Usted está aquí: Inicio Opinión Balance de la Jornada

Balance de la Jornada

Marlene Santos Alejo
msantos@jornada.com.mx

■ Nerviosismo a tope rumbo al Honduras-México

Ampliar la imagen El mediocampista Israel López, del Toluca (derecha), recibió un trofeo antes de iniciar el partido contra San Luis, por sus 500 partidos en primera división El mediocampista Israel López, del Toluca (derecha), recibió un trofeo antes de iniciar el partido contra San Luis, por sus 500 partidos en primera división Foto: Ap

La presión y nervios amenazan con desbordarse en el edificio de la calle de Colima, sede de la Federación Mexicana de Futbol (FMF), donde hace varios días se organiza el viaje en estampida de los dueños de equipos a Tegucigalpa, en deseperada y tardía acción de apoyo al Tricolor, como reveló Francisco Ibarra Molina, del club Indios. Los lamentos por el tiempo perdido desde la llegada al timón de Hugo Sánchez no son sino la consecuencia de malas decisiones.

Justino Compeán, Televisa y Tv Azteca tiemblan ante la amenaza de una catástrofe económica superior a la ausencia de la selección nacional en los Juegos Olímpicos de Pekín, y que costó el puesto al Pentapichichi. No ir a Sudáfrica 2010 significaría privar de millones de dólares a las arcas de las televisoras, dueñas del Tri y principales patrocinadoras de los clubes, vía transmisión de juegos.

El técnico Sven-Goran Eriksson –quien sólo da entrevistas exclusivas a las citadas televisoras– cuenta con un jugoso contrato salarial en dólares, lo que no ha tenido es tiempo para trabajar con sus pupilos como se corroboró ante Ecuador; tampoco es dueño de la varita mágica, a pesar de dirigir un plantel europeizado con la exportación como nunca antes de futbolistas, pero que, paradójicamente, está al borde del desastre.

Las posibilidades de avanzar al hexagonal final de la Concacaf son grandes, inclusive con un empate ante Honduras. Sin embargo, queda claro que el futbol local no ha crecido en la proporción de sus cuantiosos ingresos provenientes de los partidos “moleros” (dixit Ricardo Ferretti) organizados en Estados Unidos, y que Eriksson no ha hecho jugar al Tri con el espectacular estilo inglés soñado por Jorge Vergara, su principal impulsor, ausente en las recientes dos juntas de propietarios.

La desesperación y polémica llegó al extremo de hacer venir al atacante del Manchester City, Nery Castillo, como si se tratara del Mesías. Chivas le hizo la corte hasta ponerse en ridículo por el desdén final del jugador. No obstante, la mayor tranquilidad rumbo al crucial partido del miércoles en el estadio olímpico Francisco Morazán proviene de ver en la nómina el regreso de Sinha, Pável Pardo y la inclusión de Leobardo López.

En cuanto al gol, el naturalizado Matías Vuoso ha desnudado la falta de trabajo en fuerzas básicas y la poca oportunidad que se da al futbolista mexicano. Y como es habitual, la FMF presentó sobre las rodillas la moderna versión del torneo de reservas. Ahora los clubes, varios a regañadientes, quedaron obligados a organizar circuitos Sub-17 y Sub-20, los cuales arrancarán en 2009 con muchos detalles aún por definir.

Guadalajara y América serán los dos grandes ausentes de una liguilla que sin ellos pierde sabor. Son el reflejo de que Vergara y Michel Bauer no hicieron bien sus deberes. Efraín Flores regresaría a su labor en fuerzas inferiores y el holandés Ronald Koeman asumiría el timón. A Flores lo envuelve el rumor de haber puesto ante Puebla la alineación que le dictó su patrón y que derivó en la vitual eliminación.

Muy oportuno le resultó a Vergara aplicarse la ley mordaza, pues hablará hasta diciembre, cuando ya se haya enfriado la furia por el fracaso, mientras que ahora el Rebaño (con desventaja de 2-0) se aferra a un milagro rumbo a la semifinal de ida de la Copa Sudamericana contra el Internacional de Porto Alegre.

Sin claro favorito al título, dada la mediocridad que caracterizó al certamen, San Luis, Toluca, Atlante, Pumas, Cruz Azul, Tigres, Tecos y Santos son los flamantes invitados a los cuartos de final. Los Gladiadores fueron el mejor equipo, pero con 56.8 por ciento de productividad no alcanzó ni el seis que es la calificación mínima aprobatoria, mientras Santos, el peor, aspira a ser bicampeón a pesar de su grotesco 43.1 por ciento de efectividad.

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.