Usted está aquí: Inicio Política Avanzan las negociaciones para vender buques de guerra a Colombia y Guatemala

■ La Armada admite que sus 180 barcos tienen una antigüedad superior a los 25 años

Avanzan las negociaciones para vender buques de guerra a Colombia y Guatemala

■ Las naves se venderían sin armamento para evitar complicaciones legales por las exportaciones

Jesús Aranda

Ampliar la imagen Imagen del barco ARM Baja California PO-162 en el astillero de la Marina en Tampico, Tamaulipas. La Armada de México busca vender buques oceánicos a Colombia, y se sabe que esas naves tienen un costo aproximado de 700 millones de pesos Imagen del barco ARM Baja California PO-162 en el astillero de la Marina en Tampico, Tamaulipas. La Armada de México busca vender buques oceánicos a Colombia, y se sabe que esas naves tienen un costo aproximado de 700 millones de pesos Foto: Cristina Rodríguez

El presidente Felipe Calderón Hinojosa dio luz verde a la Secretaría de Marina para que México continúe las negociaciones con Colombia y Guatemala para la venta de buques de guerra y patrullas interceptoras a esos países.

Revelaron lo anterior fuentes de la Armada de México, las cuales destacaron la importancia de que por primera vez el país exporte naves, no sólo por el beneficio económico sino, además, porque sería un impulso importante para reactivar la construcción de buques en los astilleros de la institución.

De acuerdo con la información obtenida por este diario, al menos dos países han hecho ofertas concretas a la Armada para adquirir naves.

Colombia está interesada en comprar buques oceánicos y Guatemala en comprar patrullas interceptoras, que son construidas aquí bajo licencia de una empresa sueca.

La idea es que los buques incluyan una lancha interceptora –como las que llevan a bordo las naves mexicanas– y que el helicóptero que opera en ellos sea adquirido a un tercer país.

Se indicó que una vez que Calderón dio el visto bueno a la posibilidad de que México exporte por primera vez buques y patrullas, se espera que se intensifiquen las negociaciones y se firmen los contratos.

La idea es de que tanto el buque de guerra como las lanchas interceptoras se vendan sin armamento, lo cual evitaría también cualquier complicación legal para su exportación.

Se sabe que el precio actual de un buque oceánico es de alrededor de 700 millones de pesos y el de las patrullas interceptoras de cerca de los 2.5 millones de dólares.

Trascendió que una de las peticiones que hizo el almirante secretario Mariano Francisco Saynez al Presidente de la República es que, de confirmarse la venta, los recursos obtenidos se destinen para reinvertir en la producción de buques en astilleros de la Armada.

Cabe recordar que la Armada de México, en diversas ocasiones, ha levantado la mano para construir desde buques tanque para Pemex, hasta barcos pesqueros y camaroneros, sin que hasta la fecha el gobierno federal haya dado el visto bueno a la iniciativa de los marinos.

A pesar de este avance, los funcionarios de la Armada han dejado en claro que existe capacidad técnica y personal calificado para, al menos, duplicar la producción actual; lo que falta son los recursos económicos.

Actualmente la Armada enfrenta el problema de que gran parte de sus 180 buques tienen una antigüedad superior a 25 años y que la flota naval debería contar con 40 buques oceánicos modernos. Sin embargo, la administración actual prevé la construcción sólo de seis que, sumados a los 14 existentes, dan un total de 20 naves, que son insuficientes para los requerimientos crecientes de la Armada.

En cuanto a las patrulleras interceptoras, apenas se reinició la construcción de dos de la clase Polaris II. Actualmente la Armada de México cuenta con 63 naves de este tipo, 40 fueron adquiridas en Suecia a partir de 2000, y 23 fueron fabricadas en los astilleros de la Armada. La perspectiva del alto mando de contar con 120 patrulleras interceptoras para vigilar de manera más eficiente el territorio nacional se complica, pero hacen falta recursos para alcanzar esta meta, confiaron los entrevistados.

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.