Usted está aquí: Inicio Espectáculos Ser muy humano, el secreto de la popularidad de Mickey Mouse

■ Cumplirá mañana 80 años de creado; llegó a ser estrella durante la depresión

Ser muy humano, el secreto de la popularidad de Mickey Mouse

Dpa

Ampliar la imagen Mickey posa junto a Minnie frente el Taj Mahal, en India, el pasado octubre. Están de gira por esa nación con un espectáculo en vivo Mickey posa junto a Minnie frente el Taj Mahal, en India, el pasado octubre. Están de gira por esa nación con un espectáculo en vivo Foto: Ap

Los Ángeles, 16 de noviembre. Fue concebido como resultado de un infortunio, en un rapto creativo de Walt Disney, quien acababa de perder su primer personaje exitoso, el conejo Oswald, en una disputa por los derechos con la distribuidora de los dibujos animados. Así nació Mickey Mouse hace 80 años, quien debutó en la pantalla el 18 de noviembre de 1928.

Al buscar un remplazo para Oswald, Disney pensó en un caballo, un perro, un gato, una rana y una vaca. Pero finalmente se decidió por un ratón como el que tenía de mascota años atrás. Cuenta la leyenda que se le ocurrió en el viaje en tren de Nueva York a Los Ángeles, tras fracasar sus gestiones por continuar con el conejo.

Un ratón con cierta melancolía

El ratón recibió primero el nombre de Mortimer Mouse, en homenaje a la antigua mascota de Disney. Pero Walt escuchó a su mujer, Lillian, a quien le parecía un nombre demasiado pretencioso y sugirió Mickey en su lugar. El carácter del personaje, a la vez pícaro e ingenioso, debe mucho a la inspiración de Charles Chaplin.

“Sentíamos que al público, y especialmente a los niños, les gustan los animales simpáticos y pequeños. Creo que debemos bastante a Chaplin por esa idea”, reconoció Disney años después.

“Buscábamos un personaje atractivo y pensamos en un pequeño ratón que tuviese algo de la melancolía de Chaplin. Cuando la gente se ríe con Mickey, es porque es muy humano; ése es el secreto de su popularidad.”

La idea era de Disney, pero el dibujo original fue de Ub Iwerks, talentoso artista de origen holandés que lo acompañaba desde hacía casi una década.

Mickey tuvo éxito inmediato, gracias en buena parte al olfato de Disney para embarcarse en la nueva técnica del cine sonoro, inaugurada poco antes con El cantante de jazz.

Descartando dos primeros cortos animados mudos protagonizados por Mickey –Plane Crazy, inspirado en la popularidad de Charles Lindbergh, y Galoppin Gaucho–, presentó Steamboat Willie, en el que las acciones del ratón se sincronizaban con dos canciones, en el teatro Colonia de Nueva York, el 18 de noviembre de 1928.

Mickey, a bordo de un vapor bajo el mando del malvado capitán Pete, que lo manda a pelar papas fastidiado por las veleidades musicales del ratón, se toma libertades que se vieron coartadas cuando se convirtió en celebridad universal: juega con las ubres de una vaca, en tanto que en el contemporáneo corto Plane Crazy, musicalizado luego del éxito inicial de Steamboat Willie, acosa tan vehementemente a su amada Minnie que la obliga a saltar del avión para evitar que la besara.

Disney explicó que esa conducta tuvo que ser eliminada después de que muchos espectadores se quejaron. Pero muchos críticos culturales señalan que el ratón fue despojado de características personales controvertibles para erigirlo en símbolo perfecto del creciente emporio Disney, siempre apto para todo público.

La misma figura de Mickey fue cambiando también, en lo que el biólogo Stephen Jay Gould sostuvo que fue el factor clave para transformar al personaje en el favorito de los corazones alrededor del mundo. Las proporciones de su cabeza se modificaron, sus extremidades se engrosaron y acortaron, a la vez que se agrandaron sus ojos. El efecto fue, según Gould, un personaje que era una sutil variación de un bebé humano, imagen que las personas aman por encima de todo.

Mickey se convirtió en el personaje más famoso del mundo, en un símbolo no sólo de los Estudios Disney, sino del dominio cultural estadunidense en el mundo contemporáneo. Una encuesta en EU reveló que a 97 por ciento de las personas les es más familiar que Santaclós.

Mickey llegó a ser superestrella en los años de la gran depresión. En 1932 ganó un Óscar honorífico; tres años más tarde comenzó a aparecer en color. En los cines se anunciaba el corto de Mickey junto al título de la película principal.

En poco más de dos décadas, 120 cortos

Protagonizó 120 de cortos a lo largo de poco más de dos décadas, gran parte de ellos actuando con la voz del mismo Disney. En 1930, con la cesión por 300 dólares de la licencia para utilizar su imagen en utensilios escolares, comenzó el gran negocio de las franquicias, que sostiene hasta hoy gran parte del consorcio Disney. Ya en 1934 recaudaba por ese concepto 600 mil dólares al año. Más de 7 mil 500 productos llevan la imagen del ratón. Es el único personaje animado que tiene una estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood.

La fama del pequeño ratón es tanto más sorprendente si se tiene en cuenta que protagonizó su última película en 1952. Pero el constante reciclado de su filmografía por medio de los canales de cable de Disney en el mundo, y su papel de símbolo corporativo, le permitieron cumplir 80 años sin planes de pasar a retiro.

“Es un bien atemporal”, dice un portavoz del consorcio Disney. “Tiene la misma relevancia hoy que en su primer día”.

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.