Directora General: CARMEN LIRA SAADE
Director Fundador: CARLOS PAYAN VELVER  
Domingo 23 de noviembre de 2008 Num: 716

Portada

Presentación

Bazar de asombros
HUGO GUTIÉRREZ VEGA

Andrea Camilleri: actualizando el referente
JORGE ALBERTO GUDIÑO

Siete poemas
LEDO IVO

Del Chavo del Ocho a la efedrina
JUAN MANUEL GARCÍA

Carlos Fuentes: La memoria y el deseo
ANTONIO VALLE

El pensamiento de Hermann Keyserling
ANDREAS KURZ

La filosofía en México ¿para qué?
GABRIEL VARGAS LOZANO

Gays de California, ¡uníos!
ROBERTO GARZA ITURBIDE

Leer

Columnas:
Mujeres Insumisas
ANGÉLICA ABELLEYRA

Paso a Retirarme
ANA GARCÍA BERGUA

Bemol Sostenido
ALONSO ARREOLA

Cinexcusas
LUIS TOVAR

La Jornada Virtual
NAIEF YEHYA

A Lápiz
ENRIQUE LÓPEZ AGUILAR

Artes Visuales
GERMAINE GÓMEZ HARO

Cabezalcubo
JORGE MOCH


Directorio
Núm. anteriores
jsemanal@jornada.com.mx

 

Germaine Gómez Haro

Marisa Lara y Arturo Guerrero: Muta*Dos

A lo largo de la historia los creadores se han agrupado en talleres o en colectivos artísticos para realizar obras en conjunto, en ocasiones bajo una sola firma. En menor medida se ha dado el trabajo en parejas, aunque en la actualidad existe un buen número de éstas en el ámbito internacional, ya sean hermanos, amantes o colegas. Tal es el caso de los hermanos Jack y Dinos Chapman, enfants terribles del arte británico contemporáneo cuya obra altamente subversiva se distingue por el humor negro, la ironía y la provocación, o sus celebérrimos coterráneos Gilbert & George, quienes forman desde 1969 una curiosa pareja profesional y sentimental caracterizada por una impronta muy personal a partir de su imagen física que los hace difícilmente distinguibles entre sí: nunca aparece uno sin el otro, llevan siempre trajes y corbatas iguales, mantienen una actitud inexpresiva y son en sí parte de su propia obra. Otras parejas artísticas de renombre son Christo y Jeanne-Claude, Anthony Aziz y Sammy Cucher mejor conocidos como Aziz+Cucher Teresa Hubbard y Alexander Birchler, Fischli/Weiss, Pierre et Gilles o De Rijke/De Rooij, entre muchas otras. Curiosamente, estas parejas se han desarrollado en el campo de la fotografía, el vídeo, la instalación y el performance , disciplinas en las que el trabajo en equipo puede facilitar mucho el proceso, pero no tengo conocimiento de alguna otra que se dedique en coautoría al ejercicio de la pintura, como es el caso de Marisa Lara y Arturo Guerrero, quienes exhiben su trabajo reciente en la Galería Óscar Román.

Marisa y Arturo son pareja amorosa hace alrededor de tres décadas y, desde sus inicios, se han caracterizado por la realización de proyectos en conjunto. Al paso de los años, esta pareja se ha ido “fundiendo” cada vez más, al grado de autodefinirse como “dos artistas reunidos en un mismo cuerpo artístico”. Así surgen los siameses Maritzin y Arturotl, indisolublemente unidos física, espiritual e intelectualmente a través de su trabajo concebido como el de un solo artista, ya que apenas dividen o separan las tareas durante el proceso creativo. Su metodología consiste en sustentar cada proyecto, desde sus inicios, en un cuestionamiento filosófico que desarrollan juntos a través de profundos diálogos y numerosas lecturas compartidas. El continuo intercambio de ideas acompaña su creación en todas sus fases. La pareja lee, escribe, indaga, experimenta y debate sus tribulaciones en un espacio íntimo de intensa convivencia, al punto que se les hace difícil distinguir qué idea es de uno o de otro. Técnicamente sucede lo mismo al abordar el lienzo: los trazos se funden y se confunden logrando un estilo híbrido de una gran armonía y equilibrio, y la creación a cuatro manos deviene una melodía compasada de una gran riqueza visual.


El triunfo de la luz

La exposición Muta*Dos reúne una veintena de pinturas realizadas por su alter ego Maritzin y Arturotl, quienes aparecieron la noche de la inauguración en un atuendo siamés de luchadores felinos como parte de la propuesta conceptual que acompaña su trabajo reciente, reunido bajo el sello de Siameses Company , la asociación virtual que los autores han creado para convocar a los también virtuales artistas internacionales que conforman la muestra. Si nuestra realidad virtual ha llegado al grado de crear hasta un sistema financiero virtual, ¿porqué no curar una exposición de artistas virtuales? Marisa y Arturo se transforman en siameses y, a la vez, tienen la capacidad de “mutar” en pintores de diversas latitudes cuyas obras están preñadas de metáforas y referencias de sus supuestos lugares de origen. Así, la pintura Direcciones opuestas , atribuida al creador japonés, revela el equilibrio y la dualidad del arte Zen, mientras que Á frica ardiente , del artista africano, refleja la algarabía y sensualidad de la cultura negra.

En su trabajo reciente, Lara y Guerrero se han dedicado a profundizar con tiento y rigor en el manejo de las técnicas pictóricas. Llama la atención la calidad de los trazos, volúmenes y tratamiento lumínico, en composiciones que van de la simplicidad a la complejidad, como es el caso de El triunfo de la luz, en mi opinión la obra sobresaliente de la muestra. Aparecen ahí los propios autores enfundados en su traje siamés derrotando a un personaje siniestro que yace bajo sus pies. Esta pintura remite a su trabajo temprano de los años ochenta donde exploraban temas de la cultura popular. Los siameses Maritzin y Arturotl despliegan en esta pieza su maestría en la técnica pictórica y su inagotable sentido del humor y ludismo, que son parte esencial de su vida y su obra.