Usted está aquí: Inicio Mundo Informe culpa a Rumsfeld por autorizar la tortura en Abu Ghraib y Guantánamo

■ “Dañó” la reputación de Estados Unidos: comité del Senado de EU

Informe culpa a Rumsfeld por autorizar la tortura en Abu Ghraib y Guantánamo

Reuters, Notimex y Pl

Washington, 12 de diciembre. Donald Rumsfeld, ex secretario de Defensa de Estados Unidos, fue señalado junto con otros altos funcionarios de haber estado implicado en las políticas del gobierno de George W. Bush de abusos a los detenidos en la prisión de Abu Ghraib en Irak y en la bahía de Guantánamo, según un informe del Comité de Servicios Armados del Senado.

El informe difundido por los senadores Carl Levin, demócrata por Michigan y presidente del comité, y John McCain, republicano por Arizona, asienta que Rumsfeld contribuyó a los abusos al autorizar técnicas de interrogatorio agresivas el 2 de diciembre de 2002 en la prisión de la base militar estadunidense en Guantánamo, territorio de Cuba bajo ocupación.

“El abuso a detenidos en Abu Ghraib a finales de 2003 no fue simplemente el resultado de que unos pocos soldados actuaran por su cuenta”, dice el informe. Destaca que las acciones de Rumsfeld fueron “una causa directa del abuso a detenidos” en Guantánamo e “influyeron y contribuyeron a la utilización de técnicas abusivas en Afganistán e Irak”.

“Las técnicas de interrogación como desnudar a los detenidos, situarlos en posición de estrés y usar perros adiestrados militares para intimidarles aparecieron en Irak sólo después de que su uso fuera autorizado en Afganistán y en (Guantánamo)”, agrega.

Después, cuando los altos funcionarios del gobierno estadunidense solicitaron informes sobre cómo utilizar las técnicas agresivas, se redefinió la ley para crear la apariencia de su legalidad.

El escándalo del trato a detenidos en Abu Ghraib y las revelaciones posteriores de interrogatorios agresivos por parte de Estados Unidos, como el ahogamiento simulado que en un momento Rumsfeld defendió diciendo que no se consideraba tortura, llevó a la indignación internacional y a la acusación de que Washington permitía la tortura a los prisioneros, lo que la Casa Blanca siempre insistió en negar.

Rumsfeld dejó sin efecto la autorización seis semanas después. Pero el informe afirma que la noticia de su aprobación siguió expandiéndose en círculos militares estadunidenses y alentó el uso de técnicas duras en lugares tan lejanos como Afganistán o Irak.

Desde entonces el gobierno de Bush sostiene que ha renunciado a estas políticas duras bajo la presión del Congreso, mientras que el presidente electo, Barack Obama, ha prometido cerrar la prisión militar de Guantánamo.

El informe, tras investigación de dos años, concluyó que esa política y las controversias generadas “dañaron” la reputación de la seguridad nacional estadunidense, así como “nuestra capacidad de recoger inteligencia exacta que podría salvar vidas, reforzó la mano de nuestros enemigos y comprometió nuestra autoridad moral”.

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.