Usted está aquí: Inicio Ciencias Condena el Vaticano técnicas que ignoran la “dignidad del embrión”

■ Emite Dignitas personae, donde rechaza la clonación; la califica como grave falta ética

Condena el Vaticano técnicas que ignoran la “dignidad del embrión”

■ Considera que el DIU, la píldora del día después y la RU 486 son “pecados de aborto”

■ “El escrito puede parecer una colección de ‘noes’, pero no es el caso”, dijo el vocero de Benedicto XVI

Afp y Dpa

Ampliar la imagen El análisis genético de los embriones generados in vitro antes de su implantación en el vientre materno es visto de forma crítica por la Iglesia católica: es de "mentalidad eugenésica y una forma de pensar mezquina, porque contempla el aborto selectivo", aseguran en el texto El análisis genético de los embriones generados in vitro antes de su implantación en el vientre materno es visto de forma crítica por la Iglesia católica: es de “mentalidad eugenésica y una forma de pensar mezquina, porque contempla el aborto selectivo”, aseguran en el texto Foto: tomada de www.ache.com.br

Ciudad del Vaticano, 12 de diciembre. El Vaticano condenó este viernes en un texto doctrinal las nuevas técnicas médicas o científicas que, afirma, suponen un atentado contra los embriones en tanto “seres humanos”.

Mediante un documento, se expresó tajantemente en contra de la clonación humana, al condenar la práctica como grave falta ética, y subraya el “derecho a la vida de cada embrión”.

El Vaticano considera que la clonación, el uso terapéutico de las células madres embrionarias y la fabricación de vacunas a partir de células embrionarias son prácticas ilícitas. Asimismo, reitera la oposición de la Iglesia católica a la reproducción por fecundación in vitro.

“El embrión humano tiene desde el principio la dignidad que es propia a la persona”, sostiene la Congregación para la Doctrina de la Fe en una instrucción sobre temas de bioética titulada Dignitas personae (La dignidad de la persona).

“Es moralmente ilícito sacrificar vida humana para una meta terapéutica”, señala. El Vaticano se opone a la clonación terapéutica porque “convierte a seres humanos en estado embrional en simples medios, y los destruye”. Apela, además, “a la responsabilidad ética y social”.

Además, condena la llamada píldora del día después, el dispositivo intrauterino (DIU) y la RU 486, que bloquea la progesterona, formas de contracepción que para la Iglesia católica entran en la “categoría de pecado de aborto”.

Movilización de conciencias

El documento actualiza el escrito Donum vitae (El don de la vida) publicado hace 20 años por Juan Pablo II sobre el respeto a la considerada vida humana en sus inicios y la dignidad de la reproducción.

El escrito difundido hoy –de casi 40 páginas– señala que con el trasfondo de las tecnologías de reproducción que se desarrollan es urgentemente necesaria “una movilización de las conciencias en favor de la vida”.

Respecto de la fecundación in vitro, sostiene: “Llama la atención que la ética general y las autoridades sanitarias no hayan permitido en ningún otro ámbito médico una tecnología con una tasa tan alta de desenlaces negativos, mortales”.

Congelar embriones con fines de conservación es “incompatible con el respeto que se debe a los embriones humanos”.

El llamado diagnóstico preimplantación –análisis genético de los embriones generados in vitro antes de su implante en el vientre materno– es visto de forma sumamente crítica: es una expresión altamente abominable de “mentalidad eugenésica, y una forma de pensar mezquina, porque contempla el aborto selectivo para impedir el nacimiento de niños afectados por malformaciones y enfermedades”.

El documento que rechaza la inseminación artificial y la investigación celular, entre otras técnicas científicas, fue emitido por el prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, cardenal William Joseph Levada.

“A nivel superficial se puede tener la impresión de que el documento del Vaticano sobre bioética es una colección de prohibiciones y ‘noes’, pero no es el caso”, sostuvo, por su parte, el portavoz del Sumo Pontífice, Federico Lombardi. El papa Benedicto XVI dio su visto bueno a la instrucción en junio, y ordenó su publicación.

Es un “sí a la investigación que respeta la dignidad humana”, explicó el secretario de la Congregación para la Doctrina de la Fe, el arzobispo Luis F. Ladaria.

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.