Usted está aquí: Inicio Cultura “La educación artística en planes oficiales de estudio, un fraude”: Alfredo Mendoza

■ Impulsor de la Compañía Infantil de Ópera

“La educación artística en planes oficiales de estudio, un fraude”: Alfredo Mendoza

Ángel Vargas

Si algún ámbito ha resentido los estragos de la eliminación de la materia de música de los planes oficiales de educación primaria en México –hecho que se remonta ya casi 35 años– es el de los coros infantiles.

Así lo afirma uno de los principales impulsores de esa actividad en el país, el director de la Schola Cantorum de México, Alfredo Mendoza, quien asegura que la dinámica coral “atraviesa hoy día un momento muy dramático”.

Como argumentos menciona la escasa existencia de coros de buen nivel, pues no sobrepasan la decena en toda la República; el decremento en el número de grupos dentro de las asociaciones religiosas, y “el desastre” en el que se tiene a esa actividad dentro del sistema educativo público.

En entrevista, con motivo de la creación de la Compañía Infantil de Ópera de la Ciudad de México, iniciativa de la cual es artífice e impulsor, Mendoza afirma que la educación artística en el nivel básico escolar es desde hace varios años de puro postín.

No importa lo que diga la Secretaría de Educación Pública, ni las estadísticas oficiales, enfatiza: el papel de la educación artística dentro de los planes oficiales de estudio, como se encuentra hoy día, “es un fraude que nos afecta a todos”.

Abunda: “Las autoridades actuales nos pueden decir que sí hay un programa de educación artística, pero de eso a la práctica, pues deja mucho que desear.

“Si no hay docentes especializados, ¿qué podemos esperar? Sabemos que existen 60 maestros de música en las escuelas públicas del Distrito Federal; ¿cuánto es eso para el número de escuelas que existen? Nada o muy poco.”

Para el director coral resulta evidente el papel trascendental que tiene la educación básica en la formación de la cultura y gustos del individuo; resalta que es también en ese momento de la vida cuando mejor se puede encauzar el talento de las personas.

Critica que la falta de educación artística en las escuelas haya provocado, y hasta la fecha se mantenga así, que la noción de cultura esté regida por la televisión, y eso incida, por ejemplo, en que muchos no tengan idea de qué es un coro o una orquesta.

“La mayoría de las personas nunca han oído un coro de niños. Muchos creen que es una actividad limitada a los festivales del Día de la Madre o a reunirse en el patio a cantar el Himno Nacional.”

De acuerdo con Alfredo Mendoza, gran parte del “retroceso” o “degradación” que ha sufrido la educación pública en México se debe a “ la ocurrencia del ingeniero Víctor Bravo Ahuja (cuando se desempeñaba como titular de esa secretaría) de quitar en 1974 la materia de música de las primarias y poner un engendro que se llama educación artística, que es todo y es nada”.

“Esa medida borró lo logrado por el maestro Luis Sandi, quien creó la sección de música escolar en el Instituto Nacional de Bellas Artes, desde donde se enseñó y se puso a cantar a los alumnos de todas las primarias”, agregó.

Además de la falta de coros de nivel, el director de la Schola Cantorum indica que otro aspecto en el que puede observarse el momento dramático que atraviesa la actividad coral es la creciente falta de interés de los niños varones por participar en esta actividad.

Asume que eso se debe al prejuicio, surgido de los espectáculos musicales en la televisión, de que los hombres que participan en ellos son afeminados, pues por eso “no quieren que sus hijos se acerquen a este mundo. Obviamente ignoran lo que hacemos”.

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.