Usted está aquí: Inicio Política Exige AMLO subir 12% los minisalarios como medida urgente frente a la crisis

■ Demanda en Jalisco reducir precios de energéticos y derogar el “aberrante” IETU

Exige AMLO subir 12% los minisalarios como medida urgente frente a la crisis

Ciro Pérez Silva (Enviado)

Ampliar la imagen Andrés Manuel López Obrador charla con habitantes de Chimaltitlán, Jalisco, ayer, durante la gira del tabasqueño por la región Andrés Manuel López Obrador charla con habitantes de Chimaltitlán, Jalisco, ayer, durante la gira del tabasqueño por la región Foto: La Jornada

Bolaños, Jal., 14 de diciembre. Ante la falta de interés del gobierno “usurpador” por paliar la crisis económica que golpea al pueblo de México, Andrés Manuel López Obrador demandó la aplicación urgente de medidas como un aumento de 12 por ciento al salario mínimo; la reducción del gasto corriente del gobierno; la derogación del IETU y la reducción del precio de las gasolinas, el diesel, el gas y la luz.

En mensaje a la nación, como parte de su recorrido por diversos municipios de la entidad, el tabasqueño advirtió que “si no queremos que se agrave la crisis que ya estamos sufriendo por una caída aún mayor de la demanda y por razones de estricta justicia, debemos exigir un aumento que permita recuperar, cuando menos, lo que ha perdido el poder adquisitivo del salario de noviembre de 2006 a la fecha”.

Explicó que en lo tocante al salario, las cifras oficiales destacan que la inflación de noviembre de 2006 a noviembre del 2008 ha sido de 12.9 por ciento en la canasta básica, mientras que el salario mínimo se incrementó en ese mismo periodo en sólo ocho por ciento, señalando que “exigimos que esos cuatro puntos porcentuales se recuperen con el aumento al salario mínimo en 2009”, luego que, de acuerdo con sus estimaciones, la inflación para el próximo año será de 8 por ciento, empujada por la devaluación del peso que sólo en este año es ya de 35 por ciento.

Aberraciones del IETU

Respecto de la derogación del IETU, mencionó que esto operaría como apoyo a trabajadores asalariados, comercios y empresas. Este impuesto, dijo, “no sólo ha demostrado que tiene una recaudación mucho menor de lo que se esperaba, sino que tiene aberraciones técnicas que no se pueden tolerar en un impuesto”, apuntó, y mencionó que entre estas últimas destaca el que el pago de intereses de la deuda de las empresas no es deducible como tampoco lo son las pérdidas cambiarias, a pesar de que en este momento todas las empresas de México están golpeadas por ambos problemas.

Insistió en que el gasto corriente del gobierno debe reducirse en por lo menos 200 mil millones de pesos, que es sólo 50 por ciento de lo que éste se ha incrementado en la administración calderonista. Dicho ajuste debe contemplar también la reducción a la mitad de los sueldos de la alta burocracia, lo que aportaría 12 mil millones de pesos para cubrir el aumento del salario a los servidores públicos de base, en línea con el aumento del salario mínimo.

Advirtió también que los aumentos abusivos a los energéticos no sólo han causado más inflación y carestía, con lo que se afecta severamente la economía popular, así como la de las empresas y comercios, sino que además es injustificable que las gasolinas en México sean más caras que en Estados Unidos y que los aumentos en energía eléctrica para consumo doméstico se hayan incrementado este año hasta 100 por ciento.

En el mensaje al pueblo de México que contempla ocho puntos, López Obrador exigió la intervención del gobierno en las Afore en favor de los trabajadores y no de los empresarios que manejan dichos fondos para el retiro, para evitar que el ahorro siga sufriendo pérdidas. Mencionó que sólo en octubre, se confirmó que de los saldos de los 39 millones de cuentas que tienen el Sistema de Ahorro para el Retiro se había perdido 14 por ciento y que entre diciembre de 2007 y octubre de 2008 dichas cuentas perdieron 53 mil 700 millones de pesos.

Advirtió que con la caída en los mercados de acciones y bonos en los últimos dos meses las pérdidas han aumentado, y no es aventurado decir que podrían llegar a 200 mil millones de pesos.

Demandó también un programa nacional que impulse el sector agropecuario y procure la soberanía alimentaria del país, que actualmente depende de importar 35 por ciento de los alimentos que se consumen en México, colocándolo en una situación de vulnerabilidad, no sólo ante el riesgo de aumentos de precios internacionales, sino también de escasez de productos o restricciones al comercio mundial.

El tabasqueño consideró que deben destinarse también recursos del presupuesto para fortalecer la industria de la construcción a efecto de reactivar la economía y generar empleos. Destacó que las cifras del Instituto Mexicano del Seguro Social evidencian que ante la parálisis de la industria de la construcción se perdieron en los últimos 12 meses 46 mil 809 puestos de trabajo. Fortalecer la industria de la construcción, insistió, es la forma más rápida y eficaz de enfrentar la crisis económica y el desempleo.

Finalmente, mencionó que ahora más que nunca, “se debe ayudar con pensiones alimentarias y becas a adultos mayores, madres solteras y a discapacitados. Se debe garantizar la atención médica y medicamentos gratuitos para quienes no cuentan con seguridad social, becas para todos los estudiantes de preparatoria del país y acceso a todos los estudiantes de universidades públicas”, dijo.

Este domingo, López Obrador concluyó una gira en la que incluyó una visita a los municipios de San Martín de Bolaños, Chimaltitlán, Bolaños, Villa Guerrero y Totatiche.

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.