motivadas por la necesidad de hacerse de recursos líquidos, ya sea para adquirir instrumentos de corto plazo en un ambiente de alta incertidumbre financiera, o para enfrentar compromisos”, indica el reporte elaborado por el analista Arnulfo Rodríguez.

Paralelamente, en otro reporte, los analistas de Banamex, Alonso Ríos, Pablo Ordóñez e Ivonne Montiel, también hablan sobre la recomposición de las carteras de inversión en octubre. Señalan que en la medida en que el peso se devalúa, cada dólar que un inversionista extranjero obtiene implica la venta de mayor número de acciones, generándose un “círculo vicioso: depreciación del peso-venta de acciones-salida de divisas”.

Los analistas sugieren que frente a la depreciación en el mercado de valores, si los inversionistas extranjeros se retiraran abruptamente la bolsa sufriría una pérdida de 40 por ciento de su valor, es decir, sólo obtendrían 30 mil millones de dólares de inversiones calculadas en 50 mil millones (incluidos los Bonos M).

“En México calculamos que el valor de lo que los extranjeros tienen invertido en bolsa ronda los 50 mil millones de dólares. Tomando en cuenta el círculo vicioso arriba descrito, es factible que la liquidez que pueda hacerse de esas posiciones sea sustancialmente menor, posiblemente alrededor de 30 mil millones; la cifra exacta dependería de la velocidad con la que quieran retirarlo, entre otros factores”, precisan Ríos, Ordóñez y Montiel.

Con base en el reporte de Arnulfo Rodríguez, la tenencia de bonos M entre inversionistas extranjeros cerró 2007 en 18 mil 200 millones de dólares, y mantuvo una tendencia al alza prácticamente constante a lo largo del año, hasta agosto, cuando su monto llegó a 28 mil 300 millones de dólares.

El declive se registró entre septiembre y octubre, cuando la tenencia disminuyó en 6 mil 700 millones de dólares, es decir, 23.6 por ciento menos. Sólo en octubre la reducción en la tenencia fue de 3 mil 900 millones de dólares, 15.2 por ciento menos que el mes anterior.

Sin embargo, la pérdida en el valor de los bonos en manos de inversionistas extranjeros podría ser mayor si se toma en cuenta que el Indice de Precios y Cotizaciones (IPC) de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) registra un retroceso de 12 mil 557.99 puntos en lo que va del presente año, lo que equivale a una pérdida de 42.52 por ciento. Bajo ese registro, el valor de los 50 mil millones de dólares de bonos en manos de extranjeros tendrían actualmente un precio de sólo 21 mil 260 millones de dólares.

De acuerdo con el reporte, a octubre pasado los bonos gubernamentales de todo tipo colocados en el mercado de valores rondan los 2 billones 239 mil millones de pesos.

De ese monto, 14.2 por ciento estaría en manos de inversionistas extranjeros. Del total de esa participación extranjera (sobre un total de 318 mil 139.6 millones de pesos), 87 por ciento son bonos, 9 por ciento Certificados de la Tesorería de la Federación (Cetes) y 4 por ciento Udibonos.

Vasos comunicantes

El trabajo del analista Arnulfo Rodríguez, enfocado únicamente a la situación de la deuda gubernamental, hace referencia a que la demanda de liquidez de los inversionistas se tradujo en ventas importantes de los instrumentos de deuda del gobierno federal. Pero, explica, “sin importar la causa que motive las ventas masivas de estos instrumentos, el resultado natural es una baja altamente significativa de sus precios”.

Por ejemplo, con base en un seguimiento, el mercado de Bonos M “registró un notable deterioro semanal (20 al 24 de octubre) de 7.21 por ciento, que para los bonos de largo plazo (10 años y más) resultó incluso muy superior (menos 15 por ciento). Estos resultados sitúan las pérdidas acumuladas en lo que va de 2008 en menos 5.33 por ciento para el promedio del mercado y en menos 18.17 por ciento para los bonos de mayor duración”.

El analista explica: “Las caídas en los precios de los bonos M están acompañadas de manera inmediata y natural de un aumento en sus tasas de rendimiento. Esto ocurre porque cuando las tasas de interés se elevan, un bono que queda rezagado en su rendimiento reduce automáticamente su valor en el mercado. Así, la caída en los precios de los bonos M a plazos largos estuvo acompañada de un incremento impresionante en las tasas correspondientes. En sólo una semana, la tasa de rendimiento al vencimiento del bono M a 10 años presentó un incremento de 213 puntos base, al pasar de 9.19 por ciento a 11.32 por ciento para alcanzar así una tasa sólo vista en octubre de 2001, poco después de la aparición de estos bonos en el mercado”.

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.